Mi barrio progresa: una propuesta social para Lima

Familia feliz jugando en parque

No cabe duda de que los principales problemas de nuestra capital, de cerca de diez millones de personas, son el caos en el transporte y tránsito y la inseguridad ciudadana; sin embargo, la pobreza, la desigualdad, la falta de oportunidades, la precaria infraestructura y servicios públicos y sociales son problemas que aquejan al ciudadano de Lima, en las principales concentraciones de población, como los llamados nuevos polos de desarrollo (Lima norte, Lima sur y Lima este). Zonas aglomeradas, inicialmente por las grandes invasiones y por las razones que sean, han crecido desordenadamente, sin ninguna planificación en el ámbito urbano ni en lo económico, mucho menos en lo social; por el contrario, se han desarrollado al mejor criterio y a la competencia del más audaz o el más fuerte, con un crecimiento competitivo a la fecha, dado por algunos centros comerciales que llegaron posteriormente a dichas zonas.

Situación que si bien genera mover la economía en Lima y en las zonas, ha incrementado las diferencias sociales dentro de las zonas que originalmente eran economías pobres o en tendencia a un pequeño crecimiento (disminución de pobreza área urbana de Lima).

En esa línea, lo que se denomina desarrollo humano, “lo social”, de parte del Estado carece de servicios de atención inmediata como la salud y la educación. La Ley Orgánica de Municipalidades y la Ley de Bases de la Regionalización establecen a la capital de la República su papel de región metropolitana. Tareas que a la fecha la comuna capitalina no ha asumido, y debe comprometerse conforme a ley.

Es verdad que son muchos los servicios sociales gratuitos por el hecho de ser personas humanas, protegidas por la Constitución, que el Estado debe otorgar.

Una Municipalidad puede atender la construcción, apoyo y equipamiento para un nido infantil o educación primaria, y más aún, si es Región, su competencia es mayor. De la misma manera, puede concentrarse en el apoyo a las personas con discapacidad o velar de manera inmediata por la salud de las personas, las primeras atenciones.

Existen muchos trabajos y experiencias sociales, algunas se han concretado en políticas públicas de Estado (kallywarma, beca dieciocho, vaso de leche,etc.) o Barrio Mío y Casa Solidaria de parte de la Municipalidad de Lima, que se podríanaglutinar y mejorar en sus servicios con el objeto de desarrollar un verdadero desarrollo humano en la gente, previniendo y rompiendo barreras sociales.

Como el dicho: “todo ayuda”, propongo a las políticas existentes, como las escaleras, hospitales de campañas solidarias, muros de contención y construcción de canchas deportivas; una política pública que sume, además en servicios sociales (ejemplo en Jesús María la Casa de la Justicia Municipal) en la zonas más necesitadas de Lima e identificadas por el PLAM2035 el Programa “MI BARRIO PROGRESA” que significa contar con locales comunales que brinden servicios de prevención de drogas y estimulo del trabajo con los jóvenes (programa cruzado con la Casa de la juventud y deporte, y el del Centro de rehabilitación diurno para los jóvenes drogodependientes), bibliotecas infantiles y temprana edad, asistencia médica, centro de conciliación con el Ministerio de Justicia, programa de psicología y prevención al maltrato a la mujer y familiar, DEMUNA, consultorio jurídico gratuito con abogados del MINJUS o Universidades, sin perjuicio de los programas de Casas del Vecino y Adulto Mayor.

En resumen, la idea de los programas sociales es facilitar la prevención y el desarrollo humano a las personas de Lima, sintiéndose parte de una sociedad que pide obligaciones y otorga derechos concretos. Estos trabajos de políticas públicas deben desarrollarse a través de las Municipalidades, teniendo en cuenta la Municipalidad Metropolitana en considerar una especia de ISO en Ciudad Saludable, que sería aprobada por una ordenanza metropolitana, luego de una deliberación en la Asamblea Metropolitana de Alcaldes, a efectos de comprometer a los distritos en el desarrollo humano de nuestra gran ciudad.

Reacciones