El sueño chino

Xi Jinping busca fortalecer su poder.

Este plan, llamado “Pensamiento Xi Jinping”, guiará desde ahora al partido comunista. Esto fortalecerá notablemente el creciente poder autoritario de Xi Jinping, puesto que lo convierte en un gran guía de China al nivel de Mao y Deng Xiaoping.

El proponer un “Estado Socialista Moderno,” lleva a pensar que lo que existe hoy en China es un Estado socialista atrasado. Pero en la realidad en China no existe ningún tipo de socialismo sino un capitalismo de Estado, que ha sido impuesto por el partido comunista, que para no perder la cara, lo llama: “Socialismo con Características Chinas”

Entonces, lo que se va a modernizar es el actual capitalismo de Estado chino que está en crisis como consecuencia de la caída de los ingresos de las clases medias norteamericana y europea, que eran los principales clientes de China. Razón por la cual el conocido economista chino, Liu Xuezhi, ha declarado que “las exportaciones no son más la máquina del crecimiento chino”.

Y es por esto que el partido comunista chino pretende ahora darle a su capitalismo de Estado un golpe de timón y enrumbarlo hacia al consumo doméstico.

Sin embargo, la realidad social de China se rebela contra esta pretensión, porque la clase media china tiene muy bajos ingresos para reemplazar la demanda de las clases medias norteamericana y europea.

Además, el capitalismo de Estado chino (Socialismo con Características Chinas) tiene hoy un índice Gini de desigualdad social mucho mayor que el de todos los países capitalistas desarrollados como para pretender basar su economía en el consumo interno.

El otro enorme problema que tiene el capitalismo de Estado chino es que ha creado un colosal desastre ecológico que no es otra cosa, que el resultado del tan aclamado crecimiento del PIB de China.

Hoy en China el 75% de los ríos y los lagos están contaminados, también el 90% de las fuentes subterráneas del agua. Las más importantes fuentes de agua, los ríos Yangtzé y Amarillo, reciben el 40% de los desagües, y China vierte 2,8 billones de toneladas de aguas contaminadas al Pacifico, siendo así el mayor contaminador de este océano. También el aire de las ciudades chinas está mortalmente contaminado. Según la Administración del Medio Ambiente de China, la contaminación del aire mata unas 400 mil personas al año.

Ante esta grave situación social y ecológica, al “pensamiento Xi Jinping” se le llama también el “sueño chino”. Y esto es correcto, porque es un sueño creer que se puede pasar a un “socialismo moderno¨ modernizando un capitalismo de Estado que produce gran desigualdad social y catástrofe ecológica. Y además, hacer esto guiado por un partido único antidemocrático que no se moderniza, sino que por lo contrario, aumenta cada vez más su control autoritario sobre la libertad de expresión y de pensamiento.