Pese al empate, peruanos celebraron como triunfo en Buenos Aires

Hinchas peruanos en La Bombonera celebrando en Argentina

Desde Buenos Aires

Perú aún sueña con Rusia 2018 y, en Argentina, los peruanos celebraron con fuegos artificiales hasta la madrugada.

Argentina no pudo con Perú. La selección nacional logró superar el asedio de Argentina y se mantiene a un paso de la clasificación al Mundial de Rusia 2018. En Buenos Aires, la hinchada tuvo un partido aparte y se hizo notar tras el histórico empate en La Bombonera con una celebración que se extendió hasta altas horas de la madrugada a las afueras del hotel Intercontinental, lugar donde se hospedaba la selección. Con fuegos artificiales y al ritmo de bombos y trompetas fueron entonadas las estrofas de “Contigo, Perú” mientras se esperaba la llegada del bus de la selección. Poco importaba el trabajo, la situación ameritaba dormir menos horas.

Hinchas peruanos en La Bombonera celebrando en Argentina

El aliento nuestro traspasó fronteras en todo el mundo y donde latió un corazón peruano allí vibró un .!!Perú, Perú!

El aliento nuestro traspasó fronteras en todo el mundo y donde latió un corazón peruano allí vibró un .!!Perú, Perú!

Manuel Campos es un hincha peruano que llegó desde Tierra del Fuego, una región ubicada al sur de Argentina -allá donde termina América del Sur- únicamente para alentar a la blanquirroja. “Quiero llorar de emoción, carajo. Ni Messi ni nadie pudo con nosotros”, dice emocionado. “Nunca me imaginé viviendo una situación así estando tan lejos. Para mí es como si hubiéramos ganado”, agrega.

Hinchas peruanos en La Bombonera celebrando en Argentina

SE ALENTÓ DENTRO Y FUERA
Aunque miles de compatriotas no pudieron alentar dentro del estadio de Boca Juniors, sí lo hicieron en distintas partes de la ciudad de Buenos Aires.

A cuatro cuadras del estadio, por ejemplo, un grupo de peruanos instaló un proyector en la calle e invitó a todo aquel que no pudo ingresar a La Bombonera para ver el partido en pantalla grande. Incluso algunos efectivos de la policía bonaerense se sumaron a la convocatoria.

Por otro lado, en los más de cien restaurantes peruanos repartidos por la capital de Argentina el encuentro se disfrutó con pollo a la brasa, cebiche y botellas de cerveza Quilmes, quizá la marca más parecida a Cristal.

El restaurante ícono de la gastronomía peruana en Buenos Aires y ubicado en el barrio de Once, La Conga, recibió a la mayor cantidad de compatriotas quienes desde horas antes hacían fila en la puerta del local para tener espacio en alguna mesa. En este lugar se cantó a viva voz el Himno Nacional y se aplaudió de pie el de Argentina.

A las afueras de La Bombonera no se vivió con tanta algarabía puesto que se extremaron medidas de seguridad para prevenir incidentes. Por esto, se trató de desalojar a todo barrista que no tuviera entrada para el partido. No es necesario aclarar que la hinchada se las ingenió para burlar la seguridad.

Hinchas peruanos en La Bombonera celebrando en Argentina

INCONVENIENTES
La salida del estadio se tornó accidentada luego de que algunos barristas peruanos se enfrentaran con la barra brava de Boca Juniors; sin embargo, la situación fue controlada a tiempo por efectivos de la policía local y seguridad privada dejando un saldo reducido de tres detenidos quienes minutos más tarde fueron puestos en libertad.

A raíz de esto, se le impidió la salida a los hinchas peruanos, quienes tuvieron que esperar durante un largo tiempo dentro del estadio hasta que saliera el último argentino pero eso no fue ningún problema para los compatriotas, pues la alegría del momento no fue opacada por la situación.

DECEPCIÓN EN ARGENTINA
El empate con Perú se digiere con sabor a derrota en el país gaucho. Con caras largas y recordando en todo momento a las madres de los jugadores albicelestes, la hinchada argentina abandonó La Bombonera mientras era resguardada por efectivos de la Policía Metropolitana para evitar mayores incidentes con la barra peruana.

Hinchas peruanos en La Bombonera celebrando en Argentina

DESPEDIDA
La selección permaneció en Buenos Aires durante la noche del jueves y alrededor de las 9 de la mañana de ayer (hora local) se dirigió al estadio de Vélez Sarsfield, aproximadamente a una hora del centro de la ciudad, para iniciar los entrenamientos con miras al partido con Colombia. Luego, a las 4:00 p.m. (hora local) y al ritmo de “Perú Campeón”, abordó el vuelo que la llevó rumbo a Perú en medio de una apoteósica despedida en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Cuatro horas después, el equipo dirigido por Gareca tuvo un recibimiento apoteósico por parte de los hinchas que esperaban en el Aeropuerto Jorge Chávez.

Reacciones