¿Cuándo se jodió Petroperú?

Edificio de Petroperú

Sin el Lote 192, sin terminales, sin grifos.

En cambio, en otros países hay empresas nacionales fuertes.

Parafraseando al personaje Zavalita de la novela “Conversación en la Catedral” sirva esta entrada para interrogarse sobre el pasado, presente y pasado de Petroperú, cuando nuestros vecinos de Chile, Ecuador y Colombia mantienen y promueven la presencia estatal en el sector de hidrocarburos, y más del 75 por ciento de la producción mundial y reservas de petróleo y gas está bajo responsabilidad de los estados nacionales.

¿Por qué la derecha liberal de nuestro país en una especie de esquizofrenia cuestiona la presencia de la petrolera estatal a pesar de su rol estratégico y rentabilidad?

Si existiera una clase dirigente en el Perú con una visión nacional de desarrollo, como la que existe en Chile y Colombia, cuyos capitales públicos y privados tienen una presencia importante en el sector energético de nuestro país participando en la distribución de gas natural, gas licuado de petróleo (GLP), transmisión eléctrica, explotación de crudo, transporte marítimo etc. debiera ser la mayor interesada en tener una empresa petrolera estatal moderna, eficiente, rentable, que asegure el abastecimiento energético por medio de los combustibles limpios; de allí la importancia de la modernización de la refinería de Talara de Petroperú.

En el mismo sentido esa clase dirigente no permitiría que la petrolera estatal fuese un botín de los gobiernos de turno, fuente de corruptelas y negocios privados, agencia de empleo con cada gobierno, con directorios inexpertos e ignorantes de la dinámica del sector de hidrocarburos. Igualmente no permitiría la administración e intromisión política en el manejo empresarial, con ministros de Estado y altos funcionarios al servicio del interés privado.

Evolución de la participación de petróleo en las ventas  de combustibles al mercado interno

LA DESCAPITALIZACIÓN SISTEMÁTICA
Debiera ser evidente que la inquina de la derecha liberal hacia Petroperú tiene su origen en la partida de nacimiento de la petrolera estatal, cuyo origen está ligado a los vientos nacionalistas del gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado con la expropiación de los activos a la International Petroleum Company, la cuestionada IPC que con la fusión con la Empresa Petrolera Fiscal, dieron nacimiento a Petroperú, cumpliendo la vieja aspiración del “petróleo para los peruanos”, superando la infamia del Laudo de la Brea y Pariñas, y de más de cincuenta años de oprobio.

Por ello, la época de oro de la petrolera estatal está ligada a los años setenta del siglo pasado, donde técnicos e ingenieros peruanos descubren el oro negro en la selva nororiental, Lote 8 de Trompeteros, que con el petróleo del

Lote A y B bajo responsabilidad de la OXI, que luego se fusionan para dar origen al Lote 1-AB, alimentan el Oleoducto Norperuano, uno de los activos fundamentales de Petroperú, que hoy la presente administración pretende privatizar bajo la modalidad de concesión y/o asociación con privados.

Este contrato del Lote 1-AB que fue re negociado en 1986 por el primer gobierno de García Pérez debió terminar en agosto del 2007 y devuelto al Estado para luego ser transferido a Petroperú, pero las fuerzas oscuras de la antipatria en el 2001 durante el gobierno de transición enajenaron las reservas probadas, probables y posibles más las instalaciones de dicho lote para favorecer los intereses de la transnacional argentina Pluspetrol, que se hizo grande con los activos privatizados de Petroperú, con los cuales financió su presencia del 27.2 por ciento en el Consorcio Camisea.

Es decir, Pluspetrol, empresa que explota a sus trabajadores peruanos enajenándoles la participación de utilidades a los mismos, de ser una cenicienta en materia de hidrocarburos a nivel internacional se hizo grande gracias a la privatización de Petroperú.

Lo mismo se reproduce con el Grupo Graña y Montero que explota los lotes que fueron de Petroperú I, III, IV, V, como también administra sus terminales abonando ridículas tarifas a costa de la petrolera estatal. ¡Y después le dicen ineficiente a la petrolera estatal!

Sin embargo la descapitalización sistemática ocurrió en el período 1986/1990 cuando Petroperú fue sometida a una política de subsidios en una versión populista del modelo heterodoxo que le generó gigantes pérdidas a costa de la rentabilidad de Petroperú.

Así, por decisión de la política de gobierno de ese entonces, la petrolera estatal fue obligada a vender en promedio un galón de combustibles a US $ 0.20 centavos de dólar cuando el costo de producción era de US $ 0.52 centavos, por tanto en la venta diaria perdía US $ 0.32 centavos por galón.

Un simple cálculo para el año 1989 nos puede exponer la magnitud del subsidio y la grave irresponsabilidad del gobernante aprista. Si la demanda interna y las ventas de Petroperú eran de 90,000 barriles diarios, multiplicados por 42 galones, pues un barril equivale a esa cantidad de galones, y el resultado obtenido se multiplica por la pérdida diaria de US $ 0.32 centavos, ello nos determina que Petroperú tenía una pérdida diaria de US $ 1’209,600 dólares por ser obligada a vender un galón de combustibles por debajo del costo de producción (90,000 barriles X 42 galones X US $ 0.32 centavos). Por tanto esta pérdida diaria en un año se convertía en más de US $ 441.5 millones de dólares.

En cinco años de populismo irresponsable las pérdidas acumuladas y no reconocidas como inversiones sociales como se hizo en Colombia, pues estos subsidios indiscriminados constituían parte central del modelo heterodoxo, significaron una descapitalización superior a los US $ 2,207 millones que afectaron el patrimonio, las inversiones de reposición y mantenimiento en la petrolera estatal.

Aun así bajo estas condiciones Petroperú gracias al esfuerzo y capacidad de sus trabajadores no dejo de suministrar los combustibles a nivel país cubriendo la demanda interna, como lo hace actualmente satisfaciendo el mercado interno en competencia con empresas privadas.

Sin embargo, la estocada final vino después de 1990 con el gobierno de Alberto Fujimori ungido por el voto popular de las izquierdas y el APRA que encontró en las pérdidas generalizadas de las empresas públicas, la excusa y justificación ideal para una radical privatización de la Actividad Empresarial del Estado, cuando prometió fortalecer la presencia estatal.

Así, Petroperú privatizada a medias desde los años noventa del siglo pasado, fue obligada a transferir sus principales activos como la refinería La Pampilla, filiales rentables como Solgás, la naviera Transoceánica etc. Sin lotes petroleros que fueron transferidos al sector privado para su explotación, pues supuestamente las empresas privadas debían incrementar la producción de crudo y asumir riesgos e invertir cuestión que no se verifica en la realidad si se contabiliza el número de pozos exploratorios desde 1998 a la fecha.

Un promedio de cinco pozos en las dos primeras décadas del siglo XXI, cuando Petroperú en la década de los setenta perforaba más de 70 pozos exploratorios anuales. Es más, si no invirtieron cuando el precio del crudo estaba a 100 dólares el barril ¿por qué habrían de hacerlo con precios menores a los 50 dólares?

Petro perú: Resumen de Estados Financieros

RENTABILIDAD A PESAR DEL DESCUARTIZAMIENTO
En el cuadro “Petroperú: Resumen de los Estados Financieros” 2010 al primer semestre del 2017, se exponen los ingresos, utilidades brutas, operativas y netas de la petrolera estatal, destacando que sus resultados económicos positivos serían absolutamente superiores si fuera una empresa integrada con lotes de producción propios y estaciones de grifos para la distribución minorista.

Ello lo confirma la consultora privada de reconocido prestigio internacional como Wood Mackenzie contratada en el gobierno anterior, donde técnicamente recomendaba la integración vertical, es decir la producción propia de petróleo y gas bajo responsabilidad de Petroperú.

También debiera ser evidente que con la modernización de la refinería de Talara los ingresos de Petroperú y utilidades operativas serán superiores, pues los márgenes de refinación serán mayores a los que actualmente obtiene, pues la refinería del norte estará en capacidad de tratar 95 mil barriles diarios, y procesar el crudo pesado de la selva nororiental de los lotes 8, 192, 67 entre otros.

Con la refinería de Talara se aumentará en más de 40 mil barriles diarios la capacidad de producción de condensados medios, refinando diésel 2 con 50 partes por millón de azufre que actualmente se tienen que importar para abastecer el mercado local.

En conclusión, el problema central de Petroperú no es técnico ni económico que tienen su explicación e importancia. Es sobre todo político e ideológico, pues el modelo aplicado desde 1990 a la fecha recomienda su privatización, a pesar de su importancia estratégica cubriendo más del 50 por ciento del mercado de las ventas internas, con su rentabilidad demostrada y los pésimos negocios que tiene que suscribir con privados.

En conclusión, a diferencia de Chile y Colombia lo grave del drama de Petroperú es la falta de visión de Estado de nuestros gobernantes, de la ausencia de objetivos estratégicos en materia de energía como país donde los recursos naturales y energéticos estén al servicio de las grandes mayorías y permitan un abastecimiento seguro, oportuno, a precios razonables con respeto de las normas ambientales en todas las fases de las operaciones, producción, refinación, transporte y distribución.

Reacciones