El triunfo peruano

Raúl Ruidíaz en la selección peruana jugando con Nueva Zelanda

Si bien es cierto que Gareca cambió de sistema y de posición a algunos jugadores nacionales, la circunstancia del partido fue casi la misma del cotejo de Wellington: Hubo mucho nervio. La victoria maquilla errores de control y entrega en el elenco nacional. Perú fue superior a Nueva Zelanda en los dos cotejos básicamente por el bajo nivel de los oceánicos.

El tema de la ansiedad que genera nervios y los errores no desapareció el miércoles en Lima. Polo de cinco entregas, le dio cuatro al rival en la primera parte. Cueva en lugar de patear el balón en el tiro de esquina, le dio al poste del banderín. El propio Flores reconoció que estaba nervioso los primeros minutos.

Quizás uno de los pocos que no sentía tantos nervios era Farfán (también Advíncula). El atacante jugó Liga de Campeones y hasta alguna vez le hizo dos goles al Inter de Milán. Sin embrago, Jefferson no estaba cómodo en la posición en la que jugaba.

Gareca puso a Farfán de libre. Es decir sin una posición inicial fija. No era un segundo delantero con Ruidíaz y tampoco formaba una línea con Polo y Cueva. La idea de Gareca era que sin una posición fija, los jugadores de Nueva Zelanda le pierdan la marca.

El equipo visitante formaba una línea de cinco y cuatro delante de ellos, cuando no tenía el balón. La táctica era que Thomas sea quien más acompañe al único delantero Barbarouses. Thomas jugó como volante central en la ida y con su adelantamiento buscaba confundir a Perú.

El otro movimiento era del zaguero Durante quien se sumaba al ataque y no solo cuando había una pelota detenida.

EL GOL
Justamente, la ida de Durante por apoyar a sus compañeros en ofensiva, le costó el gol a Nueva Zelanda. El pase largo desde la izquierda buscando a Cueva fue la clave. Durante no estaba en la zaga. Se demoró en llegar. Cristian tenía a Ruidíaz delante de él y a Polo casi en una misma línea. por ello, Reid quizás no presionó tanto en la marca y esperó que llegara Durante para apoyarlo. Ahí es donde aparece Farfán.

Si Farfán hubiese jugado como un segundo delantero, hubiese estado delante de Cueva, pero al jugar de libre, no tenía una marca personal y podía venir más atrás.

El hombre más cerca de Farfán era Mc Glinchy quien no prevé que Farfán va a recibir el balón. Con espacios Jefferson remató violento para anotar.

El gol maquilla la producción de Farfán que casi no participa más en ataque. Al jugar de libre, Jefferson debía ser el principal habilitador de Ruidíaz, algo que no sucedió. El jugador del Morelia tampoco tuvo protagonismo.

CAMBIOS
Nueva Zelanda abandona su recelo para poner hasta dos delantero más en la segunda parte y pasar a jugar con tres atacantes. Cuando el marcador va 2-0, el técnico decide sacar a un defensor y poner a Borckie quien se para detrás del centro delantero que era Wood. Pese a este movimiento muy ofensivo, Nueva Zelanda no es capaz de superar a la defensa peruana por su escasa capacidad de desequilibrio individual.

Perú ganó 2-0 y aunque siempre hay que celebrar cada triunfo y más cuando se logra un objetivo, no puedo ocultar el nerviosismo de muchos de nuestros jugadores que produjo errores. Perú no jugó bien, pero le alcanzó porque el rival casi no hizo daño. El propio Luis Advíncula lo reconoce en una entrevista que en ningún momento pensó que el partido se le podía ir. Y estoy de acuerdo, el principal problema de Perú era Perú. Con un poco de calma, Perú hasta podía golear.

De todos modos, una clasificación al mundial con muchas circunstancias en contra, merece gritarse a todo pulmón.