El Perú comienza ha convertirse en una republiqueta bananera

SIN SABER QUE ES “INCAPACIDAD MORAL PERMANENTE”

El fujimorismo, que no es otra cosa que la corrupción políticamente organizada, apoyado por el corrupto jefe tribal del Apra y por el oportunismo del jefe del Frente Amplio de izquierda, ha decidido a la carrera vacar al presidente de la República, para así tener más poder para detener la investigación de Keiko, sin importarle el debido proceso ni tener pruebas definitivas de una “incapacidad moral permanente” del presidente, es decir, sin tener pruebas de una constante conducta que no diferencia entre el bien del mal como dice la Constitución.

¿Ha llegado a este grado de incapacidad moral de no diferenciar el bien del mal PPK? ¿Puede el Congreso probar que PPK gobierna sin distinguir entre el bien y el mal?

Hasta ahora no lo ha probado ni entiende lo que es incapacidad moral permanente. Entonces pedir su vacancia es un acto abusivo del fujimorismo que quieren convertirse ahora en el líder de la lucha contra la corrupción pero no lo lograrán, y más bien, con esta vacancia autodestructiva, lo único que lograrán será la demolición de la institución de la presidencia de la República y con ello la conversión del Perú en una republiqueta bananera inestable y aun más corrupta.

Este es un momento histórico. Los peruanos no deben olvidarse de los responsables de esta segunda destrucción democrática del Perú por el fujimorismo y sus aliados.