Pacto sin impacto

Pacientes de hospitales haciendo colas

El ministro Salinas propone lo que denomina “Pacto por la Salud”; ha reiterado que no viene a hacer reformas, sino a trabajar algunas grandes líneas. El jueves presentó los alcances del pacto en una sesión ampliada del Consejo Nacional de Salud. Se trata de orientaciones de política generales que no aterrizan en objetivos ni medidas operativas concretas; no se observa la urgencia necesaria que el sistema de salud requiere enfrentar. Ni se considera el Acuerdo Nacional en Salud suscrito en agosto de 2015.

A un mes de haber asumido la conducción del Ministerio de Salud, aún no se define la orientación sobre los problemas más agudos que enfrenta la salud. Las 15 láminas del PPT “Pacto por la Salud”, son más un ejercicio interno de ordenamiento de las ideas sueltas en el ministerio, que una propuesta clara de gestión y acción. El país necesita compromisos inmediatos y medibles en este año, así como recuperar las bases de la universalización.

COLEGIO APS
Mientras no se vea el sistema de salud como un conjunto, ESSALUD permanezca invisible en las ideas y medidas del MINSA, y unos 5 millones de “no afiliados” estén a la deriva en la protección de su salud, como país seguiremos envueltos en la imposibilidad de construir un acceso homogéneo y solidario. Y no se trata de unificar de un día para otro los dos sistemas de atención, sino de encontrar puntos de inflexión para hacer efectivo el acceso; eso pasa por algo que se repite y nadie atina a efectivizar: fortalecer el primer nivel de atención con la estrategia de Atención/Cuidado Primario de la Salud (APS).

Pero la APS no podrá ser aplicada mientras en un territorio determinado los alcances del MINSA solo sirvan para atender a unos y no a otros, mientras persista la diferenciación de coberturas y formas de acceso entre los afiliados al SIS y los de ESSALUD. Imagine usted que en su distrito hubiera Colegios Públicos SIS y Colegios Públicos ESSALUD, y que a unos vayan los pobres/vulnerables y a los otros los que tienen sueldo fijo a fin de mes; y que en el Colegio SIS se den menos cursos para los niños que en el Colegio ESSALUD. ¿Alucinante verdad? Así es en salud.

80 MIL MENOS
Un dato para entender la magnitud del asunto. El crecimiento del SIS hasta el 2016 permitió que se atienda cada año más partos; pero resulta que el 2017 el SIS financió la atención de 255,607 partos, 80.000 menos que el 2016 en los que se atendieron vía SIS 336.595. ¿Bajo la tasa de natalidad de un año para otro en 25%? Obviamente no. Lo que sucede es que en el 2017 el SIS ha desafiliado a cerca de 1 millón de personas, entre ellas miles de miles de mujeres a las cuales se les ha desconocido el derecho a tener el parto protegido. Esta situación es producto del nefasto DL 1346 promulgado en la gestión de Patricia García, que tiene consecuencias en todas las atenciones.

Entonces, si buscamos un “Pacto por la Salud”, lo primero es asumir que un pacto no es unilateral, sino producto de acuerdos mínimos construidos en procesos simples pero claros, y que debe fijar compromisos concretos para los miles de miles de personas que o son desentendidas por temas normativos, o no se les respeta el derecho por situaciones como maltrato, desidia, corrupción, mala gestión, en suma precariedad y desorganización.

HAY QUE ARRIESGAR
Insistiré, una vez más, en que las críticas no significan que nada funcione; el sistema de salud brinda más de 100 millones de atenciones cada año, salva vidas, extiende tratamientos. Pero eso lo hace funcionando por inercia, plagado de enrevesados trámites que limitan los tiempos que se deben dedicar a atender. El sistema necesita de un impulso decidido que solo el MINSA puede dar, que llegue a las 26 Direcciones Regionales de Salud e irradie el objetivo de mejora y transformación.

Es cierto que el ministro Salinas tiene los límites que el gobierno mantiene; pero se trata de alguien que conoce el asunto. Se necesita arriesgar algo, jugársela por temas clave que puedan generar dinámicas que descentren la inercia: 1) Primer nivel abierto a todos los habitantes de un territorio; 2) Disponibilidad de medicamentos en el sistema público; 3) Manual de advertencias de la comida chatarra; 4) Iniciar el freno a la TBC con participación comunitaria; 5) Detener el debilitamiento del SIS; 6) Interconectar para tener información precisa y facilidad de acceso. Y en los otros grandes temas abrir la discusión para establecer rutas.