Entregan a fiscal Landa pruebas de que 211,000 mujeres fueron esterilizadas

Esterilizaciones forzadas

No queda duda. La política de esterilizaciones forzadas implementada en el gobierno de Alberto Fujimori fue un ataque generalizado y sistemático que tuvo como población objetivo a 211,000 mujeres que no recibieron información completa sobre lo que les hacían y otras 25,000 más que no fueron siquiera informadas de que les estaban aplicando un método irreversible, es decir, un método por el que ya nunca más tendrían más hijos.

Esta es una de las pruebas que ha entregado la organización DEMUS al fiscal superior Luis Landa, quien debe resolver en las próximas semanas si denuncia el caso para que pase a investigación judicial.

“Hubo un ataque generalizado a la población civil. De 1993 al 2000, hubo 211,000 mujeres esterilizadas que no recibieron información completa y 25 mil no fueron informadas sobre método irreversible, la mayoría quechuahablante, analfabeta, andina, indígena y en situación de pobreza. Las pruebas las estamos entregando al fiscal superior. Sabemos que este caso trasciende del plano jurídico al político, esperamos que no interfiera el plano político y se evalúe de manera concienzuda que aquí toca investigar judicialmente a los responsables”, sostuvo Milton Campos, abogado de DEMUS.

Otras pruebas determinan que en 1996 las Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (AQV) fue el segundo método más repartido después de los dispositivos intrauterinos (DIU). Es decir “existe evidencia de que, sobre todo en los años 1996 y 1997 las AQV’s fueron priorizadas por encima de otros métodos anticonceptivos”, señala Campos.

Esterilizaciones forzadas

CADENA DE MANDO
Mucho se ha hablado de la política de Estado pero hasta ahora no claramente cuál era el papel de cada quien. La estructura de poder la lideraba Fujimori seguido de sus ministros y exviceministros, pero también sumando a la Casa Militar de Palacio de Gobierno que proveía material a los establecimientos de salud, luego los directores regionales incluidos los del MINSA y el entonces IPSS, el jefe del programa nacional de planificación familiar, los directores de hospitales, los jefes de centros de salud, los jefes de puestos de salud, y equipos de intervenciones con profesionales de otros sectores que recopilaban cifras.

Durante más de medio año, un equipo de abogados a los que se sumaron aportes de expertos en salud pública como Camila Gianella, investigadora del Instituto CHR Michelsen de Noruega, recopiló y revisó documentación sobre el caso que la Fiscalía hasta ahora no tomó en cuenta y pudo determinar que hubo “ataque generalizado y sistemático contra la población civil, que se vulneró el consentimiento informado de las mujeres y la estructura de poder o cadena de mando encabezada por Fujimori, quien incluso –según documentación- usó la Casa Militar de Palacio de Gobierno para proveer equipo quirúrgico a los establecimientos de salud en regiones.

Entre las pruebas, el abogado Campos ha mostrado un documento con anotaciones del propio Fujimori para coordinar con su exministro de Salud Marino Costa Bauer, quien además le reportaba frecuentemente sobre metas de las esterilizaciones. Pero, además, llama la atención una declaración del exministro Alejandro Aguinaga refiriendo que había “una demanda de 340 mil esterilizaciones”. ¿Acaso las mujeres hacían fila para esterilizarse? ¿Cómo podía decir el ministro que se necesitaba esterilizar a tanta gente y bajo qué consigna?

Esterilizaciones forzadas

HABLAN LAS VÍCTIMAS
“Con toda esta evidencia exigimos que el fiscal superior Luis Landa haga la denuncia de esterilizaciones forzadas como crimen de lesa humanidad. Levamos 20 años esperando justicia. Lamento que lo fiscales hayan guardado tanta documentación. ¿Por qué no pasa al juzgado de una vez?”, señalaron las víctimas Victoria Vigo (Piura), Dionisia Calderón (Ayacucho), Nilda Guerrero (Piura), Ruthe Zuñiga (Anta, Cusco) e Inés Condori (Chumbivilcas, Cusco), quienes participaron ayer de la conferencia de prensa.

También dicen: ¡no al indulto!
Dionisia Calderón, víctima de Ayacucho: “Yo mil veces maldigo a Fujimori, tantas lágrimas de miles de mujeres esterilizadas. Primero que se haga justicia con todas las peruanas y peruanos, y que no se le dé el indulto a Fujimori”.

Victoria Vigo, esterilizada en Piura. “Un indulto sería el mayor insulto para las mujeres esterilizadas. En todos estos años el fujimorismo ha querido desprestigiarnos para generar impunidad”.

Nilda Guerrero, víctima en Piura. “A mí me esterilizaron cuando yo aún estaba en el colegio. Hay muchas mujeres más así como mi caso. Quiero decirle a PPK que cumpla el compromiso que firmó con nosotras las mujeres esterilizadas durante su campaña y que se acuerde también la señora Mercedes Aráoz que estuvo con nosotras. Sería faltar a la justicia otorgar indulto a Fujimori”.

Ruthe Zuñiga, Cusco: “A mí ya me han sacado el útero. Tantas mujeres sufriendo dolor por las esterilizaciones y quieren indultar a Fujimori”.