Fujimorismo aprovecha el fútbol

La gente está emocionada con el partido en Nueva Zelanda, la gente está afligida con el castigo a Paolo Guerrero y el fujimorismo no descansa. Aprovecha la circunstancia. Pretende destituir a cuatro magistrados del Tribunal Constitucional con pretextos realmente inconsistentes.

Ahora tratan de amedrentar al fiscal de la Nación, Pablo Sánchez. El keikista Salaverry publicitó ayer su denuncia constitucional contra Sánchez, por una supuesta grave omisión funcional en la lucha contra la corrupción. Quiere el seguidor de Keiko, el que pone las manos al fuego por ella, que se investigue a las empresas socias a Odebrecht.

En realidad, lo que pretende es amedrentar al fiscal de la Nación para que no se siga investigando a Keiko Fujimori, quien está muy preocupada por lo que pueda ratificar este viernes Marcelo Odebrecht, quien el 15 de mayo de este año en Curitiba, Brasil, dijo que la empresa constructora entregó, para la campaña del 2011, dinero al Partido Nacionalista, probablemente al candidato o candidata del Apra.

¿Y Keiko?

Marcelo Odebrecht dijo: “Debemos haber apoyado a Keiko”. “Incluso en aquella época hasta le sugerí (a Jorge Barata), mira, si tienes algún temor de que vaya a haber represalias, porque incluso, en esa época, él (Barata) creía que quien iba a ganar, si no me equivoco, era Keiko Fujimori, y le dije: mira, decide tú, si crees que hay riesgo de represalias, apóyala a ella más”.

Además está la famosa anotación encontrada en el celular de Marcelo Odebrecht: “aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita”.

Todo esto hace que Keiko quiera curarse en salud. Pretende controlar el Consejo Nacional de la Magistratura, donde, curiosamente, la esposa de Héctor Becerril es procuradora. El Consejo nombrará pronto a cuatro nuevos jueces supremos titulares.

Los fujimoristas mueven sus fichas ahora porque la fiebre futbolera está al tope. En el caso de la denuncia al fiscal de la Nación, la Junta de Fiscales ha sido firme en respaldar a Sánchez. Toca a los demócratas de todos los partidos formar una alianza contra una dictadura que alistan los naranjas.