Los tontos útiles

La huelga de maestros dista mucho de llegar a una solución satisfactoria para la totalidad de docentes. Sin embargo, resulta penoso y preocupante que, dominados por un pensamiento pragmático y ausente de escrúpulos, muchos grupos de nuestra propia izquierda hagan coro y sirvan de comparsa a Sendero Luminoso metido en algunas dirigencias.

En el fondo se trata de golpear a un partido de izquierda PR, al que consideran rival, y asumiendo la lógica de “el enemigo de mi enemigo, es mi amigo”, pretenden sacar provecho de la situación, usando como cobertura el “apoyo a las bases magisteriales”.

Que determinados gobiernos regionales, movidos por cálculos electorales, o que representantes del fujimorismo u otros sectores de derecha usen la intentona divisionista para sus propios fines, es entendible. Pero que gente que se reclama de izquierda esté haciendo de tonto útil, es otra cosa.

Incluso los propios maestros huelguistas, cuyas legítimas luchas nada tienen que ver con partido político alguno, se dan cuenta del oportunismo de quienes ven en las masas de profesores apostados en las calles de Lima el mejor escenario para su “solidaridad”. Esto no contribuye en nada a la unidad de la izquierda.

La derrota de Sendero Luminoso es condición necesaria para el avance de la izquierda y el movimiento popular. Denunciarlos ante el pueblo no es “soplonaje”. Sin embargo, hay quienes han capitulado, otros que optan por la indiferencia, y otros que bien por cálculos pragmáticos o manejos electoreros se ha convertido en cajas de resonancia y cómplices de sus manejos.

Reacciones