La gestión de Chale

Roberto Chale

Estuve en desacuerdo con la contratación de Roberto Chale como técnico de Universitario. Me parecía que decía muchas cosas para la comedia en la televisión y que los conductores eran permisibles muchas veces.

Creía que su etapa como técnico ya había pasado. Roberto fue un gran jugador. Inteligente para jugar y habilitador por excelencia. Era el referente antes que César Cueto llegara a la selección mundialistas en 1978.

Como técnico empezó bien. Siempre le ganaba a Universitario o Alianza Lima cuando dirigía a Defensor Lima. Su fortaleza era el fortalecimiento mental de sus jugadores. Pero con las evoluciones tácticas Chale la comenzó a pasar mal. Sin embrago fue campeón con la “U” terminando el siglo.

En su etapa de comentarista deportivo, Chale confesó que ya no quería ser técnico. Y es que ya nadie lo llamaba para dirigir. El tiempo era su principal enemigo. Sin embargo, Raúl Leguía el mismo que le dio trabajo como comentarista en Global Tv (canal 13) para que opine del mundial sub 17 del 2007, lo rescató para que dirija a Universitario.

Pensé que era un exceso. Sin embargo, de la situación caótica que estaba Universitario al borde del descenso, lo llevó a la Copa Sudamericana. Una proeza. Sin embargo, un agente de un jugador que hoy está en el extranjero, me dijo por teléfono que Chale no enseñaba nada. Que no trabajaba.

Era difícil de creer pues, si él no dirigía pues era más dificultoso creer que era José Carranza quien daba las órdenes y elevó el nivel de Universitario. El 2016 demostró que el alza de los cremas al final del 2015 no era casualidad. Universitario fue el mejor del Torneo Apertura.

Los cremas volvieron a jugar bien luego de años. Es cierto que tuvo a su favor una generación joven como Polo, Flores, Ruidíaz, Trauco y Chávez que funcionaban bien y se comprendían.

Chale o Carranza utilizó varios sistemas. El 4-2-3-1 y el complicado 4-1-4-1. La verdad que me sorprendía cómo cambiaban de sistema y con relativo éxito.

El partido por la semifinal ante Melgar, Universitario debió de golear en la primera etapa. Los jugadores funcionaban bien incluso con Galliquio en sus filas. Solo se le podía criticar a Chale que el único volante central estaba muy lejos de los cuatro volantes de apoyo que tenía el único atacante.

El problema fue que al estar tan separadas las líneas, los jugadores tenían que hacer mucho recorrido y el esfuerzo físico trajo consecuencias en la segunda parte. Eso le pasó las dos veces ante Melgar, luego que en la primera etapa, los cremas jugaron de lo mejor.

Ante Capiatá en Paraguay, la “U” volvió a jugar bien en la primera etapa. En la segunda se le puede criticar a Chale que se tiró para atrás conformándose con el 2-0. Felizmente para la “U” el cotejo terminó 3-1.

No puedo decir que la campaña de la “U” bajo la dirección de Chale fue mala. Por el contrario me sorprendió. No esperaba que tenga éxito. Esta temporada como escribí en varias columnas, Universitario presentaría un menor nivel del año pasado. Pues todos los que contrataron (menor Rodríguez) eran de inferiores a los que se fueron.

No había que ser mago para predecir eso. No creo que el técnico que venga solucione el problema de la “U”.