La doble faz del Banco Mundial

Muy interesante la entrevista de El Comercio con la señora Rachel Kyteque (Ene. 2), en la que ella dice que el Perú aun no hace lo suficiente para reducir el daño ambiental de la minería. Tiene toda la razón.

Sin embargo, la Vicepresidenta y representante del IFC, ramo de la promoción del sector privado del Banco Mundial, no menciona que el BM mismo, a través del IFC, tiene una participación de 5% en la mina más contaminante del Perú, y de toda América Latina, la mayor mina de oro del continente americano, Yanacocha, gestionada por Newmont, Denver, EEUU.

Esta participación del BM / IFC existe desde el inicio de los trabajos de Yanacocha en 1991. En esta participación el BM cierra sus ojos a sus propios salvaguardias ambientales. Desde hace dos décadas, Newmont está destrozando y envenenando los terrenos agrícolas y los recursos hídricos de los campesinos cajamarquinos en las alturas de 3000 a 4000 metros. En estas mismas alturas se encuentran las cabeceras de las cuencas que alimentan la Región de Cajamarca.

La poca agua que llega a la ciudad de Cajamarca y en los riachuelos que hace 25 años aun suministraron una agua suficiente y prístina a las poblaciones campesinos y a la capital de Cajamarca, hoy están drásticamente reducidos y envenenados por metales pesados – amenazando la cosecha agrícola, la vida humana, además de la fauna y flora de Cajamarca–, Cajamarca, la fortaleza agrícola y de producción láctea del país.

El BM, accionista de la mina, no respeta sus propias salvaguardias. Se calla frente a esta calamidad minera. Por su reputación mundial y por ser accionista en Yanacocha, tendría una palanca increíble para mejorar la situación, para influenciar al gobierno a fin de que respete sus propias leyes ambientales tanto como las reglas de su accionista, IFC / BM.

Pero el BM no dice ni hace nada. Cierra los ojos y la boca.

La Vicepresidenta no se refiera tampoco a la corrupción minera que compra las leyes y los políticos para que hagan la vista gorda frente a la destrucción ambiental de la minería.

Perú no necesita un impuesto carbono. Perú necesita políticos limpios que no tengan miedo de enfrentarse a los gigantes mineros con leyes de protección ambiental ya existentes.

*Economista especializado en recursos hídricos y del medio ambiente. Exempleado del Banco Mundial por 30 años.

Reacciones