Mientras ellos se unen

Mientras la derecha se une y se reúne, la izquierda se rompe y el país marcha a la deriva, mejor dicho, al fracaso. La última encuesta urbano-rural de Datum (Pulso Perú), publicada ayer por Gestión, indica el nivel de pesimismo en que se debate la opinión pública: 70 por ciento de los encuestados cree que la economía se está enfriando.

No hay sorpresa en esa nota pesimista que Datum Internacional halla en el Perú. El hombre y la mujer común y corriente coinciden con los economistas más serios en que este gobierno va por mal camino. Me viene a la mente una frase del humorista argentino Wimpy: “Pesimista es uno que sabe cómo acaban en el mundo los optimistas”.

Aun ‘en los sectores acomodados hay una sensación de crisis económica. En el sector A y B, la idea de enfriamiento sube de 59 por ciento en mayo a 66 por ciento en julio.

En el sector C, el de la inmensa mayoría, el malestar sube de 66 a 70 por ciento.

En suma, la clase alta, la clase media y el sector más pobre, el D y el E, comparten la idea de que la economía se ha paralizado. Lo peor es que creen que ese mal estado persistirá.

El análisis por regiones indica que la historia se repite en todo el país. En Lima y Callao, el 67 por ciento opina que la economía está igual que hace un año. No le va en zaga el sur, bastión de la izquierda que nutrió de votos a PPK, y donde ahora el 60 por ciento denuncia el estancamiento de la economía.

Otra franja que favoreció a PPK en las elecciones del año pasado fue la Amazonía. Ahora es la más descontenta con la situación: un abrumador 85 por ciento ve ahí que la economía marcha mal.

En cuanto al empleo, la opinión es igualmente negativa. Solo 12 por ciento expresa que su ingreso mensual ha aumentado este año. El 62 por ciento indica que sigue igual y un 20 por ciento señala que ha disminuido.

La encuesta, que abarcó encuestas personales cara a cara en 1.203 hogares, dibuja un retrato de lo que piensan los ciudadanos sobre la actuación de un gobierno de tecnócratas y economistas, en vísperas del primer aniversario de su ejercicio del poder.

Notorio es que regímenes neoliberales de América Latina están hundidos en el descrédito. Es el caso de Enrique Peña Nieto, de México, de Mauricio Macri, de la Argentina, del golpista presidente Michel Temer de Brasil.

Reacciones