El tren bioceánico Perú-Bolivia-Brasil

Qué grata noticia es cuando el primer vicepresidente de la República y ministro de Transportes y Comunicaciones, ingeniero Martín Vizcarra, muestra la voluntad política de apoyar el proyecto denominado Corredor Ferroviario Bioceánico Central durante la Reunión de Alto Nivel sobre Transporte Sostenible de Países en Desarrollo sin Litoral, evento organizado en la ciudad de Santa Cruz, Bolivia.

El Proyecto del Tren Bioceánico que promueve el gobierno de Bolivia se inicia en el puerto de Santos en Brasil, pasando por el puerto Suárez en Bolivia hasta el puerto de Ilo en Perú, tiene una longitud de tan solo 400 km en territorio peruano y 3,100 km en territorio boliviano y brasilero aproximadamente. Es la distancia más rectilínea y corta posible que cualquier otro proyecto que una el Atlántico con el Pacífico.

Para los peruanos es un eje estratégico para dar inicio al ordenamiento del territorio nacional; creación de los mercados internos en la zona sur del Perú; racionalización y optimización de los servicios públicos; promoverá la industrialización de la materia prima; se crearán corredores económicos; habrá cambio de la matriz energética; se iniciará el nuevo sistema de transporte terrestre a nivel nacional con los trenes como columnas vertebrales (pasajeros y carga); se minimizará el contrabando en la zona de Desaguadero; se iniciará la descentralización política, social, económica y defensa y seguridad y la integración latinoamericana, entre otros.

En las consideraciones técnicas es indispensable que la trocha sea estándar (1435mm) para asegurar el desarrollo ferroviario en el Perú, a pesar que en Bolivia y Brasil se usa la trocha métrica y además, los trenes deben ser alimentados con energía eléctrica de corriente alterna para llevar energía a los pueblos de la zona de influencia y respetar el medio ambiente.

Sin embargo, existen intereses privados, especialmente extranjeros, que verían como una amenaza el desarrollo de este proyecto como el que se viene desarrollando en el país del sur con el Corredor Bioceánico Aconcagua que data desde el 2008 y que trata de unir comercialmente a los países de Asia y Oceanía, con Chile, Argentina y Brasil a través de un túnel ferroviario eléctrico de 52 km que cruzaría la cordillera de los Andes a la altura del paso de Cristo Redentor y uniría los pueblos de los Andes en Chile y Mendoza en Argentina, teniendo al puerto de Valparaíso en Chile (principalmente), como la entrada y salida del comercio de América del Sur y los países de Asia, Oceanía y EEUU.  Este megaproyecto está programado para terminar en el 2020 a más tardar el 2023.

Apurémonos, el futuro del Perú está en la ejecución inmediata del proyecto del Tren Bioceanico Peru-Bolivia-Brasil. (Otra Mirada).