Cuidado con la cortina de humo

Así que, ¡así se siente! recordar las historias contadas por mi abuelo y ver imágenes a blanco y negro, es lo único que sabía de un mundial, pues, si no hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista, el hincha peruano sabe no hay mal que dure 36 años, ni selección que lo resista. Luego de 3 generaciones, grandes y chicos podemos gritar a una misma voz, ¡Arriba Perú!

Nuestro país volvió hacer historia, es momento de decir ¡pertenezco a la generación que vio a Perú en el mundial! Nuevas canciones y muchas que te hacen recordar la lucha que se dio por llegar hasta donde está.

Las calles se pintan de blanco y rojo, y los corazones peruanos laten a un solo ritmo, abrazos entre vecinos y con desconocidos. Perú está en el Mundial y eso se siente.

Pero que la felicidad y la alegría no se conviertan en una cortina de humo, que el fútbol no sea el pretexto, el motivo, para no abordar otros temas.

No olvidemos que aún hay un partido con mayoría absoluta en el Congreso que quiere traerse abajo al fiscal de la Nación, a magistrados del TC. No debemos olvidar el caso Odebrecht.

El Perú tiene mucho por crecer y debemos entender también que la violencia contra la mujer no se puede pasar por alto, el Perú debe ser un país unido, no solo por un partido, ni un Mundial.

Ahora bien, el Mundial se jugará en junio del año que viene y debemos jugarlo con la misma garra, sudor y lágrimas, para llegar. Cada uno en lo suyo: El Tigre Gareca, los futbolistas, los dirigentes y la hinchada. Vamos, Perú.