El factor Odebrecht en el indulto

Sorprendió que PPK cumpliera el acuerdo con Kenji de soltar a Fujimori apenas a tres días de ser salvado de la vacancia impulsada por el fujiaprismo y otros.

¿PPK es torpe? ¿No tiene olfato político?

Nada de eso.

PPK es un hombre astuto que se ha hecho rico como lobista en todos los gobiernos y no tiene nada de tonto.

¿Entonces por qué soltó al condenado por crímenes de lesa humanidad mintiendo a muchos de los que confiaron en él y pidiendo fraguar la mayoría de los requisitos?

La razón es que PPK cambió rápido porque necesita impunidad en el caso Odebrecht.

Sabe que Marcelo Odebrecht, el 9 de noviembre en Curitiba, soltó información valiosa que lo compromete, aparte de que lo contrataron como consultor para curar heridas.

Uno de los fiscales le preguntó a Odebrecht en Curitiba: ¿Lo apoyaron (a PPK) en su campaña electoral en 2011? “Si ha estado en los primeros puestos, tengo la certeza que sí”, contestó Odebrecht.

Cómo, a quiénes, cuánto, dónde, se le habría dado el dinero para la campaña de PPK lo sabe Jorge Barata. Este hombre que ya soltó casi todo sobre Humala y Toledo hablará pronto en Brasil ante el fiscal José Domingo Pérez Gómez.

Su versión es clave y por eso PPK busca curarse en salud. PPK sabe que está perdido y el 24 de diciembre ha lanzado una movida temeraria.

El indulto no solo es el cumplimiento de su trato con Kenji. El indulto a Fujimori es una búsqueda de impunidad en el caso Odebrecht, un mensaje a Keiko y a sus aliados, a AG y a otros para frenar las investigaciones de la Fiscalía. Los socios del ayer se vuelven a unir.

Keiko será interrogada por el fiscal José Domingo Pérez Gómez este jueves y ella está dispuesta a unirse con gusto a PPK. Otra cosa es su pelea con su hermano por el liderazgo en el fujimorismo. También está dispuesto unirse a PPK el locuaz AG y otros.

Así entramos en un nuevo panorama con un PPK actuando con felonía en busca de impunidad y a la formación de una coalición democrática que busca justicia y que luchará contra la impunidad.

En este sentido van las marchas de protesta en todo el país y las renuncias de Roger Rodríguez Santander, director general de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia, de los parlamentarios oficialistas Gino Costa, Alberto de Belaunde y Vicente Zeballos.

Los ciudadanos deben proteger a la Fiscalía de la Nación y a la labor que está realizando el fiscal Pérez Gómez, quien ahora será el punto de PPK, Keiko y AG. Se abre un panorama difícil para el país provocado por PPK.