Hoy salimos otra vez

Marcha protesta Maltrato femenino feminicidio Ni una menos

Hoy vuelven a las calles los ciudadanos y las ciudadanas que hace exactamente un año realizaron la movilización más grande de la historia de nuestro país organizada por mujeres frente a la violencia machista.

La situación que afrontamos las peruanas no ha cambiado mucho en estos doce últimos meses, no hay un solo día en que no nos enteremos de los casos de violencia contra las mujeres, que van desde agresiones físicas, violaciones y desapariciones hasta los feminicidios.

Las cifras siguen siendo alarmantes, solo hasta mayo de este año se ha registrado 45 feminicidios y 105 tentativas de feminicidio. El Perú ocupa el primer lugar en denuncias por violación sexual en América Latina y el tercero a nivel mundial; tan solo en esta última semana una niña de 11 años fue hallada muerta en un hostal de El Agustino y otra niña de 10 años está embarazada producto de una violación sexual por parte de su tío en Jaén; de estos casos, miles.

Maltrato femenino feminicidio

AUMENTA
La crueldad parece haber aumentado, recordemos los casos de hace unos meses, como cuando en Tarapoto, un hombre le prendió fuego al establecimiento donde trabajaba su expareja, asesinándola; otro hombre con un taladro deja casi ciega a su esposa en Arequipa o el que asesinó a puñaladas a su esposa en el Rímac, Lima; u otro hombre que asfixió a su pareja con una correa delante de su hijo de 4 años en Cusco; de estos casos, centenares.

Y el Estado sigue siendo el principal cómplice; por lo general, cuando se investigan los antecedentes de los casos de feminicidio, nos damos con la terrible sorpresa de que en muchos casos los asesinos (porque así debemos llamarles) fueron denunciados por violencia física en repetidas oportunidades por parte de sus víctimas antes de ser asesinadas.

Si esto es así ¿Qué es lo que está sucediendo con los organismos del Estado? ¿Las leyes no funcionan? A pesar de contar con una Ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres (Ley N°30364), que señala que las medidas de protección para las mujeres que denuncian deben ser dictadas por la o el juez en el plazo 72 horas, eso no ocurre, pueden pasar meses y las mujeres que sufren violencia no tienen medidas de protección y si las tienen, no son efectivas, y así lo demuestran los casos que narramos.

La violencia machista, que viola, desaparece y mata a las mujeres a diario, debe ser considerada como una cuestión de Estado, un tema prioritario en la agenda pública, no basta con la Línea 100 o la instalación de 25 Centros de Emergencia Mujer en las comisarías, como bien campante anunciaba PPK en su mensaje presidencial.

Si PPK quiere luchar junto a las mujeres, no solo hace falta asistir a la marcha Ni Una Menos y sacarse fotos, hace falta voluntad política, para implementar un enfoque de género en todos los organismos del Estado, crear campañas nacionales de lucha contra la violencia machista y sobre todo destinar presupuesto para el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), en vez de pensar en disolverlo.

Hace dos semanas, la ministra Ana María Choquehuanca asumió la cabeza del MIMP, en sus primeras declaraciones ella dijo que no tenía un “sesgo feminista”, lo que resulta sumamente preocupante, porque el feminismo es, y ha sido para las mujeres, la forma más potente, revolucionaria y liberadora de luchar por la conquista de nuestros derechos, incluso para que ella ahora pueda participar en la vida política de nuestro país. El feminismo es la mejor forma de combatir al patriarcado que nos mata a diario, por eso hoy sábado 12 de agosto, las peruanas volvemos a las calles para exigir que el Estado deje de ser cómplice de la violencia machista.

Reacciones