Corrupción internacional y crímenes de Estado

Al imponerse la ideología de género se estaría lesionando la integridad física y mental de millones de niños.

El desconcierto de muchos frente a un debate que pocos alcanzan a comprender sobre una silenciosa ideología que ha penetrado las conciencias de las masas del mundo, y que en los últimos años ha sido impuesta, desde los gobiernos, en la educación de los niños, con manifiesta intencionalidad de cambiar la cultura cristiana de los pueblos, a través de lo que sus promotores llaman una revolución cultural o reingeniería social, de inocultable tinte dictatorial y profundamente religiosa.

Cuando Hillary Clinton, de candidata a la Presidencia de los Estados Unidos, dijo en un simposio pro-aborto: “Los códigos culturales profundamente arraigados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales”. Evidencia el plan de dominación más macabro que ha podido gestar la mente maquiavélica de los amos del mundo: “Les obligaremos a cambiar sus principios y sus valores cristianos, y los someteremos a nuestras leyes y a nuestros gobiernos digitados, los perseguiremos, los encarcelaremos si se niegan a adoptar los nuevos anti-valores cristianos como su única forma de pensamiento y de vida. Cuando lo hayamos logrado, dominaremos el mundo por completo y seremos dueños de sus países, de su territorio y de sus riquezas, sin oposición alguna, sus hijos serán esclavos obedientes del gobierno único mundial.”

¿Cómo lograr un plan tan perverso? Pues, quebrando la cultura de los pueblos, por medio de una ideología capaz de pervertir el entendimiento humano, destruir la integridad de las personas, despojarlas de su dignidad humana, para que cosificadas, y sujetas al dios del consumo, sean súbditas perfectas del Nuevo Orden Mundial, con gobierno único aceptado por todos, sin rebeliones, y con una población mundial significativamente menor.

Inventaron así, la ideología de género, en laboratorio de fabricación de fenómenos de manipulación de masas, y la introdujeron hace 30 años, en el cine, la televisión, la música, el arte, la prensa, los libros, las revistas, el teatro, y no contentos con ello, en los últimos 15 años, se metieron a las escuelas, para pervertir a los niños desde su más temprana edad.

¿Quién podría llevar a cabo semejante plan a nivel mundial? Todo un ensamblaje de poder económico y político, inventaron un club de los países ricos, cuya pertenencia aparezca como el sueño dorado de los países emergentes, y que sirviera de pantalla técnica del macabro plan, disfrazado como institución internacional promotora del desarrollo de los pueblos, y que diera los dictados del gobierno único mundial, en una primera etapa, como “estándares o recomendaciones” para que los países se incorporen al club, como borregos yendo al matadero.

Un ensamblaje que ha cooptado organismos internacionales, los cuales han dejado de ser referentes de bien para la humanidad, y han corrompido gobiernos en todo el mundo, financiando campañas electorales presidenciales, a los partidos de izquierda neo marxista, y a una vasta red de ONGs pro aborto, pro derechos sexuales y reproductivos contrarios al orden natural, y pro derechos exclusivos LGTB, los operadores ad-hoc a la tarea de imponer la sub-cultura de anti-valores de la sociedad.

Pareciera una película de terror, o una alucinación de la teoría de la conspiración, como tratan de ridiculizar sus promotores, a quienes denuncian el macabro plan, pero es una realidad comprobable, cuando vemos que nuestros gobiernos están haciendo lo que les ordena el Club de París, (ver Ley 30506,art.1 a.7) engañándonos con que es lo correcto para gestar nuestro desarrollo, y nos están imponiendo, tal como una dictadura, la ideología de género en la educación y en todas las políticas públicas, a través de diversas disposiciones legales, no con el afán de que no se discrimine a los grupos LGTB, usados por este sistema de corrupción del modo más penoso en contra de sus propios pueblos, sino para quebrar los principios y valores sociales, instalar los anti-valores en la cultura social, homosexualizar a los niños, a los jóvenes, reducir la población, y los que queden, convertirlos en sujetos de dominación, sin capacidad para rebelarse contra la imposición del gobierno único mundial.

Una ley madre, ha sido usada en otros países para imponer este perverso plan, una similar al derogado decreto legislativo 1323, y que ahora se pretende reponer como ley mediante un oscuro y anti técnico proyecto sustitutorio de la Comisión de Justicia del Congreso, aprovechando la desinformación de los congresistas y el pobre argumento emocional de: “pobrecitos, hay que aprobarles su ley”, sin darse cuenta de la grave e histórica responsabilidad política, moral y penal que están asumiendo.

Los delitos que están cometiendo el presidente, sus ministros y funcionarios promotores de este funesto plan de dominación económica del Perú, por medio de una reingeniería de la cultura social que vulnera derechos fundamentales del pueblo peruano, a la soberanía y a la autodeterminación como nación independiente;a la preservación de su propia cultura; a la libertad de expresión;a la libertad de información;a la libertad de conciencia; a la libertad religiosa; a educar a sus hijos en función de sus propias convicciones;a la libertad de enseñanza; a decidir la organización política, social, económica, y cultural de la nación;a la razonabilidad y proporcionalidad de las leyes penales como garantías fundamentales de la administración de justicia penal;son los siguientes:

Delito de TRAICIÓN A LA PATRIA, atentando contra la soberanía nacional, art, 325 del Código Penal

Delito de GENOCIDIO, lesión grave a la integridad mental o física de millones de niños con la imposición de la ideología de género en la escuela, art. 319 inciso 2 del Código Penal

Delito de ABUSO DE AUTORIDAD, art. 376 del Código Penal

Delito de INCUMPLIMIENTO DE DEBERES DE FUNCIÓN, art. 377 del Código Penal

Delito de COACCIÓN, violación de la libertad personal de padres y maestros, art. 151 del Código Penal

Delito CONTRA LA SALUD PÚBLICA, distribución de píldoras abortivas a menores de edad, art. 288-B del Código Penal.

Delito de PECULADO DOLOSO, por la disposición indebida de cientos de millones de soles del Tesoro Público para cometer estos delitos y controlar la prensa, art. 387 del Código Penal.

¿Aprobarán los congresistas de la Comisión de Justicia la ley madre de este execrable plan delictivo, haciéndose cómplices de su ejecución y de la masiva violación de derechos humanos del pueblo del Perú?