Congreso de la CGTP, de reafirmación y renovación del sindicalismo clasista

El XIV Congreso Nacional de la CGTP se realiza en un contexto político, económico, social y laboral adverso a la clase obrera y al conjunto de los trabajadores y trabajadoras del mundo y del Perú. Tal es así que el siglo XXI se caracteriza por la profundización de la injusticia social, la inseguridad, la irracionalidad, la incertidumbre y lo insólito, fenómenos políticos que ponen a la humanidad al borde de una nueva conflagración mundial.

En esta coyuntura reviven el racismo, nacionalismo, el neofascismo, constituyéndose en potentes armas de carácter político. Por eso lo ocurrido en Estados Unidos nos debe llamar poderosamente la atención, porque Donald Trump apelando a un exacerbado nacionalismo -similar al de Hitler que dio lugar al holocausto judío- ha obtenido una victoria electoral en un país que siempre se reclamó como ejemplo de la democracia.

Mientras en nuestro país el Gobierno de Pedro Kuczynski -representante orgánico de la gran burguesía- después de haber ofrecido justicia social, formalización de trabajadores informales, hoy promueve sin ningún rubor ni escrúpulo: FOMENTAR LA CONTRATACIÓN DE TRABAJADORES A TIEMPO PARCIAL.

Esta reforma antilaboral que promueve Kuczynski no es garantía de trabajo digno y bien remunerado, tampoco significa un sistema laboral atractivo, menos aún beneficiará al Perú en sus aspiraciones de ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) donde se encuentran los países más ricos y modernos.

La compulsiva y arbitraria imposición de la flexibilización laboral por la dictadura fujimontesinista ha sido y es la mayor agresión a los trabajadores y trabajadoras por haber desconocido importantes derechos económicos, sociales y laborales. Esta desregulación laboral significa concretamente en nuestro país: la inexistencia de la Ley General de Trabajo, la existencia de 40 regímenes laborales tanto en el sector público y privado, el incremento permanente de la informalidad laboral (75%), el desconocimiento de los Convenios de la OIT como es el caso de la negociación colectiva, la tercerización, la precarización del trabajo, los salarios miserables, entre otros.

Producto de la ofensiva de la barbarie capitalista neoliberal, pero sobre todo de la debilidad de la fuerza sindical por la escasa sindicalización y de la dispersión de la lucha, los problemas señalados y el Pliego de Reclamos de la CGTP siguen sin solución y los problemas se acrecientan.

Es por este motivo que el XIV Congreso Nacional de la CGTP consecuente con los acuerdos y recomendaciones del 17° Congreso de la Federación Sindical Mundial realizado en Durban-Sudáfrica del 5 al 8 de octubre de 2016 tiene que reafirmar, renovar y fortalecer el Sindicalismo Clasista y de esta manera los 92 millones de trabajadores y trabajadoras afiliados a la FSM debemos luchar juntos contra la ofensiva de la globalización capitalista neoliberal.

El sindicalismo es de clase y no de conciliación, ni capitulación. Lo que está a la orden del día es la refundación del sindicalismo clasista respetando sus principios que le dieron origen e incorporando nuevas herramientas que garanticen un adecuado ejercicio del frente único, la democracia sindical, la línea de masas, las elecciones universales, la incorporación de nuevos contingentes, entre ellos los trabajadores y trabajadoras informales, los jóvenes, mujeres y desempleados. Por eso estamos por un sindicalismo que sirva al trabajador y a la trabajadora, que sea útil, honesto, eficaz, solvente, innovador, programático y capaz de contribuir en la construcción de un Perú nuevo, con democracia, trabajo, justicia social, independiente y soberano.

Reacciones