La CGTP es solidaria con las luchas del pueblo peruano

Más de dos meses de huelga de los maestros y el gobierno no logra ni manejar el conflicto ni presentar respuestas coherentes. La huelga de los maestros es la reacción de un sector que ha sido claramente postergado. En la campaña electoral, PPK prometió incrementos de sueldo durante el primer año de su mandato. Esto rápidamente quedó como una promesa que no sería cumplida.

Sin embargo, el malestar de los maestros ha sido canalizado por los sindicatos regionales, principalmente por el del Cusco. Se inició así una huelga por mejoras remunerativas, pero también por otros temas relacionados con la carrera magisterial.

El manejo de este conflicto por parte del gobierno ha sido completamente erróneo. Un gobierno débil que no tiene objetivos, que se contradice a sí mismo. Una mañana, la ministra de Educación anuncia despidos y un par de horas después, el Presidente anuncia un diálogo en Palacio de Gobierno. Por otro lado, rechazamos la presencia de grupos vinculados a MOVADEF con una agenda intransigente que enturbia más la solución de un conflicto que pudo evitarse desde un primer momento.

La huelga de los maestros ha suscitado un amplio respaldo en la opinión pública que exige se atiendan sus demandas. La CGTP ha expresado desde un inicio su solidaridad con el magisterio. Asimismo, con todos los demás gremios en huelga por lo cual estamos llamando a una Movilización Nacional para el 24 de agosto, donde los maestros, el sector Salud, los trabajadores estatales y los demás gremios en conflicto lograremos articular nuestras luchas.

Estamos en un proceso de acumulación de fuerzas cuyo objetivo central es el cambio de la política económica neoliberal y la derrota de la reforma laboral que la CONFIEP quiere imponer, para eliminar el derecho a reposición en caso de despido arbitrario. Esta propuesta junto con la extensión de los regímenes de contratos temporales terminaría por precarizar todo el empleo en el país.

De esta forma, lejos de promover el empleo o luchar contra la informalidad, lo que se lograría es mayor desigualdad y, por lo tanto, acrecentar los conflictos sociales en nuestro país.

Reacciones