El malo de la película

Según la encuesta nacional urbana rural de GfK, el 70 por ciento de los consultados consideran que la denuncia del Congreso contra Pablo Sánchez, Fiscal de la Nación, es obra del fujimorismo debido a que el magistrado está investigando a fujimoristas. La maniobra de la bancada de Fuerza Popular, el malo de la película, resulta así un bumerán que apunta al Fiscal pero produce descrédito a los acusadores.

El sondeo halla, por otra parte, que el presidente Pedro Pablo Kuczynski no se nueve de su sitio. Su aprobación ha subido apenas un punto: de 25 a 26 por ciento. La presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, sufre un bajón: tenía en octubre 45 por ciento, ahora cae a 37.

A PPK debería preocuparle su bajísima aprobación en el Centro del país. La encuesta indica que tenía apenas 16 por ciento en octubre, y ahora está en 7 por ciento. Ha bajado 9 puntos en un mes. Si ese ritmo se mantuviera, en diciembre estaría próximo a cero.

Lima otorga al presidente un 30 por ciento de aprobación (dos puntos más que en octubre). El Norte le quita dos puntos: de 23 a 21. El Sur le añade tres puntos: de 21 a 24. El Oriente se mantiene quieto: reitera un 38 por ciento de aprobación.

El Congreso se ha convertido en una institución poco apreciada por los ciudadanos. La encuesta indica que un factor para su descrédito es el abuso fujimorista de su mayoría. La desaprobación del Legislativo llega a 74 por ciento y su aprobación, a 19 por ciento (ha bajado 5 puntos en un mes).

La consulta de GfK encuentra la opinión de que todos los presidentes de la República, a partir de Alberto Fujimori, recibieron coimas de la empresa brasileña Odebrecht. Los porcentajes condenatorios son abrumadores.

El 90 por ciento cree que Alejandro Toledo fue sobornado por Odebrecht; el 88 por ciento cree lo mismo respecto de Ollanta Humala; el 87 por ciento respecto de Alan García y el 66 por ciento en cuanto a Fujimori. PPK no escapa a ese veredicto: el 73 por ciento opina que fue coimeado cuando era ministro de Toledo; y 67 por ciento, que recibió dinero de Odebrecht para su campaña electoral del 2011. Un 55 por ciento cree que también Mercedes Aráoz recibió financiamiento de esa fuente para su campaña del 2011.

Un resultado elocuente es la disminución de simpatizantes del fujimorismo, excepto en el minoritario nivel socioeconómico A y B. Entre los jóvenes de 18 a 24 años de edad, la caída desde marzo es de 34 a 29 por ciento. En Lima, la caída es, en ese lapso, de 32 a 24.