Es urgente el poder ciudadano

Gobierno de PPK Pedro Pablo Kuczynski y gabinete ministros bancada

La salida de PPK resulta inminente, que se va tornando un pedido masivo. Su pasado siempre estuvo presente y hoy se hizo evidente una vez más. No pudo esconder la sombra lobista que lo llevó a ser calificado “el Presidente de los empresarios”.

En mi columna anterior “Un paso adelante”, expuse algunas ideas-propuestas con relación a la crisis de régimen que nos envolvía como país. Entiéndase crisis de régimen como una crisis estructural de poderes (económico, mediático, político), una crisis en las alturas, de capitales, que también se refleja en el llano: en los bolsillos de los trabajadores, en la salud de nuestros enfermos, en nuestro sistema educativo, en la anemia de nuestros niños y en la violencia ejercida contra mujeres y personas vulnerables. No solo es una crisis de gobierno, que al final de cuentas es quien ejecutará las reglas de juego de quienes verdaderamente gobiernan el país: el poder financiero.

Para nadie es novedad que se está llevando a cabo un golpe institucional encabezado por Fuerza Popular, aliado con el APRA. Para quienes no lo entienden así, respóndanse ¿cuál sería la urgencia de Fuerza Popular de destituir a los miembros del Tribunal Constitucional? ¿Por qué del apetito voraz por copar más instituciones del Estado, como lo vienen haciendo con el BCR, Sunat, Defensoría del Pueblo, Congreso de la República, etc?

El tercer actor, que ha demostrado a quien le baja el dedo, a la hora que ellos quieran, es sin duda Odebrecht. Quienes en clara alianza, han mandado al matadero a PPK. Gratuito no es, PPK tenía motivos suficientes, se denunció desde años. Hoy simplemente su pronta salida, responde a un factor que no se había tenido en cuenta tan pronto y es que el fujimorismo y toda esta red de corruptores encabezados por Odebrecht, halló resistencia en algunos miembros de la Fiscalía y simplemente están juntando fuerzas para resguardar intereses de grupo, personales.

Estas son horas de fuertes negociaciones, de múltiples escenarios, pero sobretodo, es el momento del surgimiento de una alternativa distinta. No solo hay que enfrentarse con todo contra el autoritarismo y la arbitrariedad de los Fujimori, sino que en la misma línea se debe enfrentar también a PPK, al APRA, a Castañeda, y a todos aquellos que han sido los tontos útiles del Capitalismo del siglo XXI, en simple: de los verdaderos dueños del circo.

Esta alternativa distinta debe nacer del fragor de la organización ciudadana, de sus colectivos, de sus iniciativas. Hay necesidad de unir voluntades e incluir en ese proceso a los trabajadores, estudiantes, obreros, campesinos, autoempleados, pensionistas, mujeres, jóvenes, en fin, una larga lista.

Mencionamos la necesidad de organizar a la ciudadanía, de construir un sentido común alternativo al imperante, de fortalecer las organizaciones sociales, ciudadanas que enfrentan desde sus trincheras a las diversas caras del poder económico. Planteamos la importancia de construir una plataforma programática consensuada, en común de cara a ser una alternativa propia, que dispute el poder real y por supuesto, requerimos una Nueva Constitución. Estos son momentos de cambio o continuidad. Vamos por el cambio.