Las Bambas y el sur peruano

Las Bambas

El proyecto tiene grandes perspectivas, pero también posee gravísimos problemas en su diseño actual, impuesto tras saltarse dolosamente la consulta previa.

Los acontecimientos últimos en torno al yacimiento minero de Las Bambas, en Apurímac, marcan no solo el inicio y proyecciones del nuevo gobierno de PPK, sino también el futuro integral de nuestro Surandino, y de la Patria.

El yacimiento posee oro, cobre y molibdeno, con la más grande inversión en la minería de cobre y oro del Perú, de 10 mil millones de dólares, con producción asegurada por 20 años. Fue adquirido por la empresa China MMG, una de las más grandes del mundo en minería.

Las Bambas tiene grandes perspectivas, pero también posee gravísimos problemas en su diseño actual, impuesto tras saltarse dolosamente la consulta previa y cambiar el diseño del proyecto minero a uno que afectará gravemente los recursos, la agricultura, la diversificación productiva, y las poblaciones comunales, rurales y urbanas del sur peruano.

Agotados los minerales, dejarán una macrorregión en ruinas, con infraestructuras inservibles, deteriorados sus recursos de suelo, agua, bosques, fauna, y empobrecida la mayoría de su población.

Prima el extractivismo minero. Se alimentan fraudes lobistas en la tributación: por la venta de Glencore-Xtrata a MMG no se pagó al Estado del Perú la suma de US$ 120 millones por impuestos.

El 2009 se concluyó el EIA que se aprobó el 2011, y que incluía llevar el mineral por mineroducto (ducto con agua) hasta Espinar, donde se embarcaba por tren hasta Matarani en la costa, y de ahí a sus mercados mundiales.

Varios planteamos (ver mi intervención en el Congreso en https://www.youtube.com/watch?v=Czx333jQ0wQ ) la crítica al mineroducto por afectar el uso del agua, ya con problemas por el calentamiento global.

Se formularon la necesidad y la urgencia de un tren moderno para el transporte de minerales, que uniera las Bambas con Espinar y se conectara hasta Matarani. Este tren afirmaría un eje estratégico de comunicaciones y transporte en el macrosur peruano, no solo para minerales, sino para diversos bienes, y para las personas en toda el área.

Como lo es el ferrocarril central (Pasco-Callao) construido con el boom minero de Cerro de Pasco, y que ha quedado indispensable para usos necesarios de la nación.

En el gobierno de Humala se dan dos cambios cruciales. Xstrata vende a Glencore y esta rápidamente a MMG. Esto ocurre el mismo año que se dicta el paquetazo ambiental de Humala/Segura.

Se modificaron las normas y se incluyeron los ITS (Informe Técnico Sustentario), como modalidad tramposa para cambiar las normas estructurales y ambientales sin pasar por consulta previa, y aprobarlos en 30 días.

En el mismo periodo se promueve y suscribe un tratado entre Perú y Suiza sobre asuntos tributarios, que permitirán rebajar en ambos países los pagos tributarios al Estado por la venta de acciones de empresas domiciliadas. En estas condiciones, la empresa China MMG adquiere la mina a Xtrata. El Estado peruano deja de percibir 120 millones de dólares de los tributos de la venta.

Se modifica sustancialmente el Estudio de Impacto Ambiental. Utilizan tres modalidades rápidas de ITS, sin consulta previa a la población. El 01.08.2014 Glencore vende Las Bambas a MMG. El diseño impuesto, significa que el transporte de mineral se efectuará por camiones.

La empresa MMG, a través de sus operadores, compra terrenos de las comunidades, a precios muy variados. Algunos comuneros que venden terrenos, invierten en el negocio de los camiones.

El Semanario Hildebrandt en sus 13 ha dado al respecto información clave no desmentida. La Empresa Servosa da un gran salto en octubre del 2013, gracias a un aporte de capital de US$ 6.5 millones, que asume el 44,33% de las acciones de la compañía.

Su apoderado registrado era PPK. La empresa se convierte en la principal transportadora de minerales y gas en los yacimientos mineros del Perú, incluyendo el transporte de minerales desde los yacimientos a las plantas de tratamiento, como lo es en Las Bambas.

Además de la estafa tributaria no habrá canon para la zona los primeros años. No existen recursos suficientes ni prioridades de las inversiones en actividades productivas, como agro, ganadería, artesanías, textiles, turismo, ni en los servicios públicos básicos para mejorar la vida de los ciudadanos en salud, educación, cultura y comunicaciones.

Ante la crisis: hay que corregir los atropellos, respetar la consulta previa, retomar el ferrocarril del sur, elaborar con la poblacion el Plan Integral Sostenible de Apurímac, y asfaltar las vías.

Reacciones