Las izquierdas desunidas (3)

1).- ÚNETE por Otra Democracia ya mantiene conversaciones con el Bloque Nacional Popular de Sergio Tejada y la Plataforma Regional de César San Martín para formar una coalición política, abierta y sin exclusiones. Sin embargo, todavía existen sectores que vacilan o hasta menosprecian estos esfuerzos. Diciéndose parte de lo nuevo, sus métodos no hacen más que repetir los viejos errores del pasado.

2).- En realidad, muchos sospechan que detrás de este comportamiento se esconden pequeños intereses electorales y disputas por puestos en las listas congresales. La preocupación por hacer de las fuerzas por el cambio en el país una real alternativa por disputar el gobierno no está en sus planes. Son grupos testimoniales, que aunque pocos y aceptando ser una minoría, se sienten contentos con serla. Su interés es defender lo poco ganado y negarse a participar en un proyecto político más grande. La derecha, por cierto, se siente contenta al descubrir que todavía nos ponemos cabes entre nosotros.

3).- Nos llamó la atención que gente joven e inteligente, queriendo justificar su negativa a considerar la unidad izquierdista, no solo como una propuesta de sentido común sino también una responsabilidad ética y búsqueda de una mayor eficacia electoral, consideran que la historia de Izquierda Unida (IU) es una cosa del pasado, y que ya no es un referente para tomar en cuenta.

4).- Habría que recordar que IU en 1983 obtuvo cerca del 30% de los votos en la elecciones municipales en todo el país; 26% en la elecciones generales de 1985 (48 diputados y 12 senadores) en plena ofensiva senderista contra las participación electoral. Después, en 1990, dividida la izquierda de IU en dos candidaturas, estas obtuvieron solo el 7% y el 4%. Durante el fujimorismo, atontada la izquierda, prácticamente desapareció. Acompañó secundariamente a Paniagua y Toledo, y durante las elecciones del 2006, algunos apoyamos a Humala, y las otras candidaturas izquierdistas apenas superaron el 1%.

5).- Para las elecciones del 2011, no tuvimos fuerza para impedir el viraje derechista de Humala, aunque lo intentamos. Ahora, hacia las elecciones del 2016, las encuestas muestran que los candidatos de los grupos de izquierda, todo juntos, apenas lograrían entre 1.1 al 2.3 % de la votación. Requerimos, pues, la unidad para crecer y avanzar hacia un espacio de centro izquierda, que exprese los intereses de las mayorías para derrotar a la corrupción, al neoliberalismo económico y su modelo constitucional ¿Es tan difícil comprender esto? ¿Acaso ya no existe una bancada junto con Acción Popular?