Otra vez con la trampa contra los trabajadores

En materia de negociación colectiva nuestra legislación es clara en señalar que cuando un sindicato mayoritario (ostenta el 50% + 1 de afiliados) celebra un convenio colectivo con su empleadora, los beneficios pactados se extienden a todos los trabajadores, incluso los no afiliados, contrario sensu, si se trata de un sindicato minoritario (número de afiliados es menos del 50% + 1 del total de trabajadores), dichos beneficios solo son de aplicación para los afiliados a la organización gremial (art. 9 del D.S. 010-2003-TR).

Contrariamente a lo expuesto por la norma, la Corte Suprema había asumido el criterio que aun cuando se trate de sindicatos minoritarios, los beneficios convenidos en el Convenio Colectivo podían ser extendidos a todos los trabajadores, bajo el argumento de que no podía discriminarse a los no afiliados, Cas. Lab. CAS. Nº 1381-2005 Cono Norte – Lima.

Esta situación pareciera haber cambiado a partir de una serie de sentencias emitidas, durante el presente año, por la propia Corte Suprema, donde, corrigiendo su anterior posición va a establecer que los beneficios logrados por un sindicato minoritario, vía negociación colectiva, no podían ser extendidos a los demás trabajadores no sindicalizados dado que ello desalienta la sindicalización (Cas. Lab. Nº 12885-2014-Callao; Nº 1315-2016-Lima), razonamiento con el cual concordamos.

Recientemente se ha dado a conocer la Casación Lab. 6894-2016-Lima, donde la Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema, ha determinado la posibilidad de extender los beneficios pactados entre un sindicato minoritario y la empresa, a favor de los trabajadores no afiliados, si es que el sindicato así lo ha convenido expresamente con la empresa.

En primera impresión parecería acertado el nuevo criterio, esto es, la extensión del convenio colectivo solo procedería bajo el consentimiento del sindicato, para cuyos efectos podrían pactarse cláusulas de beneficio exclusivo para los afiliados: bolsa de cierre, gratificaciones extraordinarias, mientras que otras podrían ser de goce general como incrementos remunerativos, ascensos, etc.

Sin embargo, el razonamiento expuesto nos presenta nuevas interrogantes, a decir, que pasaría en caso en una empresa subsista más de una organización sindical, y el empleador pacte con uno de los sindicatos minoritarios la extensión de los beneficios del convenio colectivo, a pesar de la negativa de los otros sindicatos, con ello no estaríamos volviendo acaso a un escenario similar al anterior?

El problema planteado se evitaría si es que concretamente la Corte Suprema hiciera respetar la norma tal cual, esto es, solo es posible la extensión del pacto colectivo cuando se trata de sindicatos mayoritarios, así nos evitaríamos interpretaciones que finalmente tienden a ir en detrimento de las organizaciones sindicales. Atendiendo al último criterio expuesto, lo correcto en todo caso sería que el empleador solo podría extender el pacto colectivo, siempre y cuando ello sea expresamente pactado con todas las organizaciones sindicales.

Reacciones