Keiko busca a Barata

El poderoso estudio de abogados dirigido por el letrado Arsenio Oré, que defiende a Keiko Fujimori, trata de mejorar sus lazos y relaciones con el fin de llegar al entorno más cercano de Jorge Barata, el hombre clave en el caso Odebrecht en el Perú.

Por ahora, su contacto más valioso es el abogado brasileño Breno Brandão.

La estrategia consiste en evitar, cueste lo que cueste, que Barata hable, pues si este confirma las declaraciones de Marcelo Odebrecht, y da detalles entonces Keiko estaría en graves aprietos.

El 9 de noviembre, Marcelo Odebrecht ratificó en Curitiba que la empresa entregó dinero a la campaña de Keiko, cuando era lideresa de Fuerza 2011 y no de Fuerza Popular porque aún no existía.

Y sobre “aumentar Keiko para 500”, Marcelo Odebrecht precisó que “500” es 500 mil dólares; y que aumentar quiere decir que se le dé 500 mil dólares más sobre un monto anterior. ¿Cuánto le dieron antes? Barata lo sabe.

Keiko ha pedido hablar con gente del más alto nivel para que Barata no acepte la colaboración eficaz. Sabe que hay muchas salidas, como plantear requisitos que no se puedan cumplir, por ejemplo.

Esto sería la explicación por la cual ocurrió el encontronazo entre el fiscal Hamilton Castro y el juez Richard Concepción Carhuancho, quien fue, con razón, duro contra Humala y Toledo. Tiene ahora que seguir esa línea.

Si Keiko no logra evitar que Barata calle entonces sus abogados tratarán de que no sea tan demoledor como lo fue con Humala y Toledo, a quienes los empujó a la prisión preventiva. Humala está preso; Toledo, escapado.

Keiko buscaría entonces que Barata diga que recibió las órdenes de Marcelo Odebrecht, pero que al final no se concretó por diversos motivos.

Sin embargo, la cosa no está fácil para Keiko. Barata no quiere, por nada del mundo, perder beneficios de la justicia de ningún lado. Su palabra, sus omisiones, su silencio valen oro.

A Barata le gusta Lima. Sabe todo lo que pasa aquí. Durante el tiempo que fue el rey de Odebrecht aquí, Barata era uno de los hombres más poderosos del país. Hacía fiestas alucinantes. Los políticos lo trataban como a un gran señor.

Barata es el único ejecutivo de Odebrecht que se compró casa en Lima. Tiene otras propiedades , vehículos y otras cosas. Cuentan también sus 13 millones de dólares congelados. Él quiere vivir acá. También está pensando negociar. Keiko quiere que sea con ella. Difícil; pero no imposible.