Contáctanos

Las flores de los Flores

Publicado

en

Publiqué este artículo hace exactamente 25 años en la revista del IDEELE. Y creo que en tiempos de desconcierto y desesperanza como los que vivimos no está demás volver a publicarlo para, por lo menos, comprender como el apoyo a quienes padecen injusticias diariamente, tiene un reconocimiento que los oprimidos raramente olvidan.

Dice así: Recuerdo aquella primavera argentina de 1955 en la que miles de adolescentes de familias acomodadas acompañamos a nuestros padres a gritar, voz en cuello y lágrima fácil: “alegría en la nación, primavera sin Perón”.

Recuerdo los ojos rojos y el empecinado mutismo de Albina, nuestra doméstica cama adentro por más de 20 años y su habitación, entonces más inexpugnable que nunca, donde el general derrotado lucía en la pared su estridente sonrisa junto a Evita.

Recuerdo las siete noches de mi padre abrazado al enorme aparato de radio siguiendo el acontecer de una revolución que él exigía como indispensable para su propia redención.

Recuerdo la patada de once años de espera que le propinó al mismo viejo receptor cuando este se atrevió a reproducir un discurso del general depuesto y ahora escondido en una cañonera paraguaya para confirmar, a todos quienes ya lo sabían, que su cobardía era proporcional a su prepotencia de los últimos meses.

El mundo comenzó a ser otro. Las noches perdieron su habitual tranquilidad provinciana. Bandas de desharrapados poblaban la oscuridad clamando por su líder ausente. Los balazos irresponsables de la policía y de los comandos civiles de represión nos devolvían parte de la calma perdida.

Nunca supimos cuántos murieron. Solo sabíamos que vivían en la periferia de la ciudad, que no portaban más armas que su propia rabia y que, ignorantes y torpes, habían vivido engañados por Perón.

El colegio también cambió. En aquel, mi quinto año de media, los más humildes que jamás nos habían agredido, ni molestado, se replegaron ante quienes lucíamos la ofensiva sonrisa del triunfo.

Atribuimos su desazón a una clara falta de espíritu deportivo o bien, seguramente, a que algún pariente había perdido su parte en el botín que siniestramente se repartían los peronistas. Bien sentenciaba mi padre. “Ningún hombre inteligente y honesto puede ser peronista”, con lo cual concluíamos que si esos atributos estaban de nuestro lado, solo haría falta tiempo para que el resto del país lo reconociese. Y ese tiempo, que nos hizo adultos, ocupado como estaba en nosotros, olvidó crear los argumentos necesarios para que en el resto del país los equivocados rectificasen su error.

Allá por los setenta decidimos acercarnos a ellos. Nuestros manuales de izquierda aconsejaban no ser ajenos a los intereses del proletariado. Si queríamos cambiar el mundo era preciso un sacrificio: iríamos a los barrios, a las villas miserias, conversaríamos con nuestras empleadas y hasta, los que apuntaban para vanguardia, se enrolarían como obreros en una fábrica. Las mujeres usaban lo suyo: ¡cómo admiramos a Patty cuando una noche cayó al Café y nos anunció solemnemente “me levanté un prole”! ¡Se había levantado un prole! Y no solo eso sino que esa misma noche amenazaban consumar el naciente amor de clases. Se trataba de un doble “uppercut” al “establishment”: concientizábamos a un prole y quebrábamos una de las tantas y estúpidas reglas del orden burgués.

A mí me tocó un barrio obrero de Rosario que colindaba con una Villa Miseria. Me instalé en una casa destartalada y desde allí, junto a dos compañeros, iniciamos nuestra tarea orientadora. Descubrí que cuando las contradicciones de mis vecinos hacían naufragar mi marco ideológico, ni Marx, ni mis superiores me sacaban del agua. Quizás Freud me hubiese podido dar una mano: me encerraba con doble vuelta de llave, oscurecía para que me creyesen ausente, descorchaba mi mejor vino y dialogaba interiormente al compás de Bach o Albinoni según el grado de depresión. A pesar de todo en menos de dos años había ganado la confianza de mis vecinos. Ya lucía como un peronista más. Ahora venía la gran tarea: de ahí al socialismo solo había un paso.

Claro, no había contado con los Flores, ni con la extraña invitación de esa tarde: “vení Guille, es urgente” Cuando llegué, los Flores, familia de obreros ferroviarios, me esperaban sonrientes con un cincel y un martillo. Su propuesta fue más extraña aún: “queremos que nos ayudes a hacer un hueco en esta pared”. Decididamente –conjeturé- el trabajo físico termina alterando a la gente. Se trataba de la “pared-altar”, la pared del crucifijo y las flores de plástico. Comenzamos la tarea que nos demandó una media hora larga que transcurrió en un indefinible estado de unción y alegría.

Cuando ellos creyeron alcanzado el objetivo ordenaron: “Guille sacá esos tubos”. Sacrificando mis uñas rescate dos objetos de metal de cuyo interior, correctamente enrollados, extrajeron dos retratos: uno de Perón, otro de Evita.

Ambas imágenes habían permanecido allí durante 15 años y estaban tan incrustados en la pared como sus originales lo estaban al sentimiento de la gente. Desde 1955, fecha en que el Ejército y la Marina derrocaron a Perón, fueron prohibidas las imágenes del General y su esposa. Aún en las casas particulares. Militares y marinos, en su inmensa y clasista ignorancia, decidieron suprimirlos de la memoria del pueblo argentino, borrarlos de la historia. No lo consiguieron y aún hoy, pasado más de medio siglo, siguen perturbando a los poderosos y alterando a quienes solo valoran a los seres humanos por sus riquezas personales.

Comprendí que cuando los protagonistas políticos responden a las necesidades profundas de su pueblo, reciben una adhesión emocional que llega, no solo al pueblo que los apoyó, sino también, como fue mi caso y el de miles de mis compañeros, a quienes en algún momento los miramos con desconfianza, los menospreciamos por no ser lo suficientemente revolucionarios o fuimos hijos de sus enemigos políticos.

Fui a convencer y salí convencido. Descubrí una Argentina que desconocía y una solidaridad que le dio un sentido nuevo, dinámico y trascendental a lo que yo realmente buscaba.

Seguir leyendo
Anuncio

Política

Lo dejaron solo

Publicado

en

Omar Quesada

Luego de que algunos representantes apristas acusaran a autoridades como los fiscales José Domingo Pérez y Rafael Vela, o al mismo presidente de la república, Martín Vizcarra, de ser los causantes del suicidio del expresidente Alan García Pérez, las declaraciones de otro dirigente aprista tiran por los suelos la pretendida estrategia de obtener un rédito político de la muerte del exmandatario. Por el contrario, dejan al descubierto una posible falta de prevención que podría haber contribuido al trágico desenlace.

AG LO ANUNCIÓ

Omar Quesada, quien diera la noticia de la muerte de Alan García, declaró ayer a Radio Programas del Perú que el expresidente había advertido a su entorno más cercano que no lo iban a ver esposado ni humillado.

“Él (García) siempre nos dijo a mí no me van a ver, al presidente del Apra, al presidente Alan García o al compañero de ustedes, esposado, humillado, como el día de ayer lo querían hacer. No nos ha sorprendido un acto de esa naturaleza, aunque es increíble hasta el último momento”, reveló.

“Para nosotros ha sido un shock emocional, a pesar de que sabíamos de que esa era una medida que él podía tomar”, agregó.

Las afirmaciones de Quesada no representan una visión aislada. El congresista Víctor García Belaunde de Acción Popular afirmó en una entrevista televisiva que según le comentaron algunos partidarios apristas, Alan García se presentó en la embajada de Uruguay con un arma bajo el brazo, creyendo que podía ser detenido. “Él conservó el arma no para usarla contra otro, sino para él, porque no estaba dispuesto a permitir que lo humillen, según decía”, recordó García Belaunde.

Tuit de Carlos Mesía

Otro testimonio que consigna la delicada información de la que estaba al tanto el entorno de García, es el del expresidente del Tribunal Constitucional, Carlos Mesía, quien escribió en Twitter: “El presidente no iba a permitir que sin pruebas, fuese expuesto a la humillación pública de verse enmarrocado. Por eso dije hace un tiempo: ‘al presidente García nadie lo enmarroca’. No es cobardía, es honor. Lo sabía de fuentes cercanas que eso sucedería llegado el caso”.

Todas estas afirmaciones confirman que la posibilidad del suicidio no era ignorada por el entorno del expresidente, por lo que cabe preguntarse si acaso no lleva su círculo más íntimo la responsabilidad moral de no haber asistido al expresidente con ayuda médica profesional, y previniendo el acceso que este tenía al arma de fuego con la que terminó quitándose la vida.

Como una premonición o como una evidencia de que la idea de la muerte no le era ajena, García dijo en el primer mitin tras su regreso al país en el 2001: “no sé a dónde me conduzca la vida, no sé si me lleve a la muerte, pero aquí estoy entregando todo lo que soy, otra vez, al servicio de la patria”.

EN EL DOLOR, TE ACUSO

El primer líder aprista en apuntar contra quienes consideró “los perseguidores de García” fue Mauricio Mulder. En los exteriores del Hospital Casimiro Ulloa, lejos de mostrar empatía con la familia o con el amigo que acababa de perder, dio un discurso con un claro cálculo político: “El presidente García tomó una decisión de dignidad y de honor. Un acto de honor frente a una persecución fascista”.

Mulder acusó “la concreción de todo un mecanismo de persecución de búsqueda de popularidad enfermiza por parte de algunas personas imbuidas de poder que quieren pasar a la historia como carceleros”, en clara referencia al fiscal José Domingo Pérez.

Luis Gonzales Posada, ex ministro de Justicia y de Relaciones Exteriores en el primer gobierno de García, culpó a Pedro Cateriano y Gustavo Gorriti como responsables de la muerte del expresidente. “La bala la han disparado ellos”, acusó. Además, se dirigió al fiscal Pérez calificando su trabajo de “crueldad”.

Lo dicho por Jorge Del Castillo dio un sentido político al suicidio del líder aprista: “Es una decisión muy dura pero tiene una inspiración de defensa de su honor … ha entregado su vida pero ha hecho un acto político decisivo”.

LAS INVESTIGACIONES NO DEBEN PARAR

Los dichos anteriores fueron rechazados por el ex primer ministro y actual presidente de la región Lambayeque, Yehude Simon, quien consideró que no se puede señalar a la Prensa o a los fiscales de la responsabilidad de una decisión tomada por el propio García. “Hay una investigación, el país requiere saber la verdad, el expresidente creo que debió enfrentar esta investigación con la serenidad respectiva”.

Por otro lado, el dirigente aprista Carlos Roca indicó que la “decisión personal de Alan García de inmolarse es una decisión que hay que respetar y no hay que utilizar la trágica muerte para suscitar odios contra personalidades del país”.

Roca hizo una invocación para que en vez de estar buscando responsables de la muerte de García en los adversarios políticos, los partidarios apristas piensen en lo que se debe hacer para que nunca más haya funcionarios que caigan en la coima y la corrupción. “Eso no se puede negar”, sentenció.

Seguir leyendo

Política

Allanamiento no podía detenerse pese al suicidio de AG

Publicado

en

Juan José Quispe

El abogado Amoretti dijo que el allanamiento a la casa de Alan García debió suspenderse de inmediato tras la muerte de Alan García. De igual modo sostuvo la jurisconsulta Romy Chang, al referirse al mismo tema. El testimonio de Humberto Abanto, se suma a esas informaciones.

Sin embargo, esto no sucedió. ¿Por qué? Una orden del juez Carhuancho gravitaba en la ejecución de dicha medida, que debía ejecutarse pese a la tragedia ocurrida por el suicidio de Alan García.

“La diligencia debió concluir, no tenía por qué suspenderse. Uno porque era una orden dispuesta por un juez, requerida por el fiscal, había una disposición que intervenía personas e intervenía el domicilio, y por tanto se tenía que concluir”, dijo el jurista JJQuispe.

“El hecho de que una persona muera no significa que se suspenda inmediatamente todo. Eso es un absurdo. Yo entiendo la posición del Dr. Amoretti y otros que siempre defienden a personas vinculadas a actos de corrupción y de violación de derechos humanos”, precisó.

HABÍA MUCHOS ABOGADOS

“Una vez que se concluye se levanta un acta y se tiene que poner lo que pasó, no solo del imputado Alan García, porque estamos hablando de una presunta organización criminal”, precisó.

“Imaginemos que hipotéticamente había un tipo de documentación que lo vinculaba con los otros investigados. Lo que pasa es que a nivel de la investigación muere todo lo que se investigaba a Alan García por su muerte, pero los demás siguen investigados”, remarcó.

“Lo que sí llama la atención es la presencia de muchos abogados allí. El fiscal debió ponerse mucho más fuerte. El único que podía participar era su abogado Erasmo Reyna y nadie más”, recalcó.

El abogado Humberto Abanto dijo que estaba en la casa de Alan García porque era su amigo. Dijo que su decisión fue personalísima y de protección a su figura política, frente a la barbarie judicial.

LOS VIDEOS LO REVELARÁN TODO

“Lo importante es que tanto la Policía como la Fiscalía van publicar los videos que suelen tomar. Ese es un protocolo y van revelar todo lo que se incautó, todo lo que sucedió”, sostuvo.

“Tras la muerte de Alan García el testimonio que le pudieran haber tomado preliminarmente, cuando haya juicio oral, servirá poco. Respecto a los demás investigados, sigue el proceso”, precisó.

“Yo creo que poco van a ayudar las declaraciones de Alan García en el sentido de que siempre ha negado que haya recibido dinero de Odebrecht. Lo que sí le digo es que todos los demás investigados, para evadir sus responsabilidades, le echarán la culpa a la persona que ha fallecido”, explicó.

“Eso sucede en muchos casos. Cuando una persona fallece, los demás investigados le echan la responsabilidad Yo le pongo un ejemplo: en el caso del señor Nicolás de Bari Hermoza Ríos, no es un procesado ausente, no está muerto, pero tiene un alzheimer bastante avanzado, ¿y qué han hecho los demás coinculpados? Le echan la culpa”, remarcó.

“Esta es una práctica muy usual de los coinvestigados para evadir la justicia, para echarle la culpa a un procesado ausente, que no tiene capacidad de discernir o que está fallecido, Mucho ojo con eso”, subrayó.

DANZA DE MILLONES

“Definitivamente, las declaraciones de Barata harán que los coinculpados de García Pérez sean llevados a juicio y sean declarados culpables. El mejor ejemplo es su secretario general, el señor Nava y su hijo. Ellos no tenían ningún poder de decisión, ni estaban en un comité de licitaciones, ni eran ministros… Y la pregunta es, ¿cómo este tipo de personas recibieron tanto dinero en millones de dólares? Esto es lo que está cuadrando el fiscal Domingo Pérez, porque ese dinero no era para Nava y su hijo y tampoco para Atala y su hijo”, declaró.

“Se presume que ese dinero era para ser repartido entre todos, incluyendo Alan García. Yo creo que muchos de los investigados con Alan García, se van someter a la colaboración eficaz ante las pruebas que se están encontrando. Mucho ojo con eso”, remarcó.

ALGO MÁS

“La prisión preventiva a PPK va a servir de termómetro. Si los jueces dictan o no dictan un mandato de prisión preventiva si hay peligro de fuga o entorpecimiento de las investigaciones. Si eso sucede, adiós al arresto domiciliario para los mayores de 65 años”, concluyó Quispe.

 

FELIX GRIJALBA SATO

Seguir leyendo

Política

Fiscal José Pérez insiste con prisión preventiva a Kuczynski

Publicado

en

Pedro Pablo Kuczynski y César Nakazaki

El fiscal José Domingo Pérez mantuvo el pedido de prisión preventiva de 36 meses en contra del expresidente Pedro Pablo Kuczynski y no variará esta solicitud por el arresto domiciliario.

Según indicó durante la diligencia que desarrolla el Poder Judicial, el fiscal Pérez se ratificó en su exigencia inicial y que no ha retrocedido porque hay cargos que pesan en contra del ex presidente.

Pérez sustentó esta solicitud en el certificado médico legal entregado por el Instituto Médico Legal (IML) del Ministerio Público, durante la diligencia que se realizó en la sede de la Corte Superior de Crimen Organizado y Corrupción de Funcionarios.

Dicho documento señala que la salud del exmandatario se encuentra “clínicamente inestable” y con hipertensión arterial no controlada, pero ello “no significaba una enfermedad grave e incapacidad física permanente” para cumplir con el pedido.

EL PEDIDO NO VARÍA

“La Fiscalía no variará el pedido de prisión preventiva por el de arresto domiciliario y se mantendrá el pedido por 36 meses de prisión preventiva para el investigado (Kuczynski) y los otros dos implicados”, remarcó Pérez.

La solicitud de prisión preventiva alcanza a su secretaria personal Gloria Kisic y a su chofer, José Luis Bernaola, por una investigación referida a la trama de sobornos que involucra a la empresa brasileña Odebrecht.

César Nakazaki, abogado de Kuczynski, señaló que el fiscal Pérez solicitó en la víspera un informe médico legal para determinar el estado de salud del exmandatario, ante la eventualidad de cambiar la detención preventiva por arresto domiciliario.

“No hay peligro procesal ni entorpecimiento de la actividad probatoria por parte de mi defendido, así como de su defensa legal”, señaló durante la diligencia de evaluación de la prisión preventiva por 36 meses solicitada por el fiscal José Domingo Pérez.

ALGO MÁS

“Solicitamos que se rechace el pedido de prisión preventiva en contra de mi defendido o, en todo caso, si hay alguna medida, que se le imponga arresto domiciliario”, reiteró Nakazaki.

Seguir leyendo
Publicidad

Lo más reciente

Omar Quesada Omar Quesada
Políticahace 11 horas

Lo dejaron solo

Luego de que algunos representantes apristas acusaran a autoridades como los fiscales José Domingo Pérez y Rafael Vela, o al...

Juan José Quispe Juan José Quispe
Políticahace 12 horas

Allanamiento no podía detenerse pese al suicidio de AG

El abogado Amoretti dijo que el allanamiento a la casa de Alan García debió suspenderse de inmediato tras la muerte...

Pedro Pablo Kuczynski y César Nakazaki Pedro Pablo Kuczynski y César Nakazaki
Políticahace 12 horas

Fiscal José Pérez insiste con prisión preventiva a Kuczynski

El fiscal José Domingo Pérez mantuvo el pedido de prisión preventiva de 36 meses en contra del expresidente Pedro Pablo...

Mauricio Mulder Mauricio Mulder
Políticahace 12 horas

Mulder destacó el gesto de Humala

El congresista Mauricio Mulder (APRA) saludó ayer el gesto democrático que tuvo el expresidente Ollanta Humala Tasso de acudir hasta...

Alan García Pérez caso Odebrech - Diario El País Alan García Pérez caso Odebrech - Diario El País
Políticahace 12 horas

Alan nunca muere… por eso se suicida

Cuando faltan solo 5 años para que la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) cumpla 100 años de haber sido fundada...

Policía allanamiento detención investigados Policía allanamiento detención investigados
Políticahace 12 horas

Fueron detenidas 7 personas del caso Línea 1 del Metro de Lima

El Poder Judicial ordenó detención preliminar contra nueve implicados en estos hechos delictivos, sin embargo, se concretaron siete capturas de...

Pedro Barreto Pedro Barreto
Políticahace 12 horas

Cardenal Barreto respalda a fiscales

“La Fiscalía está cumpliendo su labor de investigar hechos de presunta corrupción; no hay que politizar la lucha contra este...

Junta Nacional de Justicia (JNJ) Junta Nacional de Justicia (JNJ)
Políticahace 12 horas

Presentará bases para el concurso

Las Bases del Concurso Público de Méritos para la selección y nombramiento de los siete miembros titulares y 7 suplentes...

Alfredo Barnechea Alfredo Barnechea
Políticahace 12 horas

Mejor es reírse

Solo depende de los apristas si puedo ser su candidato presidencial.

Mesías Guevara Mesías Guevara
Políticahace 12 horas

La voz clara

“Desafortunadas palabras de Alfredo Barnechea en las exequias del expresidente Alan García. Sin duda sigue siendo aprista, está muy distante...

Anuncio
Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.