Contra la impunidad ¡caiga quien caiga!

Los hechos de corrupción del caso Lava Jato han demostrado que la mayoría de las fuerzas políticas del país está implicada; por ello el pueblo empezó a movilizarse contra la impunidad y exige sanción para todos, ¡caiga quien caiga!

Actualmente tenemos a Alejandro Toledo con orden de captura, Ollanta Humala y Nadine Heredia están en prisión preventiva y las mismas sospechas recaen en Keiko Fujimori, Alan García y Susana Villarán. El propio presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski, ha sido implicado por haberse beneficiado de contratos con Odebrecht mientras ejercía responsabilidades políticas, por lo que se ha pedido su vacancia.

La corrupción atraviesa a todos los sectores políticos y deslegitima al régimen institucional neoliberal, que desde hace 25 años los trabajadores y el pueblo venimos sufriendo, con una política basada en la corrupción, el empleo precario, la subordinación del Estado al poder económico de las transnacionales, que han ahondado la extrema pobreza.

Paralela a la crisis económica y social se desarrolla una crisis política cuyo origen tiene la vil corrupción donde el narcotráfico ha rodeado a Fuerza Popular; su lideresa está comprometida con su ex secretario general y tesorero en el lavado de dinero sucio.

Ante estas investigaciones, la mayoría fujimorista en el Congreso está desestabilizando los poderes del Estado para impedir que continúen las investigaciones sobre Keiko Fujimori. Por ello, han promovido la acusación contra el Tribunal Constitucional, el Fiscal de la Nación y se han apresurado en pedir la vacancia presidencial. El objetivo del fujimorismo es la impunidad para sus principales líderes; igualmente, el Apra blinda a su jefe.

El fujimorismo es nuestro mayor enemigo, por impulsar las más nefastas reformas neoliberales, promoviendo contratos temporales, hostigando a los sindicatos y desregulando la normativa laboral. Recordamos el asesinato de Pedro Huilca, hace 25 años, a manos del Grupo Colina que seguía órdenes de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos.

Los trabajadores estaremos en las calles dispuestos a librar la lucha contra la corrupción, el autoritarismo y el neoliberalismo; las investigaciones por corrupción no deben detenerse. Por ello es necesario fortalecer al Ministerio Público para acelerar las investigaciones a Keiko Fujimori y Alan García; este último debe enfrentar un proceso por crímenes de lesa humanidad por el caso de El Frontón, junto con el almirante Giampietri.