Nápoli

Este año cuando comenté el partido entre Real Madrid y Nápoli por la radio, fui claro al decir que los italianos no jugaron mal, pese a perder 3-1 en la capital española. Eran los octavos de final de la Liga de Campeones. Tuvieron un buen primer tiempo, sin embargo el marcador iba 1-1. En la segunda parte, la experiencia de los hispanos sacó el partido adelante 3-1, pero el marcador no reflejó lo que pasó en el campo.

En la revancha, Nápoli tuvo un gran primer tiempo en Italia, pero solo iban ganando 1-0. Un resultado parcial manejable para un equipo tan copero como el Real Madrid que finalmente volteó.

Seguía a Nápoli en el calcio y tenía la impresión que su juego era más vistoso que Juventus. Era extraño pues con la salida de Higuaín uno podía pensar que estaría resentido, pero su técnico Maurizio Sarri le encontró la posición ideal al belga Mertens. Lo puso como centro delantero en reemplazo de Higuaín y acertó.

A los costados juegan Callejón e Insigne. Uno de los mejores tríos de Europa. El italiano es un exquisito con el balón y el español a su habilidad le agregó la función táctica.

Hasta el momento han jugado cinco partidos anotando 19 veces en el calcio y han ganado todos ofreciendo un fútbol espectáculo. Mertens, la estrella del equipo, anotó 28 goles en la liga pasada y 34 en toda la temporada. Actualmente acumula 6 dianas. Pese a que el belga juega como punta, en la selección de su país no ocupa ese lugar.

Nápoli vuelve a brillar desde los tiempos de Maradona.