Información chatarra

Los ciudadanos recibimos un bombardeo de noticias irrelevantes para el crecimiento personal y social: que la vida privada de ella es más importante que la de él, que hubo un atropello en el distrito tal, que robó más de una cartera en la combi, que un choque en el cruce tal; puro policiales, espectáculos y deportes y nada serio sobre política y economía, salvo que se farandulice.

La realidad no es solo policiales, espectáculos o deportes. Además, la gente quiere enterarse qué pasa realmente en la educación, en la salud, en la economía, por qué el gas es tan caro para los peruanos. Las noticias reciben un tratamiento especial. Framing, lo llaman en la academia. Tratar la noticia desde un determinado enfoque. Bueno, ¿quién es el dueño de este enfoque?, ¿por qué se producen contenidos vacuos en los medios masivos de comunicación?, ¿a quién favorece esta desinformación, esta percepción equivocada de la realidad?

Esboce una respuesta y cotéjela con la realidad. Cuestione. ¿Es un chocolate el que disfruto?, ¿es leche la que doy, en el desayuno, a mis hijos?, ¿es de cerdo el embutido que sirvo en el lonchecito?, ¿por qué tanta desinformación? No lo sé, en realidad.

En el Perú pareciera que se ha perdido el pensamiento crítico. La información ingente es consumida sin chistar. Así conviene, seguramente, a ciertas esferas de poder político y económico; y algunos medios de comunicación son aliados de estos, creadores y promotores de una información que no es útil para la sociedad.

Reacciones