Edición obrera y virtual

Pedro Huilca

Construcción civil ha publicado una reseña de sus 58 años de lucha. El texto, disponible para público en general en su edición virtual, es el soporte de su memoria histórica y un aporte documental para quienes deseen conocer, en prosa sucinta, los logros y devenires de la organización sindical más fuerte de la CGTP.

El Apra es la raíz de todos los males. Esa es la primera sensación que el lector puede tener al leer la reseña histórica por los 58 años de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP).

A los románticos apristas, habría que recordarles que incluso con Haya no hubo excepción. Así se lee en “58 años en la lucha obrera en el Perú. Reseña histórica 1958-2016” (Rentería Editores, 2017), edición obrera que la organización sindical liderada por Mario Huamán Rivera ha publicado impresa principalmente para sus dirigentes en todo el país y que pone a disposición del público en general en edición digital en su página web (bit.ly/2l8MWI3).

 “58 años en la lucha obrera en el Perú. Reseña histórica 1958-2016” (Rentería Editores, 2017), edición obrera que la organización sindical liderada por Mario Huamán Rivera

EL LIBRO
La historia se remonta a los años de la Convivencia entre el Apra de Víctor Raúl Haya de la Torre y el gobierno represivo de Manuel Prado de mediados del siglo pasado, con una mayoría aprista en el Congreso, y una población que sufría la desocupación e inflación y salía a movilizarse a las calles en protesta.

“La política hambreadora del gobierno pradista era apoyada por los aliados de la CTP. Los mismos que cumplían órdenes de la O.R.I.T. y el ya señalado pacto de la convivencia. Así se pudo justificar por parte del Apra las masacres a los trabajadores de Toquepala, Chepén, Atacocha, Casa Grande, Calipuy, etc. Y las traiciones a las huelgas de los bancarios, choferes (…) y mineros del centro”, se lee.

Búfalos en asalto
En julio de 1958, en un almuerzo entre dirigentes, el recordado Isidoro Gamarra planteó la creación de una Federación que liderara los reclamos de la clase trabajadora. Estaría conformada por los sindicatos de Lima, Callao y Balnearios del Sur, conjuntamente con los del interior del país.

Cuando los apristas se enteraron, organizaron alrededor de 50 búfalos y asaltaron con armas de fuego el local que le pertenecía a los tres sindicatos de construcción civil, en el distrito de La Victoria (Lima), y lo tomaron, pretendiendo impedir la creación de la Federación.

La Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), sin embargo, fue fundada el 19 de diciembre de 1958 con apoyo de la Federación de Empleados Bancarios, que prestó su local en Paseo Colón 299 para la realización del congreso y fundación de la nueva organización sindical.

RECUPERACIÓN DEL LOCAL
Rolando Bendezú aparece en la historia liderando una comisión secreta para la recuperación del local a través de varios frentes: buscando el apoyo de dirigentes reconocidos, captando aliados políticos y planeando una decisiva recuperación en masa, a puño limpio, del local obrero.

Conforme a lo planeado, el 5 de enero de 1959, a las 5.45 de la tarde, los ómnibus con trabajadores de construcción civil comenzaron a llegar al local sorprendiendo a los policías que custodiaban los intereses del Apra, y que pronto fueron superados en número.

Quienes recuperaron el local padecieron el corte de agua y luz, e impedimento de que sus familiares les hicieran llegar agua y comida, debido al cerco policial.

Fue en ese momento que en un gesto de solidaridad sindical, tranviarios, aviación civil, pescadores, metalúrgicos, ferroviarios, estibadores del Callao, Federación de Arequipa, Federación del Cusco y otras, amenazaron al Gobierno con realizar un paro nacional si asaltaban otra vez el local, y así lograron que el 8 de enero se retiraran los policías.

La paz llegaría esos años y la prosperidad se vería durante los años 70, con Velasco Alvarado en el poder. Momentos históricos fueron la fundación de la Federación Latinoamericana de la Edificación y Madera y Materiales de la Construcción (FLEMACON) y el acuerdo en congreso sindical de celebrar el 25 de octubre el Día del Trabajador de Construcción Civil.

LOS AÑOS NEFASTOS
Francisco Morales Bermúdez comenzó a desmontar las reformas avanzadas. Es la época de los paros nacionales de 1977 y 1979, el despido, en represalia, de 5000 dirigentes, principalmente de la CGTP.

Otro hito es la aparición de Pedro Huilca en la escena sindical peruana de los años 80, en un momento en que la Policía y las fuerzas armadas arremetían contra los sindicalistas por el solo hecho de protestar contra la reforma represiva del Gobierno y arrasaban poblaciones enteras en su intento de acabar con Sendero Luminoso y el MRTA.

El grupo Colina asesina a Pedro Huilca el 18 de diciembre de 1992. La dirigencia sindical señala que un preludio de ello fue un mensaje dado días antes por Alberto Fujimori en la Conferencia Anual de Ejecutivos – CADE 92, aludiendo a Huilca, quien estaba presente: “Señores empresarios, ¡este ya no es el país donde manda la cúpula de la CGTP!”. Huilca era secretario general de la CGTP y de la FTCCP.

LA RECUPERACIÓN DE LA DEMOCRACIA
Fujimori había cerrado el Congreso desde el 5 de abril de 1992, en una jugada política que le permitió ejercer un gobierno dictatorial, amparado por las fuerzas armadas al mando de Vladimiro Montesinos.

Entre las medidas nefastas de su gobierno se encuentra la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo (Decreto Ley 25593), que deriva en el impedimento de que la FTCCP negocie mejoras salariales con Capeco para todos los trabajadores del sector, como lo venía haciendo durante años.

A fines de los años 90, Mario Huamán, luego de una vertiginosa carrera sindical, llegó a la secretaría general de la FTCCP, y desde entonces inició la lucha contra la dictadura y por la recuperación de la democracia y de la negociación colectiva por rama en construcción civil, lo que termina por lograr.

Una de las estrategias empleadas por Huamán fue la movilización de masas. La CGTP y la Federación lideraron un amplio movimiento de social que culminó con la Marcha de los Cuatro Suyos.

El año 2000, Alberto Fujimori renuncia a la presidencia por fax desde Japón y comenzó la recuperación de los derechos de los trabajadores.

Desde el segundo gobierno aprista, sin embargo, su lucha es contra la violencia delincuencial avalada por Alan García con la dación de registros sindicales automáticos, en menos de 24 horas, a seudosindicatos de construcción civil conformado mayoritariamente por delincuentes, con el único motivo de hacerles paralelismo sindical y derrotar a la Federación y a la CGTP. Esta lucha la están dando hasta hoy.

Reacciones