Contáctanos

Las flores de los Flores

Publicado

en

Publiqué este artículo hace exactamente 25 años en la revista del IDEELE. Y creo que en tiempos de desconcierto y desesperanza como los que vivimos no está demás volver a publicarlo para, por lo menos, comprender como el apoyo a quienes padecen injusticias diariamente, tiene un reconocimiento que los oprimidos raramente olvidan.

Dice así: Recuerdo aquella primavera argentina de 1955 en la que miles de adolescentes de familias acomodadas acompañamos a nuestros padres a gritar, voz en cuello y lágrima fácil: “alegría en la nación, primavera sin Perón”.

Recuerdo los ojos rojos y el empecinado mutismo de Albina, nuestra doméstica cama adentro por más de 20 años y su habitación, entonces más inexpugnable que nunca, donde el general derrotado lucía en la pared su estridente sonrisa junto a Evita.

Recuerdo las siete noches de mi padre abrazado al enorme aparato de radio siguiendo el acontecer de una revolución que él exigía como indispensable para su propia redención.

Recuerdo la patada de once años de espera que le propinó al mismo viejo receptor cuando este se atrevió a reproducir un discurso del general depuesto y ahora escondido en una cañonera paraguaya para confirmar, a todos quienes ya lo sabían, que su cobardía era proporcional a su prepotencia de los últimos meses.

El mundo comenzó a ser otro. Las noches perdieron su habitual tranquilidad provinciana. Bandas de desharrapados poblaban la oscuridad clamando por su líder ausente. Los balazos irresponsables de la policía y de los comandos civiles de represión nos devolvían parte de la calma perdida.

Nunca supimos cuántos murieron. Solo sabíamos que vivían en la periferia de la ciudad, que no portaban más armas que su propia rabia y que, ignorantes y torpes, habían vivido engañados por Perón.

El colegio también cambió. En aquel, mi quinto año de media, los más humildes que jamás nos habían agredido, ni molestado, se replegaron ante quienes lucíamos la ofensiva sonrisa del triunfo.

Atribuimos su desazón a una clara falta de espíritu deportivo o bien, seguramente, a que algún pariente había perdido su parte en el botín que siniestramente se repartían los peronistas. Bien sentenciaba mi padre. “Ningún hombre inteligente y honesto puede ser peronista”, con lo cual concluíamos que si esos atributos estaban de nuestro lado, solo haría falta tiempo para que el resto del país lo reconociese. Y ese tiempo, que nos hizo adultos, ocupado como estaba en nosotros, olvidó crear los argumentos necesarios para que en el resto del país los equivocados rectificasen su error.

Allá por los setenta decidimos acercarnos a ellos. Nuestros manuales de izquierda aconsejaban no ser ajenos a los intereses del proletariado. Si queríamos cambiar el mundo era preciso un sacrificio: iríamos a los barrios, a las villas miserias, conversaríamos con nuestras empleadas y hasta, los que apuntaban para vanguardia, se enrolarían como obreros en una fábrica. Las mujeres usaban lo suyo: ¡cómo admiramos a Patty cuando una noche cayó al Café y nos anunció solemnemente “me levanté un prole”! ¡Se había levantado un prole! Y no solo eso sino que esa misma noche amenazaban consumar el naciente amor de clases. Se trataba de un doble “uppercut” al “establishment”: concientizábamos a un prole y quebrábamos una de las tantas y estúpidas reglas del orden burgués.

A mí me tocó un barrio obrero de Rosario que colindaba con una Villa Miseria. Me instalé en una casa destartalada y desde allí, junto a dos compañeros, iniciamos nuestra tarea orientadora. Descubrí que cuando las contradicciones de mis vecinos hacían naufragar mi marco ideológico, ni Marx, ni mis superiores me sacaban del agua. Quizás Freud me hubiese podido dar una mano: me encerraba con doble vuelta de llave, oscurecía para que me creyesen ausente, descorchaba mi mejor vino y dialogaba interiormente al compás de Bach o Albinoni según el grado de depresión. A pesar de todo en menos de dos años había ganado la confianza de mis vecinos. Ya lucía como un peronista más. Ahora venía la gran tarea: de ahí al socialismo solo había un paso.

Claro, no había contado con los Flores, ni con la extraña invitación de esa tarde: “vení Guille, es urgente” Cuando llegué, los Flores, familia de obreros ferroviarios, me esperaban sonrientes con un cincel y un martillo. Su propuesta fue más extraña aún: “queremos que nos ayudes a hacer un hueco en esta pared”. Decididamente –conjeturé- el trabajo físico termina alterando a la gente. Se trataba de la “pared-altar”, la pared del crucifijo y las flores de plástico. Comenzamos la tarea que nos demandó una media hora larga que transcurrió en un indefinible estado de unción y alegría.

Cuando ellos creyeron alcanzado el objetivo ordenaron: “Guille sacá esos tubos”. Sacrificando mis uñas rescate dos objetos de metal de cuyo interior, correctamente enrollados, extrajeron dos retratos: uno de Perón, otro de Evita.

Ambas imágenes habían permanecido allí durante 15 años y estaban tan incrustados en la pared como sus originales lo estaban al sentimiento de la gente. Desde 1955, fecha en que el Ejército y la Marina derrocaron a Perón, fueron prohibidas las imágenes del General y su esposa. Aún en las casas particulares. Militares y marinos, en su inmensa y clasista ignorancia, decidieron suprimirlos de la memoria del pueblo argentino, borrarlos de la historia. No lo consiguieron y aún hoy, pasado más de medio siglo, siguen perturbando a los poderosos y alterando a quienes solo valoran a los seres humanos por sus riquezas personales.

Comprendí que cuando los protagonistas políticos responden a las necesidades profundas de su pueblo, reciben una adhesión emocional que llega, no solo al pueblo que los apoyó, sino también, como fue mi caso y el de miles de mis compañeros, a quienes en algún momento los miramos con desconfianza, los menospreciamos por no ser lo suficientemente revolucionarios o fuimos hijos de sus enemigos políticos.

Fui a convencer y salí convencido. Descubrí una Argentina que desconocía y una solidaridad que le dio un sentido nuevo, dinámico y trascendental a lo que yo realmente buscaba.

Seguir leyendo
Anuncio

Editorial

Un decreto antilaboral

Publicado

en

El Gobierno publicó el pasado domingo el Decreto Legislativo Nº 1442 que crea la Planilla Única de Pago del Sector Público. La norma ha sido cuestionada porque en la práctica anula las negociaciones colectivas en el ámbito estatal y aunque el ministro de Economía y Finanzas, Carlos Oliva, niega que el Gobierno haya eliminado la figura de la negociación colectiva para los trabajadores estatales, el abogado laboralista Javier Neves Mujica, sostuvo que el DL 1442 representa un acto de inconstitucionalidad.

Ocurre, sin embargo, que el cuestionado decreto legislativo implementa la Planilla Única de Pago del Sector Público, un registro con los ingresos de cada uno de los trabajadores públicos, que se encuentra bajo el ámbito del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), específicamente de la Dirección General de Gestión Fiscal de Recursos Humanos. Además, establece que las entidades del Estado deben cumplir con entregar a sus trabajadores 12 remuneraciones al año, una bonificación por escolaridad, una gratificación por Fiestas Patrias y otra por Navidad (algo que ya se sabe de sobra).

Pero la norma, también, precisa que los montos de gratificaciones y bonificaciones son fijados únicamente por la Ley de Presupuesto del Sector Público. Asimismo, señala que todos –salarios incluidos– deben ser reglamentados mediante decreto supremo del MEF. El artículo 16 obliga a todas las entidades públicas a cumplir con los lineamientos de la Planilla Pública, caso contrario se comunicará a la Contraloría General de la República, detallando el impacto fiscal.

En opinión de expertos, nos encontraríamos ante una flagrante violación de la Constitución y los derechos laborales por parte del Poder Ejecutivo, ante lo cual el Congreso deberá retomar el proyecto consensuado que tiene sobre la materia. En caso contrario, qué razón de ser tendrían los sindicatos. Es necesario, pues, que se corrija cualquier atisbo de colisión con los derechos laborales, consagrados por la Constitución, toda vez que es el Estado el encargado de velar por su cumplimiento.

Seguir leyendo

_Portada_

Portada 22 setiembre 2018

Publicado

en

Portada 22 setiembre 2018

Portada 22 setiembre 2018

Portada 22 setiembre 2018

Seguir leyendo

Política

Jugarreta de FP: niega compromiso de aprobar reformas y el referendo

Publicado

en

Comisiones de Justicia y Constitución del Parlamento

El Gobierno reaccionó ayer con cautela ante la difusa confianza concedida por el Congreso a dos de sus políticas generales de Estado, sin ninguna mención sobre las tres reformas políticas pendientes, la fecha límite para su aprobación ni sobre el referéndum proyectado para el 9 de diciembre.

La acción del Legislativo fue advertida por sectores políticos ajenos a Fuerza Popular como un escamoteo al propósito reformador del Gobierno, o como una maniobra del tipo “caramelo”, destinada a solo contentar al Gobierno, pero sobre todo a bloquear la posibilidad del cierre del Congreso y a aminorar la presión del Ejecutivo sobre el referéndum.

BATALLA POR EL REFERÉNDUM

De este modo, se prevé que aún si el legislativo cumpliese con aprobar los tres proyectos de ley pendientes de la reforma Vizcarra, la confrontación Ejecutivo – Legislativo, derivaría hacia una enconada batalla política por la realización de la consulta ciudadana.

Juan Sheput dijo ayer que en la moción de confianza no figura para nada el referéndum porque Fuerza Popular no lo quiere, lo detesta y hará todo para impedirlo, pues está convencida de que significará una derrota para sus intereses políticos.

Sobre el referéndum, desde Ica, la jefa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori Higushi, declaró que es una cuestión que depende de la voluntad política del Congreso, sin presión de ningún lado, y se declaró satisfecha de que en la plenaria sobre la cuestión de confianza los legisladores de su partido hayan emitido votos de conciencia, algo inusual en esa organización en la que ella decide el más mínimo detalle, sin que los demás puedan disentir.

Casi en consonancia con Fujimori, en Lima, la presidenta de la Comisión de Constitución del Legislativo, Rosa Bartra, dijo que el único organismo que puede convocar el referéndum es el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) y se negó a seguir hablando del tema pues, aseguró, no es de interés del Congreso.

CLAROSCUROS DE LA CONFIANZA

En el oficio Nº 070- 2018- 2019, mediante el cual el presidente del Congreso, Daniel Salaverry y la primera vicepresidenta, Leyla Chihuán, comunican al presidente Martín Vizcarra el acuerdo del Legislativo sobre la cuestión de confianza, se lee:

“(…) el Pleno del Congreso, en su sesión de hoy, luego de escuchar y debatir la exposición del Presidente del Consejo de Ministros sobre los ejes 1 y 2 de la política general de gobierno, acordó otorgar su voto de confianza al Consejo de Ministros que preside el señor César Villanueva Arévalo”.

Este otorgamiento de confianza sobre dos materias genéricas que, además, ya recibieron el visto bueno del Legislativo en mayo último luego de la presentación del plan de trabajo del gabinete Villanueva, no refleja tampoco el acuerdo de los portavoces, previo a la votación del miércoles 19, de conceder la confianza a la solicitud del Gobierno, contenido en el oficio Nº 257- 2018-PR, el cual menciona expresamente un pedido de aprobación urgente de los cuatro proyectos de ley de la reforma política.

PAÑOS FRÍOS

La primera reacción ante la prensa que advirtió esta notoria discrepancia central entre el principal motivo de la cuestión de confianza pedida por el Gobierno y la respuesta genérica de la presidencia del Congreso, fue del premier César Villanueva, en tono de paños fríos.

Dijo que no tiene “ni una pizca de duda” del compromiso asumido por los legisladores que votaron a favor de la confianza, de que aprobarán las cuatro reformas en los plazos establecidos y agregó que si no lo hacen sería “una miopía política gigantesca (…) o hacer algún tipo de triquiñuela”. Se refería al supuesto plazo del 4 de octubre próximo mencionado verbalmente por el presidente del Legislativo, Daniel Salaverry, ante la prensa, pero que no consta en ningún documento oficial del Estado Peruano.

No obstante, un confiado premier declaró: “Fue gran parte del partido Fuerza Popular la que votó favorablemente […] Los demócratas tenemos que empezar a creer que hay reserva moral como para tomar decisiones y no hacer las jugadas clásicas debajo de la mesa. Creo que van a aprobar las cuatro reformas y que van a ir a un referéndum”.

EL PRESIDENTE TAMPOCO DUDA

Después del mediodía, desde La Joya, en Arequipa, el presidente Martín Vizcarra felicitó al Congreso “por la confianza para las cuatro reformas”, sin mencionar que ni siquiera están mencionadas en la escueta y opaca decisión del Congreso, pero también mostrando una seguridad que puede ser otra forma de advertencia.

Dijo estar seguro de que la consulta se realizará el 9 de diciembre sobre los cambios judiciales y políticos propuestos, pues no tiene dudas de que los congresistas aprobarán los proyectos pendientes antes del 4 de octubre, fecha límite que la Junta de Portavoces del Parlamento se impuso. Y, seguidamente dejó en claro que no pensará en “sí y no” sobre la posibilidad de que el Congreso prolongue el debate de las reformas.

SHEPUT SIN ANESTESIA

En el contexto de estas expresiones de buena voluntad del Presidente y del Premier, Sheput fue el único representante del partido de gobierno y de la bancada oficialista que aceptó, casi con amargura, la inexistencia de un compromiso claro de aprobar las reformas ni del plazo para aprobarlas, ni garantía alguna de que habrá un referéndum.

Y fue más allá. Criticó a todos los miembros de la Junta de Portavoces y, por consiguiente, al representante de su partido que asistió a la reunión en la que se preparó la imprecisa moción que finalmente se votó.

Casi con pena dijo: “Quienes se ponen a confiar, que no se metan en política. En la política, uno genera las condiciones para que suceda algo […] En política no hay que ser ingenuo. Hablo en general, de mi bancada, de la política y de todos los voceros. En términos políticos, uno tiene que concretar lo que se plantea y, en ese sentido, es responsabilidad de la bancada, de los voceros de las bancadas, de nosotros”.

 

ELMER OLÓRTEGUI

Seguir leyendo

Lo más reciente

Editorialhace 6 horas

Un decreto antilaboral

El Gobierno publicó el pasado domingo el Decreto Legislativo Nº 1442 que crea la Planilla Única de Pago del Sector...

Portada 22 setiembre 2018 Portada 22 setiembre 2018
_Portada_hace 6 horas

Portada 22 setiembre 2018

Portada 22 setiembre 2018

Comisiones de Justicia y Constitución del Parlamento Comisiones de Justicia y Constitución del Parlamento
Políticahace 1 día

Jugarreta de FP: niega compromiso de aprobar reformas y el referendo

El Gobierno reaccionó ayer con cautela ante la difusa confianza concedida por el Congreso a dos de sus políticas generales...

Alberto Fujimori - Carlos Rivera Paz Alberto Fujimori - Carlos Rivera Paz
Políticahace 1 día

Poder Judicial debe anular indulto a Alberto Fujimori

El jurista Carlos Rivera, abogado de los familiares de las víctimas de La Cantuta y Barrios Altos, en entrevista con...

Francisco Soberón Francisco Soberón
Políticahace 1 día

“Un indulto fraudulento”

Francisco Soberón, expresidente de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh), declaró a Diario UNO que espera que la Sala se...

Keiko Fujimori Keiko Fujimori
Políticahace 1 día

Keiko evade casos de lavado de dinero

La jefa de Fuerza Popular (FP), Keiko Fujimori, y su esposo Mark Vitto no se presentaron ayer a declarar ante...

Héctor Becerril Héctor Becerril
Políticahace 1 día

Becerril es intocable para FP

Pese a los claros indicios de la cercana relación del congresista Hector Becerril con los integrantes de la denominada organización...

Gustavo Gorriti Gustavo Gorriti
Políticahace 1 día

Gorriti cree que Vizcarra es el ganador

El presidente Martín Vizcarra ha logrado derrotar a Fuerza Popular con la la aprobación de la cuestión de confianza planteada...

Marcha protesta contra corrupción, referéndum Marcha protesta contra corrupción, referéndum
Políticahace 1 día

El pueblo exige referéndum

Diversos analistas manifestaron al Diario UNO que las movilizaciones son las que han empujado al Gobierno a enfrentarse al poderío...

César Villanueva en el Congreso César Villanueva en el Congreso
Políticahace 1 día

Rechazan sacada de vuelta naranja

La escueta carta que remitiera el presidente del Poder Legislativo, Daniel Salaverry, al premier Villanueva informando sobre la decisión del...

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.