Los tres héroes peruanos y el Che

Comandante Ernesto 'Che' Guevara de la Serna

Juan Pablo Chang, José Restituto Cabrera y Lucio Galván encontraron la muerte en su combate para la liberación del continente de la explotación y de la opresión. El ejemplo de lucha de los tres héroes peruanos hace que ellos sigan vivos y presentes en la batalla para una sociedad socialista y un porvenir comunista.

Lucio, Restituto y Juan Pablo, junto con el guerrillero heroico, junto al Che, combatieron para vivir. Consideraban que se deberían destruir las fuerzas imperialistas a nivel continental para que realmente se pudiera abrir camino al socialismo en los países que forman nuestro continente, que forman la Patria Grande. Para llevar a cabo esta gran tarea, estaban armados con la conciencia de que un cambio revolucionario de nuestras sociedades era posible.

El Che, los combatientes cubanos y los revolucionarios peruanos predicaban y practicaban un verdadero internacionalismo proletario. Lucharon con las armas en las manos, porque un tránsito pacífico al socialismo no es posible. Combatieron, como decía el guerrillero heroico, por «la causa sagrada de la redención de la humanidad». Fueron hombres ejemplares capaces de unir en sí mismos la teoría y la práctica revolucionaria.

La caída de los camaradas en la lucha por la liberación continental fue una pérdida para la humanidad. Su gesta está inscrita en los anales de la historia revolucionaria de los pueblos de la Patria Grande, y del Perú y de Bolivia en particular.

La pérdida del grupo élite de revolucionarios en Bolivia no significa que la lucha por un cambio revolucionario no puede triunfar. Como decía el comandante Fidel: «Este continente trae en su vientre una revolución; tardará más o menos en nacer, tendrá un parto más o menos difícil, pero inevitable. Nosotros no tenemos la menor duda. Habrá victorias, habrá reveses, habrá avances, habrá retrocesos; pero el advenimiento de una nueva era, la victoria de los pueblos frente a la injusticia, frente a la explotación, frente a la oligarquía, frente al imperialismo, cualesquiera que sean los errores de los hombres, cualesquiera que sean las concepciones equivocadas que puedan tratar de entorpecer el camino, es inevitable».

Reacciones