El tsunami que derrotará a Keiko

Verónika pasará a la segunda vuelta, pues las tendencias están claras. La primera razón es porque ya ganó la Sierra y es un tema de fondo. Según la última encuesta de IPSOS, Vero ha ganado el Sur con 20% de intención de voto y ya debe haber alcanzado o pasado a Keiko que estaba estancada en 22% en la tercera semana de marzo. PPK en el Sur solo tiene 13%.

En el Centro crece rápidamente Verónika y tiene 18% según IPSOS, por encima de PPK que solo tiene 16%. En el Norte, si bien su promedio de intención de voto no es alto, es el que más ha crecido entre la segunda y la tercera semana de marzo.

En el Norte, Verónika ha pasado de 7 a 10% en solo una semana y podría igualar pronto su intención de voto con Lima que está subiendo de 10 a 13%. De hecho en los segmentos poblacionales más grandes de Lima y de todo el país (C y D) Verónika está ya en 13% y creciendo rápidamente. Pero también crece rápido en jóvenes en donde ya está en 15%, en interior en donde ya pasó el 14% y en interior rural en donde ya pasó el 14% también y sigue subiendo.

Una de las ventajas de Verónika es el escenario de la polarización que se intensificará con la masiva respuesta del movimiento juvenil no a Keiko el próximo 5 de abril. Otra ventaja es que ella es la única que crece sistemáticamente en todos lo sondeos, mientras el resto está estancado.

Además, crece rápidamente en los sectores en donde hay más indecisos, por lo que su caña para pescar es más larga que las de sus competidores. A pocos días de la votación de la primera vuelta, el tsunami que pone en jaque a Keiko Fujimori para derrotarla en segunda vuelta es Verónika Mendoza y su modelo alternativo al neoliberalismo.

Como los analistas de la CONFIEP, de PPK y del Fujimorismo saben leer encuestas, se prepara la última y despiadada demolición contra Verónika Mendoza. Esperemos que la izquierda y el progresismo sepamos enfrentar la confrontación que se realizará en las calles, en los medios, en cada conversación en cada barrio y caserío, y -finalmente- en las mesas de votación.

Con una tendencia al alza y buenas proyecciones, lo único que falta es movilizar a los personeros izquierdistas y progresistas de todo el país. La democracia necesita de la participación de todos los que son, los que fueron y los que quieren ser militantes del cambio.

El Perú nos necesita. Y nos necesita a todos para contrapesar en mesa los intentos de alterar la voluntad popular del elenco estable de la política tradicional. Tenemos que estar en todas las mesas en todo el país. Si se puede.