Los crímenes económicos del fujimorismo contra la masificación del gas natural en el norte

El fujimorismo es el responsable histórico de la profunda crisis en la cual se debate el sector de hidrocarburos al imponer contra viento y marea la irracional privatización de PetroPerú en los primeros años de los noventa del siglo pasado.

El fujimorismo es el responsable histórico de la profunda crisis en la cual se debate el sector de hidrocarburos al imponer contra viento y marea la irracional privatización de Petroperú en los primeros años de los noventa del siglo pasado. En el mismo sentido, también es responsable por minimizar el rol del Estado en materia energética, permitiendo que las grandes decisiones sean asumidas por el sector privado, en especial transnacionales con mayor poder económico que el propio Estado.

Mediante un cuestionado proceso de privatización se transfirieron a precio de remate lotes petroleros, refinerías (La Pampilla), rentables empresas como la envasadora de gas licuado de petróleo Solgás y la naviera Transoceánica, y grifos, entre otros activos que hoy hacen falta para compensar el gran poder de las grandes empresas privadas.

Así, el balón de GLP que se vendía a 5 soles cuando Solgás era una filial de PetroPerú, hoy su precio supera los 35 soles llegando a más de 40 soles en provincias como Piura, con el agravante que el insumo fundamental para su procesamiento proviene desde el 2005 de los líquidos de gas natural que se obtienen en los lotes de Camisea (88, 56 y 57)

Esta transferencia de riqueza desde el capital estatal hacia el capital privado, se realizó mediante un proceso de privatización donde existieron fuertes indicios de corrupción, tal como lo denunció la Comisión Investigadora de los Delitos Económicos Financieros del Congreso de la República (2001), cuya presidencia la ejerció el extinto Javier Diez Canseco.

EN EL NORTE
En Piura se transfirió, por ejemplo, en 1996, sin plan y estrategia, la parte eléctrica de la refinería de Talara para favorecer a la transnacional Endesa de España mediante una capitalización que permitía la ampliación en 90 megavatios en la capacidad de potencia en la planta eléctrica. La empresa que se constituyó se denominó Eléctrica de Piura S.A. (EEPSA) hoy ha cambiado de nombre llamándose Enel Generación Piura S.A. en razón de la compra que realizó la transnacional italiana Enel que asumió hacia agosto del 2009 la mayoría accionaria y los activos de Endesa en Europa y América Latina.

Por tanto, con la privatización de la parte eléctrica de Petroperú en la refinería de Talara, se transfirieron las unidades térmicas de Malacas y Verdún, con los ductos, instalaciones, generadores eléctricos que utilizaban sobre todo el gas natural del Lote Z-2B.

Esta falta de estrategia en la privatización de los activos de Petroperú está pasando actualmente la factura, pues los intereses de la transnacional italiana se contraponen a la masificación del gas natural en Piura que está representada en el proyecto de “Concesión de Distribución de Gas Natural en la Región Piura a Solicitud de Parte del Peticionario Gases del Norte S.A.”

En la transnacional eléctrica Enel el Estado italiano retiene aproximadamente el 30 por ciento del capital a través de la participación del Ministerio de Economía y Finanzas. En nuestro país Enel controla la mayoría accionaria de las empresas de generación Edegel y Eléctrica de Piura, y opera en la distribución eléctrica de Lima norte a través de Edelnor. Ahora, por razones societarias, han cambiado de denominación como Enel Distribución y Enel Generación.

Es tan fuerte el poder económico y político del grupo Enel que han presionado para no transferir los ductos de gas natural tal como dispone la ley si se establece un sistema de distribución de gas natural. El mismo problema lo experimentaron las empresas de generación eléctrica Kallpa y Enersur, las cuales tuvieron que vender a Cálidda los ductos cuando se estableció la distribución de gas natural en Lima y Callao a partir del 2004.

Es tal la magnitud de su poder que se negaron a formar parte de la red de distribución de gas natural en Piura, con lo cual el 32 por ciento de la demanda total que ella representaba se retiró, encareciendo los precios para el conjunto de consumidores industriales, pesqueros, y familias.

Sin embargo, lo más grave es el lobby de congresistas piuranos del fujimorismo, autoridades municipales y dirigentes sindicales de Petroperú que cuestionan el proceso de masificación de gas natural en la región que permitiría entre otros aspectos los precios más bajos en el precio del gas natural domiciliario residencial.

Al margen de todo cuestionamiento al presente gobierno de PPK, debemos saludar la decisión de continuar el proceso de modernización de la refinería de Talara, que no solamente significa la ampliación de la capacidad refinera de 65 mil barriles diarios a 95 mil barriles diarios, con las unidades de desulfurización, tratamiento de crudos pesados. Se trata de una nueva refinería con16 procesos adicionales que la convertirán en una de las ocho refinerías más modernas en el mundo, por su complejidad técnica y rentabilidad asegurada.

En este contexto hay quienes asumen interesadamente el retiro de la refinería de Talara de la red de distribución de gas natural donde su demanda representa el 43.5 por ciento de la demanda total, con argumentos falaces que atentan contra la racionalidad económica.

OSINERGMIN
Según el organismo regulador Osinergmin en el Informe Nº 0118-2016-GART sobre la Evaluación de la Propuesta Tarifaria para la concesión de Distribución de Gas Natural en Piura, la participación de la refinería de Talara en la red de distribución significaría un ahorro del 31.5 por ciento en la compra del gas natural. Esto significa un “ahorro respecto a lo que actualmente paga por el servicio con gas natural” (pág. 67)

La mayor capacidad de energía que demandará la modernizada refinería de Talara a partir del 2021 requiere un sistema de distribución de gas natural que permita el acopio de los diversos lotes petroleros productores de gas natural que hoy tienen mercados cautivos, con un mercado reducido y clientes limitados.

Por tanto, existe una estrecha relación entre la modernización de la refinería de Talara/Petroperú y la necesidad de la masificación del gas natural en Piura para capitalizar la región con inversiones y reinversiones, para así crear un mercado masivo para el gas, con productores integrados a una red de transporte y distribución al servicio de las empresas y los usuarios residenciales.