El rumbo neoliberal profundiza los conflictos sociales

La huelga magisterial continúa a pesar de largas negociaciones el último fin de semana. El Gobierno ha demostrado una creciente incapacidad y confusión para entender los problemas de los maestros en huelga. El Ministerio de Educación no tiene la capacidad para encarar una negociación de este tipo, mientras el Ministerio de Trabajo es el gran ausente en este conflicto. La posición del sector más duro, para continuar con la criminalización de la protesta y amenazas de despido se ha consolidado.

El fujimorismo, por su parte, busca impedir cualquier solución al conflicto que no lo incluya. Las promesas de derogar la Ley de la Carrera Magisterial boicotearon las negociaciones avanzadas.

Ahora se discute el tema de las evaluaciones. Los maestros no se oponen a las mismas, más allá de algunas declaraciones aisladas. La preocupación va por el lado de que dichas evaluaciones signifiquen despidos para un alto número de profesores que difícilmente podrá recolocarse en el mercado laboral. El actual modelo neoliberal no comprende propuestas de reconversión laboral ni garantiza que los maestros cesados sean reemplazados por mejores profesionales. En estas condiciones, es imprescindible discutir públicamente una amplia reforma de la Ley de Carrera Magisterial.

Ayer, la CGTP realizó una movilización en todo el país para articular las demandas laborales. Los trabajadores estatales exigieron respeto de sus derechos y la negociación colectiva y que se elimine el régimen CAS. Asimismo, construcción civil ha demandado una pronta solución al Pliego Nacional que está discutiéndose con CAPECO.

El actual ministro de Trabajo, Alfonso Grados, insiste en imponer una “reforma laboral” que elimina la estabilidad laboral, reduce las vacaciones, permite el despido arbitrario entre otros cambios que son presentados como parte de una “modernización”. Lo real, es que esos solamente benefician a los grandes empresarios capitaneados por la CONFIEP. No hay pruebas que reduzcan la informalidad o incrementen el empleo. Por el contrario, solamente van a aumentar la desigualdad.

El reclamo por un nuevo Gabinete es cada vez mayor. Si el Gobierno insiste en profundizar las reformas neoliberales, el descontento del pueblo seguirá creciendo.

Reacciones