¿Estrategia gubernamental transparente?

La exposición de la Presidenta del Consejo de Ministros ante el Congreso y el posterior voto de confianza al gabinete son hechos de importancia política y económica. Algunos analistas comentan que se iniciaría un periodo de convivencia más tranquila con el fujimorismo por al menos 5 o 6 meses. Hay que reconocer que menos tensión es mejor que otra mayor, pero debe señalarse que en este pacto no participaron las otras fuerzas políticas opositoras y obviamente en torno a él se encuentra el probable indulto a Alberto Fujimori. Asimismo, este acuerdo refleja coincidencias en la agenda económica. A la par, los poderes económicos y mediáticos han inundado el ambiente con noticias relativas a “rebrotes verdes” que a su juicio reflejarían el reinicio de los procesos de inversión y de mayor crecimiento económico. Aquí no pasó nada y todo va ir muy bien. No hay vocación correctiva.

El discurso planteó dos ejes transversales enfocados en una denominada revolución social y la lucha contra la corrupción, aunque en realidad se dijo poco en concreto en relación a estos temas. Asimismo, se planteó cuatro ejes: agenda social para la igualdad de oportunidades y derechos, fortalecimiento productivo, consolidación de la reactivación económica y sobre seguridad y prevención de riesgos de desastres. Sobre estos se plantearon muchos elementos particulares, con los cuales pocos podrían estar en desacuerdo. Sin embargo, falto una perspectiva integradora y articuladora propia de quienes omiten la importancia del planeamiento estratégico. También estuvieron ausentes todos los cambios que se vienen produciendo en el mundo y que deberían promover estrategias alternativas. Confunden señales de corto con las de mediano plazo.

El fortalecimiento productivo seguiría como siempre con base a la minería. Se habló de los proyectos inmediatos y de la cartera de inversión que redundaría, si se concreta, en una lamentable caída de los precios internacionales de nuestras materias primas. En lo positivo, hubo mención a algunas acciones sectoriales; se habló de diversificación productiva pero se circunscribió al apoyo a las micro y pequeñas empresas. No hubo mención a la ciencia, tecnología e innovación. Sobre la reactivación se habló del rol clave de la inversión pública, la inversión privada y del crecimiento del 50% de las obras por impuestos.

Como se había anunciado, la estrategia es la misma de antes. Sin embargo, no se nos dijo que habría un mayor número de asociaciones público-privadas (APP). No se comentó qué pasaría con las APP en los sectores educación, salud y agua que preocupan a la ciudadanía. PPK, al día siguiente del discurso, comentó sobre la rigidez del mercado de trabajo lanzando subrepticiamente el tema de la desregulación laboral. ¿De qué se trata?