PPK y la bomba atómica encontrada en Lima

Pedro Pablo Kuczynski

Acaba de revelarse el secreto más guardado acerca de la bomba atómica norcoreana: el arma más letal de la historia habría sido diseñada, armada y almacenada en una casona del centro de Lima.

La bomba atómica habría sido fabricada en Lima por miembros del Partido Comunista, Patria Roja, y luego detonada en una playa cercana a Huacho. A los continuos experimentos realizados con esa arma nuclear, se deben los brutales aluviones del año pasado.

PARECE MENTIRA ¿NO?… Y es una mentira. Una mentira tan ridícula y tan grotesca como la que acaba de fabricar un informativo anónimo del Internet llamado INFOBAE. Según el mismo, ese partido y la expulsada representación diplomática de Corea del Norte habrían participado de una “sórdida trama de acoso sexual” y de “planes siniestros para asesinar a funcionarios de la embajada de los Estados Unidos”

Si la mitad de esos embustes fuera cierto, los diplomáticos expulsados habrían ido a parar a una cárcel antes de llegar al aeropuerto y, por su parte, los miembros del partido político mencionado estarían ya secuestrados y rindiendo sus declaraciones instructivas en alguna sala de Seguridad del Estado.

Por su parte, ante la posible pérdida de vidas norteamericanas, el presidente Donald Trump tendría que haber ordenado una inmediata guerra preventiva.

Ni la sórdida trama ni los planes siniestros pasan de ser un cuento. Y no parece que haya sido inventado por la CIA sino por la baba de algunos asesores de la “inteligencia” del presidente peruano.

El único fin del embuste, obviamente, era comprometer a Patria Roja en hechos delictuosos que justificaran la persecución y represión de sus dirigentes e integrantes.

¿QUIÉN DIO LA ORDEN DEL EMBUSTE DE INFOBAE?
1) Para saberlo, pensemos primero en la personalidad del presidente: es vulgar, ignorante, grosero, prepotente y proclive a la traición. Ni siquiera los que acaban de hacer el negociado del indulto podrían confiar en él.

2) Desconoce lo que es un país democrático. Olvida que por ejemplo en los Estados Unidos existen locales del Partido Comunista y que en ese país, además, el abiertamente socialista Bernie Sanders estuvo a punto de ganar la nominación demócrata y, por ende, entrar a la liza por la presidencia.

3) El poco confiable gobierno, la inseguridad en las calles, la corrupción en los niveles más altos y en la propia presidencia están haciendo sentir al ciudadano común que todas las instancias del poder devienen delictivas y que el crimen organizado ha tomado el poder. En consecuencia de ello, las encuestas arrojan porcentajes humillantes para el presidente.

4) En esas condiciones, las administraciones débiles tratan de mostrarse autoritarias, opresivas y prepotentes, es decir, lo que entienden por fuertes, y son particularmente fuertes con los débiles y con la Constitución y las leyes. ¿Será eso lo que está ocurriendo ahora?

Hay que esperar y desear que el gobierno desautorice el embuste de INFOBAE, y otorgue plenas garantías a todos los partidos políticos. De no ser así, estaríamos asistiendo al comienzo de la quiebra del sistema democrático por parte de un presidente que fue enjuiciado por permanente incapacidad moral.

No soy miembro de Patria Roja ni simpatizo con Kim Jong-il, pero lo inmediatamente perceptible de este probable desatino del Ejecutivo es que se viene un endurecimiento del gobierno y de sus aparatos represivos tan solo comparable con el que se dio en el Perú tras el autogolpe del 5 de abril de 1992.

Es bueno recordar al pastor Martin Niemoeller: “Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista, luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.