Contáctanos

De cómo la gente inventó al Chino

Publicado

en

De cómo la gente inventó al Chino

Razones por las que Fujimori ganó las elecciones del 90 sacando de camino al novelista más exitoso en la historia del Perú.

Faltaban tres semanas para la primera vuelta de 1990 y en un país saturado por la propaganda del Fredemo de Vargas Llosa, donde parecía que cada aspirante al Congreso por este frente derechista estaba invirtiendo más que cualquiera de los aspirantes presidenciales de otras listas, me crucé de pronto con un cartel con la imagen de un hombre sonriente, de rasgos orientales, con anteojos de profesor universitario, acompañado de una simple frase: “Honradez, Tecnología y Trabajo”.

Mi hija, que me acompañaba en mi viejo Volkswagen, me preguntó de súbito: ¿y quién es ese chinito? No me esperaba tener que explicar a una niña de doce años las complejidades de la política, pero le dije casi como resumen: es uno de esos candidatos que se presentan a las elecciones sabiendo que no van a ganar, a ver si consiguen elegirse como parlamentarios.

Hasta esa elección, el sistema peruano permitía postular en simultáneo a la presidencia y el Congreso. ¿Pero de dónde ha salido, qué es lo que ha hecho antes?, fue la siguiente interrogante. No sé, pero siempre hay locos que quieren ser presidentes.

Pasaron unos días y se llegó a la fecha de prohibición de la divulgación de las encuestas y lo que se sabía era que la invencible candidatura del escritor se había empezado a estancar y era dudoso que pudiera vencer en primera vuelta, como había sido su proyecto original, que se resumía en una de las frases favoritas de Vargas Llosa: “Pido un mandato claro para hacer los cambios”.

Parecía que había un cansancio frente a esa sensación de ganador anticipado que ya se cree gobierno y sobre todo ante el despliegue insolente de ricachones que competían dentro de su misma lista, creyendo que los electores premiarían al que más avisos pusiera en los medios y llenara las calles con el mayor número de carteles.

Con su tractor
Estaba preparando la edición de la revista Amauta, de la que era director y para esos momentos ya todos habíamos escuchado de que había un candidato de los chicos que estaba subiendo en apoyo popular. Era el “chinito” del cartel que se movía en tractor cada vez que llegaba a un pueblo de provincias y lograba convocar movilizaciones entre la gente más pobre que iban causando sorpresas.

Se decía que ya andaba por el cuarto puesto, a punto de alcanzar al poco entusiasmante postulante de la Izquierda Unida, Henry Pease, y habiendo superado ya a un rezagado Alfonso Barrantes. La división de la izquierda estaba pasando su factura.

Entonces recibí una llamada telefónica de Javier Diez Canseco desde Puno diciéndome: “Raúl, lo del chino va en serio, hay que hacer algo para detenerlo, saca cualquier cosa en su contra en la revista”.

Pero, ¿qué podía hacer yo con una publicación semanal de 5 mil ejemplares, en medio de una situación en la que la gente se inventaba cosas como es japonés y traerá plata de ese país; es ingeniero, o sea trabajador; es profesor universitario, lo que significa que está preparado; está acompañado de evangelistas y pequeños empresarios, quiere decir que es honesto; no va a hacer el shock; etc.? Había una corriente a favor de un candidato nuevo, fuera de los partidos y alternativo al inmenso armatoste del escritor.

No se puede hacer nada, Javier, le contesté. Las cosas van a ser como ya se están definiendo. Al día siguiente, me visitó Pedro Francke y conversamos de las elecciones. Y su apreciación era categórica: gana Fredemo con menos del 50%, segundo queda el APRA y la izquierda termina tercera. Eso de Fujimori es mucho menos de lo que se cree, dijo sonriendo.

Yo tampoco tenía algo con qué discutir el realismo de Pedro, y me limité a especular sobre la posibilidad de que la izquierda fuera superada por el fenómeno político que se estaba produciendo, lo que iba a agregar ridículo a la derrota de la desunión. Pero, seguro que había razón en creer que al hombre del tractor no le alcanzaría el tiempo ni las ilusiones de sus simpatizantes para desplazar al APRA.

La elección
El 8 de abril de 1990 los peruanos fuimos a votar en primera vuelta en unas elecciones cargadas de elementos fuera de lo común:

(a) Una candidatura ampliamente favorita, que tenía toda la atención y apoyo de los medios, que anunciaba una larga y sacrificada marcha para superar la crisis pero que hacía alardes de poder económico, como si sus dirigentes no estuvieran sufriendo lo que sufrían el resto de los peruanos.

(b) Un gobierno de salida que tenía un candidato propio (Alva Castro), al que no le prestaba mayor atención y que estaba metido en un complot para inflar la candidatura sorpresa de Fujimori en contra de Vargas Llosa, que andaba por las acalles diciendo que enviaría a Alan García a la cárcel.

(c) Un electorado que se iba moviendo en sus preferencias hasta el último día, pasándose la voz de que había un chinito japonés que podía ganar las elecciones.

(d) Sendero Luminoso que anunciaba “paros armados” en diversas provincias para boicotear las elecciones.

Hacia las 5 de la tarde se tenía un resultado que iba a marcar historia. El FREDEMO de Mario Vargas Llosa había quedado muy por debajo de su aspiración de ganar en la vuelta inicial, superando apenas el 30% y Fujimori quedaba a dos o tres puntos, según las primeras encuestas, con el APRA alrededor del 20% y las izquierdas debajo del 10%. Nunca había ocurrido algo como esto. Que se supiera, ni en el Perú, ni en ninguna otra parte del mundo.

Las cifras oficiales comunicadas al día siguiente serían aún más desconcertantes.

(a) Fredemo, 27.6% de los votos válidos, la candidatura más potente de las derechas de toda nuestra historia apenas había superado en 8.6% la peor de las performances de Acción Popular y PPC, cinco años antes, cuando sumados eran 19%, ahora como aliados del escritor estaban a menos de la mitad de lo que fueron en 1980, cuando ganaron el gobierno.

(b) Fujimori, el candidato de la nada, sin partido, sin programa, sin historia, tenía 24.6%, y enormes posibilidades de arrastrar el voto del APRA, la izquierda y otras formaciones menores que estaban muy enfrentadas con la derecha-

(c) El APRA, con 19%, que había perdido casi treinta puntos desde la victoria de Alan García en 1985, pero aún así seguía siendo un quinto del electorado, después de la hiperinflación, la corrupción y la violencia con la que se despedía del gobierno.

(d)Izquierda Unida de Pease con 7% e Izquierda Socialista con 4%, habían caído verticalmente desde el 26% que obtuvieron en 1985, y eso apenas a un año del gran Congreso de Huampaní cuando parecía que serían los rivales de Vargas Llosa.

El primer novelista del Perú, el personaje que se había metido a la política para salvar al Perú, el que había derrotado en las calles el intento de estatizar la banca, no había podido arrasar en las elecciones como se pensaba, ante un APRA desgastada y una izquierda dividida, por la presencia de un tipo en un tractor que sonreía casi sin sentido y que dejaba que corrieran las más increíbles leyendas sobre su persona.

Y lo más trágico, no había forma de que el casi 25% que le faltaba al Fredemo para ser mayoría en el país se consiguiera de las votaciones de los otros partidos. Discutiendo sobre la situación creada, los estrategas de la derecha dentro de los cuales habían arias luminarias internacionales, desecharon cualquier apertura hacia el APRA o la izquierda, y establecieron que el blanco de su mensaje debían ser los propios votantes de Fujimori, que se presumía eran volátiles ya que habían optado en los días anteriores de las elecciones.

Pero esta estrategia suponía un cambio dramático en los énfasis de la candidatura, que después de la soberbia de primera vuelta reflejada en el mensaje de que el Fredemo tenía todas las soluciones y que estas eran eminentemente tecnocráticas y frías, se transformó en un populismo desesperado que llevó a una campaña de pobres, con programas asistenciales pagados con el dinero que recaudaban de las empresas.

De pronto, el escritor y las damas de la campaña aparecieron en los barrios marginales explicando que su gobierno los protegería de la crisis y los ajustes, con una fuerte inversión social.

La otra parte de la respuesta era demoler al candidato de Cambio 90, con datos sobre los aspectos oscuros de su vida: pago de tributos, bienes de origen dudoso, cercanías con el APRA, etc.

Inaugurábamos el estilo de destrucción de opositores que luego Fujimori usaría contra otros y que la derecha emplearía contra Humala y Susana Villarán.

El “chino” ya se había apropiado de ese inexacto gentilicio (era hijo de japoneses) y desarrollaba una campaña de identificación con lo popular que incidía en una supuesta semejanza entre un rector universitario, hijo de migrantes y de vida acomodada, con el pueblo empobrecido que se ganaba la vida como fuese. La estrategia elemental era trasmitir que los chinitos eran como los cholitos, y que los profesores de la universidad eran como cualquiera de los trabajadores dependientes de un salario.

Los partidos que habían quedado fuera de carrera discutían si apoyar a Fujimori o abstenerse (ninguno imaginaba otorgar su voto a la derecha), pero en las bases ya había una corrida de votos hacia el candidato sorpresa y un entusiasmo por estar ganándole a los ricos.

En el Perú parecían estar ocurriendo movimientos de capas tectónicas. Se enfrentaban evangélicos contra católicos, con los primero cuestionando los privilegios de la Iglesia de Roma, y los segundos sacando al Señor de los Milagros fuera de fecha para que ayudara a ganar al agnóstico Vargas Llosa.

Se desataba una subcampaña racista y chovinista sobre el origen étnico de Fujimori y su falta de raíces familiares en el Perú, que subieron tanto de tono que Mario Vargas Llosa tuvo que frenarlas directamente.

Se hablaba de golpe de Estado si ganaba el “chino” y Montesinos aprovechó el rumor para convertirse en el contacto entre el Servicio de Inteligencia y el candidato, para proveerle de información clasificada verdadera o falsa, que influía sobre Fujimori.

Hubo un debate televisado que aparentemente resolvería la elección al mostrar la superioridad intelectual del escritor sobre el profesor improvisado de político que no tenía casi nada para ofrecer. Y efectivamente, ese encuentro en el Centro Cívico de Lima, fue un match entre un Fujimori que evitaba perder y un señor Vargas (así lo trató su rival), que no lograba ganar.

Esa noche se cerró con un blufazo del “chino” mostrando una edición del diario Ojo, que nunca hubo, que se suponía ya estaba impresa antes del debate, dando por vencedor a Vargas Llosa, que no supo qué responder.

Segunda vuelta
La votación del 10 de junio, zanjó toda la disputa. Fujimori había alcanzado 57% de los votos y Vargas Llosa el 33.5%. El “chino” había ascendido 22 puntos y el escritor solo cinco. Los votos en blanco y viciados se habían reducido a menos del 10% y se podía concluir que de allí era que el Fredemo había alimentado su escaso crecimiento.

Era evidente que Fujimori se había engullido los votos de la izquierda y el APRA, sin llegar a acuerdos con ellos y sin deberles nada. Dos años después les daría un golpe de Estado y declararía que los partidos eran los únicos culpables de la crisis.

Pero antes que eso, Fujimori inauguraría un modo de dirigir el poder que luego volveríamos a presencias más adelante. Antes de juramentar ya había despedido a todo el equipo de asesores que le ayudó a armar a toda velocidad un plan de gobierno y ofrecer un perfil propio en las elecciones, y, con la ayuda de Hernando de Soto, había hecho contacto con los organismos financieros internacionales para que le dieran, elaboraran, una terna de ministros de Economía que vinieran a hacerse cargo de la crisis.

El chinito sonriente del no shock, lanzó el 8 de agosto, a diez días de haberse puesto la banda presidencial, un supershock como no se conocía en el mundo. Vargas Llosa ya estaba fuera del país y debió haber leído esta noticia en los periódicos.

Seguir leyendo
Anuncio

Política

AG debe rendir cuentas a la justicia y a los peruanos

Publicado

en

Alan García Pérez

Travesía sin retorno. Parece que los viajecitos se le acabaron a Alan García, y tendrá que cambiar los barrios residenciales de Madrid por las apretadas calles del Cercado de Lima y las oficinas del Ministerio Público.

La decisión de José Pérez, fiscal de lavado de activos, de solicitar el impedimento de salida del país, ha sido calificada por diversos sectores como una buena señal de un sistema judicial que solía ser siempre condescendiente con AG.

RENDIR CUENTAS

El historiador Nelson Manrique declaró a Diario UNO que la medida del fiscal acaba de evitar que Alan García pueda fugarse de nuevo e invocar la condición de perseguido político, como hizo ayer, al igual que sus defensores apristas.

“Su juicio debe llevarse en un nivel que supere cualquier estándar internacional en términos de entereza o limpieza”, añadió.

Señaló que “es tiempo de que Alan García rinda cuentas al pueblo peruano de mil y un latrocinios e irregularidades con el que ha vivido de la política”.

INSULTOS

Recordó los antecedentes de Alan García, de huir alegando razones políticas para luego esperar la prescripción de sus delitos, como lo hizo tras su primer gobierno.

“Es la primera vez que se encuentra con una acusación consistente y fundamentada en el caso de los sobornos de Odebrecht. Y creo que su estado de ánimo lo ha delatado, porque ha insultado a los periodistas, cuando le han preguntado por las pruebas que lo acusan”, añadió.

Asimismo, destacó que con este informe IDL-Reporteros ha demostrado cuánto hay por investigar sobre Alan García y ha desnudado la otra cara del informe Lava Jato del Congreso, el papel encubridor de Fuerza Popular y el Apra para cubrir a sus líderes.

DEVUELVA LO ROBADO

Gloria Montenegro, legisladora de Alianza para el Progreso, declaró a Diario UNO que ha sido una muy buena decisión del fiscal Pérez de solicitar el impedimento de salida del país, y espero que el Ministerio del Interior tome todas las precauciones en el asunto para que no hayan sorpresas.

“Es lamentable que la Comisión Lava Jato del Parlamento, no quiso involucrarlo pero eso no implica que el Ministerio Público tenga el hecho bien claro sobre las coimas generadas en la concesión de la línea 1 y 2 del Metro de Lima. Eso está más que evidente, por eso creo que la justicia una esfuerzos y podamos llegar a la verdad”, aseveró.

DETENCIÓN PREVENTIVA

Wilbert Rozas, parlamentario del Frente Amplio, destacó la decisión del fiscal, que contrasta con el blindaje que se ha hecho en la Comisión Lava Jato en el Legislativo, al no denunciar a Keiko Fujimori y García.

“Hay todavía gente digna en nuestro país como lo es el fiscal Pérez o el juez Carhuancho. Y no solo debe pedir el impedimento de salida del país de García, sino también solicitar prisión preventiva para este señor”, añadió.

Según el congresista estamos hablando de una persona que sacaba decretos de urgencia precisamente para favorecer a la empresa Odebrecht.

“Y ya conocemos que le daba dinero bajo el estilo de las famosas conferencias que hacía Alan García. Lo importante es que a este señor le pagaban de la Caja 2, que estaba dedicada en exclusiva para pagar la corrupción”, enfatizó.

FIN DE LAS VACAS SAGRADAS

Gerónimo López, secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), declaró a Diario UNO que es una buena decisión la del fiscal Pérez porque García está involucrado en una serie de casos de corrupción y debe someterse a las investigaciones y asumir las consecuencias de los delitos cometidos.

Comentó que con decisiones como las del fiscal José Pérez, el pueblo volverá a confiar en la justicia, en“algunos funcionarios de la justicia que tienen una actitud firme de investigar y sancionar a los que han cometido actos de corrupción”.

Resaltó que esto puede ser el inicio para ponerle fin a las vacas sagradas, que siempre han estado acostumbradas a hacer lo que quieran.

“Eso también va a depender del respaldo de la gente y la movilización social en las calles. Porque (los corruptos) están tratando de mover todos sus tentáculos para quedar impunes y así bloquear o entorpecer cualquier investigación”, añadió López.

ALGO MÁS

El Poder Judicial anunció que el Segundo Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria del Sistema Anticorrupción programa la audiencia de requerimiento de impedimento de salida del país contra Alan García, por los delitos de lavado de activos y colusión agravada, para el próximo sábado 17 de noviembre a las tres de la tarde.

 

YÁSSER GÓMEZ CARBAJAL

Seguir leyendo

Política

El cuento de la persecución política

Publicado

en

Alan García Pérez

Alan García dijo que sufre persecución política porque él ha estado 49 veces en las fiscalías, en los juzgados y en el Congreso. “Y lamento mucho que se use este tipo de instrumentos para difamar a personas políticas”, afirmó.

En su empeño por politizar su situación penal, reiteró que hace unos días ha denunciado que se está produciendo una acumulación de poder que no es positiva para el país.

Señaló que en el mes de abril del año 1992–antes del autogolpe fujimorista-, el 80% de los peruanos encuestados decían que no había golpe de Estado porque no había un militar en el poder.

“Pero cuando veo que al Parlamento se le amenaza, se le arrincona y se le sanciona con la no reelección, cuando veo que eso no garantiza que después haya un mejor Congreso. También se ha descabezado al Poder Judicial, y luego cuando veo que se intenta capturar la Fiscalía de la Nación, por eso tengo derecho a preguntarme si no estamos yendo a una autocracia”, alegó, en sintonía con su aliada Keiko Fujimori, ya encarcelada.

Indicó que a él le contrató la Federación Industrial de Sao Paulo, y que eso se vincule ahora con un soborno o con la Caja 2 de Odebrecht le llena de absoluta sorpresa. “Lo rechazo, porque a mí me ha contratado la FISP a través de la agencia de contratación Espínola y no tengo nada que ver en ningún tema de soborno”, aseveró.

El caso es que Espínola ha confesado que pagó a García los 100 mil dólares por una conferencia, suma que no cobra ni siquiera un premio Nobel, por encargo de Odebrecht y con fondos de la Caja 2, dedicada a pagar sobornos bajo modalidades como la contratación de conferencias.

Seguir leyendo

Política

Pier Figari y Ana Hertz van también 36 meses tras las rejas por lavado

Publicado

en

Pier Figari y Ana Hertz

El juez Richard Concepción Carhuancho ordenó anoche prisión preventiva por 36 meses contra Pier Figari Mendoza y Ana Hertz Garfias, asesores de la jefa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, por graves sospechas de haber cometido el delito de lavado de activos en modalidad de ocultamiento, transferencia y tenencia de dinero ilícito, como miembros de una organización criminal.

El juez empleó más de cinco horas en dar lectura a su fallo, siguiendo el mismo formato de fundamentar los cinco presupuestos que exige el nuevo código de procedimientos penales para el dictado de la media cautelar de privación de la libertad de personas en condición de investigadas por delitos graves en el marco de la ley de organizaciones criminales.

ALTO NIVEL

Concepción Carhuancho consideró válido el criterio de la Fiscalía de que Hertz y Figari, además de ser miembros del Comité Ejecutivo Nacional de Fuerza Popular en el año 2011, también integraron el comité cerrado y secreto, presidido por Keiko Fujimori e integrado también por su asesor en la sombra, Vicente Silva Checa y otros.

Ese grupo generaba, formulaba y tomaba las principales decisiones, que después imponían a rajatabla a los demás organismos partidarios, incluyendo la bancada parlamentaria.

En cuanto a la vinculación de ambos con la recepción–tenencia de activos ilícitos, este hecho se da por su participación, a través de la llamada cúpula de la presunta organización criminal keikista que se infiltró en fuerza Popular, en la obtención del millón de dólares de Odebrecht para la campaña política del 2011.

LAVADO

Respecto a actos de transferencia de activos a lavar, se dan, según los elementos de convicción del Ministerio Público, porque Figari y Herz habrían ordenado la entrega de aportes ilícitos al congresista Rolando Reátegui para su blanqueo con donadores falsos del departamento de San Martín.

El juez Concepción no otorgó mayor importancia a los argumentos de ambos investigados sobre su arraigo familiar, laboral y domiciliario y le dio mayor peso a la capacidad de ambos de obstruir a la justicia y obstaculizar la actividad probatoria de la Fiscalía, sobre la base de su influencia y preponderancia sobre los integrantes de la bancada congresal de Fuerza Popular.

En ese sentido les enrostró capacidad para “articular redes de impunidad” mediante la captura de instituciones del Estado como el Consejo Nacional de la Magistratura y el Poder Judicial y coordinar acciones a través de redes sociales que iban más allá del rol normal de conversaciones entre un asesor y congresistas.

LOS QUE FALTAN

No obstante, el juez no relacionó a Figari ni a Hertz con el trasiego de 800 mil dólares de dinero de origen dudoso que el martes 13 confesó ante el fiscal el investigado Jorge Yoshiyama Sasaki.

En el procedimiento de prisión preventiva del “Caso Keiko”, que ya lleva 26 días, desde el 21 de octubre último, Figari y Hertz son la tercera y cuarta personas investigadas que van a prisión preventiva por 3 años.

Falta aun que el juez decida la suerte de otras siete, lo cual ocurriría en los próximos días. Ellos son: Augusto Bedoya, Jaime y Jorge Yoshiyama, Adriana Tarazona Martínez, Carmela Paucará Paxi, Luis Mejía Lecca y Giancarlo Bertini Vivanco.

A PRISIÓN

Los enviados a prisión escucharon el veredicto del juez Concepción con el rostro desencajado, pese a lo previsible del fallo. De pie intercambiaron algunas palabras y se dieron un abrazo de despedida, antes de que la policía los condujera a otros ambientes para el inicio de los trámites de su internamiento.

Ambos llegaron a la audiencia de la tarde una hora después de iniciada la lectura del fallo. Pier Figari, antes de ingresar, declaró que estaba preparado para ir a la cárcel “por sus ideas políticas” porque es inocente y eso le dará fortaleza para resistir el encierro.

CONCEPCIÓN SIGUE FIRME

El juez Concepción sigue resolviendo el tema de la prisión preventiva de los integrantes de la supuesta organización criminal keikista y continuará supervisando el caso.

Ayer la Segunda Sala Nacional de Apelaciones, o Sala Sahuanay, rechazó los recursos de recusación en contra del magistrado presentados por Vicente Silva Checa y Augusto Bedoya Cámere, por haber ordenado su detención preliminar en octubre último.

Seguir leyendo

Lo más reciente

Alan García Pérez Alan García Pérez
Políticahace 11 horas

AG debe rendir cuentas a la justicia y a los peruanos

Travesía sin retorno. Parece que los viajecitos se le acabaron a Alan García, y tendrá que cambiar los barrios residenciales...

Alan García Pérez Alan García Pérez
Políticahace 11 horas

El cuento de la persecución política

Alan García dijo que sufre persecución política porque él ha estado 49 veces en las fiscalías, en los juzgados y...

Pier Figari y Ana Hertz Pier Figari y Ana Hertz
Políticahace 11 horas

Pier Figari y Ana Hertz van también 36 meses tras las rejas por lavado

El juez Richard Concepción Carhuancho ordenó anoche prisión preventiva por 36 meses contra Pier Figari Mendoza y Ana Hertz Garfias,...

Alan García Pérez con sombrero Alan García Pérez con sombrero
Especialhace 12 horas

Alan García y la Caja 2

Hay hechos que nadie disputa: El 25 de mayo de 2012, Alan García dio una conferencia en Sao Paulo, Brasil,...

Alan García Pérez Alan García Pérez
Políticahace 12 horas

Se agrava “Caso García”; piden no salga del país y revelan cobró dinero “negro”

La situación judicial del expresidente Alan García Pérez se agravó ayer con la imputación de nuevos delitos y el pedido...

Pedro Gonzalo Chávarry Pedro Gonzalo Chávarry
Políticahace 12 horas

Chávarry exige a fiscal Pérez que le diga por qué quiere interrogarlo

El fiscal de la Nación Pedro Chávarry pidió al fiscal José Domingo Pérez que le explique una serie de pormenores...

Los Pitufos Los Pitufos
Políticahace 12 horas

Mejor es reírse

La Sra. K nos usaba para ocultar el dinero de Odebrecht.

Rosa María Palacios Rosa María Palacios
Políticahace 12 horas

La voz clara

“Pérez versus García. Primer tiempo. Pérez solicita impedimento de salida a García. Riesgo de fuga. Pérez amplía investigación y reprograma...

Rocío Silva Santisteban Rocío Silva Santisteban
Políticahace 12 horas

La palabra

“Las conferencias de Alan son como los cocteles del fujimorismo: patrañas para encubrir ‘operaciones estructuradas’. Los insultos de AGP a...

Marisa Glave Marisa Glave
Políticahace 12 horas

En el twitter

Solo con igualdad de género “El feminicidio, el acoso, las violaciones hacia mujeres y niñas son crímenes de poder que solo...

Publicidad

Tendencia

Calle Max González Olaechea Nº118 Urbanización Las Leyendas – San Miguel - Lima - Perú Teléfonos: (+51 1) 565-7756
Copyright © 2018 - DIARIO UNO. El diario que siempre dice la verdad - Todos los derechos reservados - Diario UNO.