“Desjoder” las palabras

En el Perú las palabras han perdido su sentido, se jodieron. Cuando PPK dice revolución social está diciendo defender el modelo económico. Cipriani dice culpables en vez de decir víctimas; para el cardenal las mujeres tienen la culpa de que seamos el país con más violadores de América del Sur y los terceros del mundo (por cierto, muchos de ellos de su gremio). Llaman excesos a los crímenes de Estado. Existe un partido que se llama Fuerza Popular y debería llamarse por la fuerza y contra el pueblo, su historia de crimen y corrupción los delata. La prensa llama liberal a un presidente conservador, que ni siquiera quiso contemplar en su programa el aborto en caso de violación de una menor (ocho de cada diez violaciones en el Perú son niñas o adolescentes). Hace tiempo que se llama desarrollo a la destrucción del medio ambiente, y costo social a los muertos. Le dicen acto patriótico a la exaltación del militarismo con bailecito tragicómico incluido, y llaman traidores a la patria a los que dicen que no hay que entregar nuestros recursos, ni destruir nuestra biodiversidad.Y la palabra memoria, que aun resiste, la quieren convertir en olvido. ¿En qué momento las palabras se fueron jodiendo? ¿Quiénes les robaron el alma?

Para desjoder el Perú primero hay que desjoder las palabras, señor Presidente, y enseñarle a usted unos pasitos de baile.