Naufragio de políticos

La encuesta de agosto de El Comercio-Ipsos retrata la crisis que padece la clase política del Perú. Ninguno de sus personajes se salva. Ollanta Humala tiene un 17 por ciento de aprobación, dos puntos menos que en julio. Nadine Heredia le empata con 17, un punto menos que en julio.

El sondeo se efectuó entre el 12 y el 14 de agosto, y consultó los efectos del mensaje presidencial y sin duda también el afán publicitario de la pareja presidencial el 28 de julio y el día del desfile militar. Como precisamos más adelante, el balance de esos esfuerzos podría llevar esta etiqueta: “Aquí no ha pasado nada”.

El infortunio del dúo Humala-Heredia es compartido por otros políticos. Keiko Fujimori, que obtiene 37 por ciento de aprobación, ha bajado siete puntos en un mes. Un desastre.

PPK, que también logra 37 por ciento de aprobación, ha perdido seis puntos. Lo acompañan en la desgracia Alan García, aprobado por el 21 por ciento, pero ha perdido cuatro puntos, y Alejandro Toledo, que aparece con una aprobación de 18 por ciento, ¡con una pérdida de 9 puntos! Si ese ritmo de desangre se mantuviera, dentro de dos meses estaría en cero puntos.

Un factor que afectó a esos políticos es el virus C (corrupción), incluido el contagio de la corrupción brasileña. La encuesta formuló esta pregunta: “¿Considera usted que es culpable o inocente de las acusaciones en su contra?

Con 87 por ciento encabeza Toledo el elenco de los considerados culpables. Solo 5 por ciento lo ve como inocente. Alan García es catalogado culpable por el 79 por ciento y solamente 9 lo juzga inocente. El tercer lugar en esta lista negra lo ocupa Nadine Heredia: 77 por ciento opina que es culpable y apenas 7 por ciento la considera inocente.

Daniel Urresti resulta culpable para un 63 por ciento e inocente para un 20 por ciento. Keiko Fujimori le sigue de cerca entre los culpables, con 60 por ciento, mientras que 24 por ciento la cree inocente. PPK tiene un 47 por ciento que lo estima culpable y un 32 por ciento que lo cree inocente (los ciudadanos no conocen bien, por lo visto, el prontuario antiperuano de este leal ciudadano de los Estados Unidos).

En la encuesta se traslucen los efectos del discurso de Humala el 28 de Julio. Cuando interrogaron sobre los temas que debieron ser tratados en el mensaje presidencial, el primer lugar de las omisiones lo ocupan, con 71 por ciento, las medidas para combatir la inseguridad ciudadana. El segundo lugar, con 51 por ciento, el aumento del salario mínimo.

Otro olvido del mensaje fueron medidas para enfrentar la crisis económica. Tampoco El Niño y el friaje que aniquila ganado en la altura andina molestaron la atención del presidente.