Perú irá a Buenos Aires a tratar de cambiar la Historia… una vez más

Ricardo Gareca

Gareca nos eliminó para México 86 y, curiosamente, ahora puede ser uno de los artífices de una nueva clasificación al mundial, lo que puede implicar la eliminación de la mismísima Argentina.

De niño crecí con el mito de que Perú le podía ganar a Argentina cuando estaba inspirado. La primaria escolar estuvo marcada por la fiebre futbolera colegial sazonada por las historias de “El Verdugo” (Oswaldo Cachito Ramírez) que le clavó dos pepas a Argentina en La Bombonera para el histórico empate 2-2, el 31 de agosto de 1969.

Todos recordábamos que en Lima, en el partido de ida, Pedro “Perico” León pasó por encima de la defensa argentina dándonos el gol de la victoria. Perú eliminó a Argentina del mundial del 70, en donde se decía que Perú y Brasil jugaron el mejor partido de todos los tiempos. Perú era protagonista en la escena mundial del fútbol y el cholo Sotil era estrella en el Barcelona que goleaba al Madrid en el propio Bernabeu.

Histórico segundo gol de Oswaldo “Cachito” Ramírez al arquero argentino Agustín Cejas en La Bombonera.

Histórico segundo gol de Oswaldo “Cachito” Ramírez al arquero argentino Agustín Cejas en La Bombonera.


La parodia.”Perico” León se cambia de pantalón en pleno partido.

La parodia.”Perico” León se cambia de pantalón en pleno partido.


Los intercolegios generaron una gran promoción de futbolistas que nos permitieron una juventud con tres mundiales y una Copa Sudamericana (75) entre 1970 y 1982. Durante una niñez vivida con autoritarismo militar, el fútbol era parte de la patria.

El gobierno revolucionario de la Fuerza Armada trajo a Lajos Baroti, un húngaro que era el José Maurinho de la época, para apoyar a las selecciones e identificar jugadores. Baroti trabajó entre 1971 y 1972. El fútbol era política de Estado.

En esa época era lo normal no perder en Quito ni en Bogotá, ganarle a Chile en Lima y golear a Venezuela en cualquier ciudad. En el extranjero, para el mundo futbolero Perú era Cubillas. Era habitual que la selección viaje a París y le gane a Francia en el Parque de los Príncipes con lujos o que la blanquirroja la rompa en el Estadio Centenario y elimine a Uruguay del mundial de España. Ese triunfo, además, fue especialmente importante, pues ocurrió poco después de que el país oriental ganara el mundialito de los campeones planetarios del fútbol.

Para el mundial del 86, los grandes jugadores peruanos que salieron de los campeonatos intercolegios, ya viejones, estuvieron a punto de volver a eliminar a la Argentina que salió campeona del mundo en 1986 con Maradona. Le ganamos en Lima con gol de Juan Carlos Oblitas y le volteamos el partido en el Monumental de River. Fillol le tapó un gol cantado a Uribe sólo porque Fillol era Fillol y, en los últimos minutos, con foul de por medio, el tigre Gareca nos empató el partido 2-2 y nos mandó a un repechaje que perdimos con Chile. Perú estuvo a punto de aguarle la fiesta mundialista en su propia cancha a Argentina por segunda vez y jugando como los grandes.

El martes con Ecuador gustó mucho el fútbol de Perú. El equipo jugó un primer tiempo semi-replegado y contragolpeando con peligrosidad y adelantó sus líneas cuando Ecuador presionaba más de la cuenta.

En el segundo tiempo, Perú jugó atacando por todos los flancos, con personalidad y con destellos de alta calidad. Los goles de Flores y Hurtado fueron la consecuencia de jugar bien.

Cueva no es Cueto, pero al igual que “el poeta de la zurda”, ha tenido locos a varios defensas importantes en toda la eliminatoria y se ha convertido en una tarea muy difícil quitarle la pelota.

Carrillo ha crecido en toda la eliminatoria y es una verdadera pesadilla para sus marcadores. Guerrero, sin duda, sigue los pasos de los grandes centro-delanteros que ha tenido el Perú desde Lolo Fernández hasta Franco Navarro.

Renato Tapia se ha ido convirtiendo en el nuevo patrón del medio campo. Se despliega como pocos y muchos ya dejamos de extrañar a José Velásquez. Flores, por su parte, nos ha regalado cinco goles con una efectividad que no teníamos hace mucho.

Así las cosas, la blanquirroja ha ganado tres partidos seguidos jugando al ras del piso, rápido y con estilo propio como en el fulbito callejero. Perú ya ha logrado superar a Chile (dos veces campéon sudamericano) en la tabla de posiciones y, según Mr. Chip, Perú quedará en el puesto 12° del ranking de la FIFA, tras la última fecha de la eliminatoria.

Después de los triunfos de la última fecha, por un momento, me sentí niño de nuevo y agigantado por mi selección que ya igualó en puntos a los bicampeones del mundo (Argentina) pero la supera en la tabla porque tenemos muchos más goles convertidos. El próximo choque con Argentina en Buenos Aires, nos obliga a rememorar los años en que el Perú era protagonista en los mundiales. Más aún si el entrenador argentino, para meterle más presión al equipo peruano, está pidiendo dejar el monumental de River y quiere llevarnos a jugar en La Bombonera.

Seleccion Peruana que clasificó a México 70  y eliminó a Argentina en La Bombonerta en 1969.(Arriba) Campos,Risco,Cruzado, Rubiños, Chumpitaz, La Torre. (Abajo) Baylón, Chale,León, Cubillas y Ramírez.

Seleccion Peruana que clasificó a México 70 y eliminó a Argentina en La Bombonerta en 1969.(Arriba) Campos,Risco,Cruzado, Rubiños, Chumpitaz, La Torre. (Abajo) Baylón, Chale,León, Cubillas y Ramírez.


Si eso sucediera, jugaríamos en el mismo estadio en donde eliminamos a Argentina del mundial de 1970. Argentina tiene una plantilla millonaria, tiene al Papa como fuente de inspiración y tiene a Lionel Messi, el inevitable mejor jugador del mundo y de cada partido. Pero, aún con el apoyo de todos sus religiosos, el 5 de octubre jugarán once contra once. El problema de Argentina es que, como en el 70 con Didí, el equipo peruano tiene un entrenador que cuida la identidad del fútbol peruano y que ha convencido a todos nuestros jugadores que son tan buenos como cualquiera. Además, ahora estamos en la zona de clasificación y ya no se mira todo tan cuesta arriba como hace pocos meses.

Gareca y los jugadores de la selección peruana nos han devuelto la ilusión de poder llegar a Rusia. La esperanza tiene los puntos suficientes para ser sostenible hasta el mes morado de los milagros.

“Cachito” con Percy “Trucha” Rojas y Juan Carlos Oblitas.

“Cachito” con Percy “Trucha” Rojas y Juan Carlos Oblitas.


ÉL NOS ELIMINÓ
Gareca nos eliminó para México 86 y, curiosamente, ahora puede ser uno de los artífices de una nueva clasificación al mundial de Perú, lo que puede implicar la eliminación de la mismísima Argentina.

A mí me basta que en Buenos Aires contra Argentina y en Lima contra Colombia, la nueva hornada del fútbol peruano juegue con clase, con fuerza mental, con toque, con vibración y con un estilo inconfundiblemente peruano.

Sería lindo que PPK, que ahora le gusta apoyar con mensajes a la selección como hacía Morales Bermúdez cuando se ponía la camiseta de Julio Meléndez, tome la iniciativa de organizar de nuevo los intercolegios como en los tiempos en que la política de los militares de izquierda pasaba por ganar en el fútbol a Chile y a Ecuador para subirle la moral a los soldados en las fronteras. Pero, mientras ello no ocurre, seré feliz hasta la última fecha y disfrutaré que Perú depende de sí mismo para ir al mundial. Veremos qué pasa. No jugará el Jet Muñante, pero veremos cómo escriben su historia pelotera Guerrero, Carrillo, Farfán y Ruidiaz.