El retiro de Ronaldinho

Lo vi por primera vez en el mundial Sub 17 de 1997 en Egipto y era un malabarista. Para quien escribe fue el mejor jugador del certamen. Así lo hice saber en su momento aunque ni siquiera estuvo en el podio por los organizadores. El español Sergio Santamaría recibió el Balón de Oro al jugador más destacado del aquel mundial.

Ronaldinho me encantó ante Alemania. Pese a que solo hizo un gol y de penal era el verdadero motor de su equipo. Brasil ganaba 1-0 hasta los 86’. Su rival bajó los brazos y los sudamericanos terminaron ganando 4-0. En total, el volante hizo dos goles en aquel mundial.

De ahí lo seguí. Jugó la Copa Libertadores con Gremio a los 17 años. Luego en 1999 ingresó ante Venezuela en la Copa América de Paraguay. Hizo un gol a lo Pelé. Ese mismo año, brilló en la Copa de las Confederaciones disputada en México donde hizo seis goles.

Fue vendido al PSG con 21 años. En dos temporadas hizo 25 goles y su juego era espectacular, pero quizás por no tener tanta promoción la Liga Francesa no lo promocionaba tanto. Recién en el Barcelona cogió el rótulo de genio para la prensa internacional.

No todos los malabaristas del fútbol llegan a triunfar. Años antes, un mismo compatriota de Ronaldinho, Denilson fue un fiasco en el Betis. Pero Ronaldinho fue el mejor de la Liga Española por un par de años. Increíblemente no ganó el premio FIFA el 2006 cuando era el mejor del planeta ese año. El premio otorgado a Canavaro no tiene sentido.

Su debacle comenzó en el mismo Barcelona, luego del mundial de Alemania. Con la aparición de Messi, los catalanes decidieron venderlo. Desde que estuvo en Milán en los demás clubes pareció un excampeón de boxeo. Acabado por el tiempo y con chispazos de magia.

Las malas noches le pasaron factura rápido. Las imágenes de sus goles ante Real Madrid jugando con Barcelona son símbolos para los catalanes, pero pocos se olvidan del papelón que hizo defendiendo al Flamengo en Río por la Copa Sudamericana cuando cayó ante la Universidad de Chile 4-0. Era un jugador sin movilidad con solo 31 años.

Al señalar su retiro puedo decir que es uno de los mejores jugadores que vi en mi vida. Pero como analicé su reinado duró poco. Sin embargo, me atrevería a ubicarlo entre los 10 mejores de todos los tiempos.

Junto a Zico y Ronaldo Nazario han sido los mejores brasileños que observé, aunque no defino aún posiciones. La revista World Soccer lo eligió como el mejor de la década, yo me quedé con Zidane, pero está en mi podio.

A nivel de clubes anotó 266 goles y 35 con la selección absoluta que bien se le puede sumar 31 tantos a nivel olímpico.