Descapitalización en el sector bebidas

Embotelladora de Coca Cola

The Coca-Cola Company y Arca Continental se la llevan fácil.

Una empresa que gana millones compró a una empresa peruana porque no la venció en el mercado.

Una empresa que gana millones compró a una empresa peruana porque no la venció en el mercado.

El proceso de globalización de la economía mundial ha significado la transnacionalización de la economía peruana que tiene una fuerte tendencia hacia un proceso de desnacionalización, pérdida de fuentes de acumulación de capital interno, para privilegiar la fuga de capitales, las relaciones entre empresas vinculadas por medio de “préstamos atados”, compras y ventas sobrevaluadas o subvaluadas según convenga, precios de transferencia entre empresas que vienen a ser “primas o hermanas” y que tienen una matriz que se comporta como un “holding”, un cerebro económico financiero que las administra a nivel global.

En los últimos veinte años hemos sido testigos cómo emblemáticas empresas privadas como D’Onofrio, Nicolini, Cervecería Backus, Wong han sido transferidas y adquiridas por empresas con mayores espaldas financieras y con presencia mundial, como es el caso del proceso de compra/venta de la mayoría accionaria de la tradicional empresa Corporación Lindley S.A. por parte de la transnacional mexicana Arca Continental S.A.B. de C.V. que al mismo tiempo declara como accionista a la gigante The Coca-Cola Company (USA), que tiene como dueños a las familias Buffett, Hathaway etc.

Así, desde fines del 2015 la transnacional Arca Continental, con presencia en Argentina, Ecuador, España, Estados Unidos y España, controla por ahora el 61 por ciento de las acciones comunes de la Corporación Lindley S.A. y tiene interés por seguir aumentando su participación. (Ver Cuadro “Empresas Controladas del Grupo Arca Continental (México) a Diciembre del 2016”).

Este grupo mexicano tiene los derechos exclusivos para el embotellamiento y distribución de los productos de la marca Coca Cola en México, Argentina, Ecuador, y en nuestro país controla el 67 por ciento del segmento de bebidas no alcohólicas de las más importantes, embotellando las conocidas marcas como Inca Kola, Coca-Cola, Sprite, Fanta, Crush, San Luis etc. entre las bebidas más conocidas.

Sin embargo, una cuestión que pasa desapercibida por la complejidad del capitalismo financiero actual, se relaciona a quiénes serían los mayores accionistas de la Corporación Lindley S.A. ahora reconocida como Arca Continental-Lindley una empresa líder con posicionamiento de mercado y probada rentabilidad.

Embotelladora de Coca Cola

VIEJAS ATADURAS CON NUEVOS NUDOS
Con la información de la Bolsa de México no serían los accionistas mexicanos, sino la transnacional gringa The Coca-Cola Company de USA que directamente e indirectamente controla el 44 % de la Corporación Lindley, superando la participación individual de las familias mexicanas (Barragán, Grossman, Fernández, Arizpe).

En resumen, ahora “los principales accionistas de la Compañía (Corporación Lindley S.A.) son AC Bebidas S. de R.L. de C.V. que posee el 61.26 por ciento de acciones comunes y 21.96 por ciento de acciones de inversión y Perú Beverage Limitada S.R.L. subsidiaria de The Coca-Cola Company, la cual posee el 38.52 por ciento de acciones comunes de la Compañía al 30 de junio de 2017”.

Es decir, de manera directa la transnacional gringa por medio de su filial Perú Beverage Limitada controla el 38.52 por ciento de las acciones de la Corporación Lindley S.A., y de manera indirecta por la participación que tiene The Coca-Cola Company del 9% en Arca Continental SAB de CV en México.

Lo curioso para entender los diversos mecanismos del capitalismo financiero, las posibilidades que permiten los tratados de libre comercio con USA y México firmados con el Perú, es que debemos reconocer que la empresa que compró la mayoría accionaria a las diversas fracciones de la familia Lindley en setiembre del 2015 no fue la empresa AC Bebidas S. de R.L. de C.V. sino otra empresa denominada Arca Continental S.A. B. de C.V.

Por tanto, amable lector, ruego que no se confunda con la sopa de letras pero desde el punto de vista legal, y financiero la empresa AC Bebidas S. de R.L. tiene otra personería jurídica en relación con Arca Continental S.A.B. de C.V. Como se dice ¿Es mi hermana pero yo no sé nada?

Este punto es importante de aclarar, pues, como se señala en los estados financieros de la Corporación Lindley al 30 de Junio del 2017:

“El 10 de setiembre de 2015 Arca Continental S.A.B. de C.V. (“Arca Continental”), la segunda embotelladora de Coca Cola más grande en América Latina, adquirió las acciones comunes y de inversión de diversos miembros de la familia Lindley que formaban el grupo de control de Corporación Lindley (la “Familia Lindley”).

Posteriormente con fecha 08 de febrero de 2017, Arca Continental llegó a un acuerdo definitivo con The Coca-Cola Company para ser embotellador exclusivo de una franquicia en el Suroeste de Estados Unidos (Texas, Oklahoma, Nuevo México y Arkansas y que incluye nueve plantas de producción)…Para implementar dicho acuerdo, Arca Continental aportará a su subsidiaria mexicana denominada AC Bebidas, S. de RL de C.V. su participación en los negocios de bebidas que actualmente operan en México, Argentina, Perú y Ecuador.

El 24 de marzo del 2017, en virtud del acuerdo con The Coca–Cola Company, se realizó la compraventa de acciones entre Arca Continental y AC Bebidas, transfiriéndose la totalidad de su participación, la cual comprende 329’870,528 acciones comunes Clase B y 25’987,225 acciones comunes Clase C, representando el 56.78% y 4.47% respectivamente del capital social de la Compañía”

Al margen que constituye un proceso de compra/venta de acciones entre empresas hermanas del mismo holding, las consecuencias económicas, financieras son importantes para la economía peruana, los trabajadores y consumidores.

Embotelladora de Coca Cola

MERCANTILISMO Y EXPLOTACIÓN
Asumiendo el reconocimiento explícito de los precios ridículos que paga la Corporación Lindley y la The Coca-Cola Company por el agua que extrae de sus pozos propios donde no aceptan ni toleran la supervisión del Estado a través de Sedapal con un simple medidor ni del organismo regulador del sector. ¡Después de todo tenemos un Presidente de la República de nacionalidad estadounidense!

Ha sido el propio organismo regulador SUNASS el que ha denunciado los abusos de la Coca-Cola y Corporación Lindley al pagar catorce céntimos de sol por mil litros de agua que utilizan como insumo, mientras los usuarios residenciales tienen que abonar casi tres soles por cada mil litros de agua, y los pobres urbanos marginales más de quince soles por el mismo volumen.

Ahora, gracias a la complejidad del capitalismo financiero, a la libertad de movimiento de capitales, a la especulación, a las ventajas de las políticas del libre comercio, los países pobres o de menor desarrollo como México, Argentina, Ecuador y Perú debemos contribuir al desarrollo de los negocios en el suroeste de los Estados Unidos.

Es decir, la riqueza creada por los trabajadores de Corporación Lindley a través de décadas a costa de salarios franciscanos, enajenación de utilidades, explotación laboral que tiene como contrapartida el fortalecimiento patrimonial de la empresa, ahora ha sido transferida como aporte para los negocios de Arca Continental en Norteamérica.

Esto constituye parte del proceso de descapitalización de la economía peruana, específicamente en el sector de gaseosas y bebidas, donde físicamente los activos, las instalaciones, las plantas, las maquinarias operan en el país. Pero desde el punto de vista financiero y jurídico está registrado en el exterior, y ello tiene un precio y por tanto un costo.

Como bien señala Evangelina Suárez, CEO de Coca-Cola Perú, la adquisición de la marca Inca Kola significa un excelente negocio, pues es “una marca país. Tiene un tremendo potencial y es profundamente cercana a nuestros consumidores. Significa mucho para la identidad de los peruanos”.

Con este proceso de desnacionalización y descapitalización el activo intangible que constituye la marca nacional de la bebida de sabor nacional, el patrimonio empresarial de Corporación Lindley, que a nivel contable resulta de la diferencia entre el activo total menos pasivo total, prácticamente se transfiere hacia el suroeste de los Estados Unidos a la filial gringa de Arca Continental que tiene una franquicia con The Coca Cola Company.

Si a esta realidad se suman las obligaciones de pago que tuvo que asumir la transnacional mexicana Arca Continental S.A.B. de C.V. con la banca mexicana e internacional en setiembre del 2015 por más de US $ 900 millones de dólares para poder adquirir la mayoría accionaria de la Corporación Lindley S.A., el proceso de descapitalización se profundiza, pues en última instancia serán los trabajadores con sus bajos salarios, los consumidores, y el poder de mercado los que pagarán el endeudamiento, los platos rotos, con ridículos incrementos salariales en el futuro.

Reacciones