FTCCP: 59 años de lucha consecuente por un nuevo Perú

El 19 de diciembre se conmemoran 59 años de fundación de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú como una organización sindical para la defensa de los derechos laborales y la conquista de una vida digna. Un día antes, el 18 de diciembre, recordamos los 25 años del asesinato del compañero Pedro Huilca, a manos del Grupo Colina, comando de aniquilamiento de Montesinos y Fujimori.

Nuestro país está cayendo en una generalizada crisis política de insospechadas consecuencias que responde principalmente al modelo político y económico del neoliberalismo que ha convertido al Perú en un país primario exportador, aplastando todo intento de desarrollo industrial, generador de empleo productivo; somos nada más una gran vitrina de productos importados.

Luego de una década de crecimiento económico, fundamentalmente por el alza de los precios de los minerales y no por la visión de desarrollo de los Gobiernos de turno, los resultados obtenidos son: mayor desigualdad social, creciente inseguridad ciudadana, prácticas de corrupción generalizada y una cultura política autoritaria sustentada en un frondoso paquete de normas que criminalizan las protestas.

Las sospechas de corrupción alcanzan a todo el sistema político. El propio PPK se encuentra en una complicada situación al saberse que ha realizado consultorías con empresas vinculadas al caso Odebrecht. Los trabajadores organizados exigimos una lucha frontal contra toda forma de corrupción. Hay que sancionar a todos los responsables de malversar los fondos públicos o recibir sobornos, pero no se puede detener las obras de construcción en curso porque afectan el derecho de trabajo de cientos de miles de trabajadores.

Tampoco podemos permitir que el fujimorismo aproveche su mayoría en el Congreso para evadir responsabilidades. Es imprescindible investigar a José Chlimper, Joaquín Ramírez y a Keiko Fujimori. También a irrisorios personajes como Alan García o el alcalde de Lima, Luis Castañeda, sobre quienes pesan graves acusaciones.

El pueblo peruano y los trabajadores debemos fortalecer los espacios de unidad para construir una alternativa real al fracaso político de la derecha neoliberal.

Los 59 años de vida de la FTCCP nos encuentran más unidos, fuertes y decididos a dar la batalla para recuperar a nuestro país de las manos de la injusticia y la corrupción.