El peligroso caso de Donald Trump

Donald Trump

“The Dangerous Case of Donald Trump” es el título del libro recientemente publicado en los EEUU, donde 27 psiquiatras opinan sobre la conducta errática, inestable y desconectada de la realidad del 45 Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Para los psiquiatras Trump sufre de “bordeline personality desorder”. Un trastorno de la personalidad al borde de la neurosis o psicosis.

Según estos especialistas, su trastorno de la personalidad se manifiesta en una conducta de constante promoción de su ego. Se cree mejor que cualquier persona. Tiene una adicción a la alabanza y se irrita si no lo alaban sus allegados, de los cuales exige solidaridad a toda prueba. Y es por todas estas actitudes que, para los 27 psiquiatras, la característica principal del trastorno de la personalidad de Donald Trump se resumen en un “narcisismo maligno”.

Según los psiquiatras, su narcisismo maligno convierte a Trump en un sociópata que no tiene empatía ni sentido de culpa, que actúa en el momento y recurre a falsedades sin importarle la consecuencias de sus actos, y que además reacciona de manera paranoica frente a las criticas

En conclusión, los 27 psiquiatras coinciden en que los EEUU tienen hoy un presidente con un trastorno de personalidad límite que se manifiesta por un narcisismo maligno que amenazan la democracia y la seguridad de los EEUU y también del mundo.

Solo basta verlo en la TV para coincidir con este diagnóstico. En efecto, su “narcisismo maligno” se manifiesta en las pantallas por un discurso plagado por una exageración superlativa de sus funciones como presidente. Todo lo que él hace es: “grandioso bellísimo, fantástico, asombroso, tremendo.” (huge, beautiful, fantastic, amazing, tremendous).

Recientes actitudes insanas del Presidente Donald Trump:

Anuncia, nada menos en la ONU, que es una organización dedicada a la promoción de la paz, la posible destrucción nuclear de Corea del Norte, un país de 25 millones, sin importarle lo que le pasaría a los 51 millones de surcoreanos.

Desautoriza a su Secretario de Estado por lograr contacto con Pyongyang. “No pierdas tiempo, le dice, porque con Corea del Norte solo una cosa va a funcionar”

¿Qué cosa? No dice.

Anuncia en una cena con generales y almirantes: “Después de la calma vendrá la tormenta”

¿Qué tormenta? no lo dice

En plena tragedia le dice a los dirigentes portorriqueños: ¡Katrina fue peor! Luego sale a las calles y le lanza a la multitud ¡rollos y más rollos de papel de cocina!

A pesar que el cambio climático ha producido tres huracanes seguidos que han devastado Texas, Florida y Puerto Rico y ahora un megaincendio nunca visto en California, ordena la derogación de todas las normas legales que impedían a los EEUU lanzar emisiones de C02 a la atmósfera.

También, ordena la derogación de los subsidios a la salud para personas con bajos ingresos, haciendo que 7 millones pierdan sus seguros médicos.

A pesar de la grave situación con Corea del Norte abre otro conflicto de proliferación nuclear, anunciando que se retirará del acuerdo con Irán.

Nada se parece hoy más a la Roma de Calígula que la Casa Blanca.