Donald Trump: presidente inconstitucional

Un  presidente en problemas.

Oswaldo de Rivero

Al jurar como presidente, sin haber resuelto conflictos, ha violado la Constitución de los EEUU.

Un reciente informe de la Brookings Institution, elaborado por los eminentes constitucionalistas Norman Eisen, Richard Painer y Laurence Tribe, concluye que Trump ha sido el presidente electo, en toda la historia de los EEUU, con más conflictos de interés para asumir la presidencia; y que al jurar como presidente, sin haber resuelto estos conflictos, ha violado la Constitución de los EEUU.

Estos juristas no se han limitado solo a denunciar la inconstitucionalidad de la presidencia de Trump, sino que lo han demandado judicialmente por haber violado la cláusula de “emolumentos” de la Constitución de los EEUU.

Según esta cláusula, el Presidente de los EEUU no puede obtener ningún lucro, ganancia, recompensa o remuneración proveniente del extranjero; y por lo tanto, Trump está obligado a liquidar la Trump Organization, que es la empresa que se ocupa de todos sus multimillonarios negocios transnacionales, cosa que no ha hecho.

Para circunvalar esta prohibición de la Constitución, Trump ha transferido la administración de la Trump Organization a sus hijos. Sin embargo, para los juristas que lo enjuician y también para la importante entidad cívica de los EEUU, la Ameriacan Civic Liberties Union (ACLU) esta maniobra no tiene ningún valor, porque Trump ha transferido la administración pero se ha quedado con la propiedad.

Según los juristas demandantes y la ACLU, Trump, como todos sus antecesores, debe liquidar sus bienes y poner el producto de la venta en una entidad autónoma llamada “blind trust” que administrará el producto de la venta de sus bienes, y a la cual Trump, durante su mandato, no podrá tener acceso.

Esta es la primera vez en la historia de los EEUU que se enjuicia a un Presidente invocando la cláusula emolumentos. Nadie puede saber qué resultado tendrá. Sin embargo, se puede decir que hasta ahora las Cortes de Justicia Federales de los EEUU han sido contrarias a Trump. Una Corte le hizo pagar 21 millones de dólares por su fraudulenta universidad; y otra ha declarado que es ilegal su prohibición temporal de viajar a los EEUU desde ciertos países musulmanes.

Como afirma el conocido jurista David Cole, director Legal de la American Civil Liberties Union, la inconstitucionalidad dependerá no solo de los tribunales sino también de la movilización ciudadana, como ya está sucediendo. En efecto, ya ha nacido un movimiento ciudadano para protestar por la violación de la Constitución por Trump.

Si ante esta demanda judicial inédita la justicia federal termina fallando contra Trump, entonces es muy posible que el actual movimiento ciudadano, contra la violación de la cláusula de emolumentos, se transforme en un movimiento nacional para pedir el impeachment del Presidente Trump.

El talón de Aquiles del 45 Presidente de los EEUU son sus multimillonarios conflictos de interés.

Reacciones