No hacerle el juego al aprofujimorismo es el camino

Pese a que Víctor Andrés García Belaunde arrugue, pese a que Rosa Bartra ponga su cara de “yo no fui”, aunque Mulder se haga el sueco, lo que pretende hacer el fujimorismo el jueves en el Congreso es un claro golpe, un golpe a la institucionalidad democrática.

Es un golpe de estos tiempos que se ha ido forjando desde los primeros ataques al exministro de Educación Jaime Saavedra y ha dejado a su paso varios muertos y heridos y mañana van por el premio mayor: PPK, quien no supo defender su gestión como presidente y ahora está a punto de irse a su casa.

No están libres de este proceso golpista del fujimorismo el copamiento del Consejo Nacional de la Magistratura, la intención de traerse abajo el Tribunal Constitucional sin respetar incluso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el hostigamiento virulento del Fiscal de la Nación mediante los amigos Vilcatoma-Salaverry.

Si el fujimorismo se baja a PPK entonces irá por Martín Vizcarra, famoso Chinchero; irá por Mercedes Aráoz, aunque ella quiera ser confundida entre los naranjas con sus gestos que se parecen tanto a los de Letona. Irán por todos, porque solo con un golpe, solo con el copamiento burdo de las instituciones democráticas, Keiko puede frenar la investigación fiscal sobre el dinero sucio que habría recibido de Odebrecht. Si Barata confirma lo declarado por Marcelo Odebrecht el paso siguiente sería la petición de la prisión preventiva.

No hacerle el juego al aprofujimorismo es el camino y esto no quiere decir que PPK no piensa con el bolsillo y cobra en inglés. No quiere decir tampoco que las investigaciones se detengan porque si ha recibido dividendos de su “banquito” que ganó dinero del Estado cuando era ministro de Toledo está tan fregado como Keiko.

Pero vacarlo en una semana por una información válida de Odebrecht leída por Bartra, ni de vainas. Que la comisión de Bartra al menos lo escuche y le haga preguntas verdaderas y no las que le hicieron a AG y Keiko. Que la Fiscalía apresure su investigación. El apresuramiento para sacarlo es el baile de Keiko que algunos quieren disfrutar sin medir las consecuencias. Keiko es peor que PPK aunque este es peor que Keiko cuando de defenderse se trata. Su consejero es Máximo San Román.

¿Por qué Bartra no pide información a Odebrecht sobre AG y Keiko y apura para que la verdad salga a la luz?

Bartra es la voz suave de Keiko, quien es más rencorosa que su padre. Se nota cuando dijo por la televisión con un tonito telúrico: “No nos van a callar, no nos van a doblegar; seguiremos firmes luchando contra los corruptos”.

Hay que tener cuidado sacar tan rápido a PPK es entrar en las fauces de un fujimorismo igual o peor que el de los 90. No te engañes, Kenji es un invento.