Cuál reconciliación

Ayer juramentó el Consejo de Ministros parchado con rechazos del Apra e ilustres desconocidos. La llamada reconciliación ha tenido la virtud de provocar la cólera del Apra, que apenas producido el juramento de Javier Barreda, flamante ministro de Trabajo, y de Abel Salinas, ministro de Salud, expulsó a ambos de sus filas.

A muchos sorprendió el paso de Cayetana Aljovín, exministra de Energía y Minas, a la cancillería de la República. En el sector de Energía había demostrado ser una gran lobista de la gran empresa. Puede asegurarse que en Torre Tagle continuará sirviendo los mismos intereses privados nacionales y extranjeros, y que, además, empleará el cargo como plataforma para defender a Alberto Fujimori frente a la Corte Interamericana de Justicia.

Los dos expulsados del Apra han preferido optar por un sillón ministerial a mantenerse como furgones de cola de un partido cada vez más diminuto. No los separan ideales, doctrina o programa. Les seduce una faja bicolor de seda.

Ambos ministros han gozado del poder. Barreda fue presidente de la Comisión Ideológica del Apra y miembro de la Comisión Política del partido. En el segundo gobierno de Alan García fue viceministro de Promoción del Empleo y de la Micro y Pequeña Empresa en el Ministerio de Trabajo. No se le conocieron acciones exitosas, pero sí reflexiones teorizantes. También fue viceministro de Desarrollo Social en el Ministerio de la Mujer.

Barreda postuló tres veces al Congreso. Nunca ganó una curul.

Cuando se produjo el indulto a Fujimori tramado por Pedro Pablo Kuczynski, escribió una exhortación a los apristas que revela el tamaño de sus convicciones:

Estimado compañeros:

Más allá de pronunciamientos individuales, de conflictos internos visualizados lamentablemente, el Apra debería hacer un esfuerzo por tener una posición única y coherente frente a este gobierno incapaz y a un indulto que obviamente se genera para tapar una inmensa corrupción de los enemigos del APRA de todos los tiempos y lados.

Esta exhortación la hago como militante y exmiembro de la Dirección Política.

Un abrazo fraterno y reiterar mis condolencias a nuestro compañero Mauricio Mulder por la muerte de su señora madre.

Javier Barreda