ONU involucrada en corrupción en Museo Nacional del Perú

Lo que debería ser una gran noticia, la construcción del Museo Nacional del Perú (MUNA), se ha convertido en un antro de corrupción que involucra a un organismo de las Naciones Unidas y está siendo investigada por la Contraloría General de la República, cuya intervención, sin duda, debe desestimar el proyecto y el Estado peruano repatriar los millones de dólares que están descansando en un banco norteamericano (JP Morgan) –con pingues ganancias para algún “agente”- para que sean destinados a la construcción de un gran museo viable y céntrico en Pueblo Libre, por ejemplo, en donde se encuentra el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú.

No se trata de oponerse por oponerse a un museo que será orgullo nacional y que esté a la altura de los mejores museos del mundo, porque no solo albergará más de medio millón de piezas arqueológicas, sino que contará con una biblioteca, laboratorios aulas y talleres de trabajo.

Pero las cosas hay que hacerlas bien y más aún cautelando los intereses del Estado. En Pachacámac ya hay un museo de sitio y es un despropósito edificar otro en medio del santuario –en una zona intangible- y que destruiría restos arqueológicos, momias y otras evidencias etc. más todavía con la carretera de ingreso, hechos ya alertados por la Contraloría, que advirtió, asimismo, que el proyecto de marras adolece de dictámenes técnicos de la UNESCO y del Ministerio de Cultura, violando, igualmente, la Convención de Patrimonio Mundial de Unesco.

El proyecto no solo tiene problemas arqueológicos, sino también contractuales, jurídicos y técnicos. Se ha encontrado festinación de trámites, no respetando los principios de legalidad, imparcialidad y debido procedimiento.

El convenio –que tiene ya varias enmiendas- para la creación del museo fue suscrito el 14 de abril del 2015 entre el Ministerio de Cultura y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS). La obra es ejecutada por las empresas OHL y Aldesa (Consorcio Constructor MUNA) por un valor de 516 millones de soles.

El gobierno autorizó “por excepción” al Ministerio de Cultura a firmar convenios con organismos internacionales, una celeridad muy rara, y que la UNOPS no haya cumplido con respetar los principios administrativos del Estado peruano que garanticen una gestión eficiente y transparente de los recursos públicos a transferir, lo que deslegitiman el convenio.

Por otra parte, en la actualidad se está construyendo el museo sin licencia, porque la Municipalidad Distrital de Lurín no se la ha otorgado, debido a que si lo hace, sus funcionarios, enfrentarían una acusación penal por violar un santuario nacional, protegido por el Estado, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Reacciones