Con V de Verónika

El Frente Amplio no solo acaba de dar una gran lección cívica en las recientes elecciones internas abiertas, sino también la demostración de una nueva fuerza, capaz de competir victoriosamente en las próximas elecciones generales del país. Más de 30 mil personas, sin recaer sobre ellas obligación alguna, se desplazaron de un lugar a otro, preguntando dónde había una mesa para votar sin la presión de la propaganda televisiva y de los diarios limeños y del interior, sin otro interés que elegir ellos a sus verdaderos líderes en los que depositan su confianza y su fe tan defraudadas por los políticos tradicionales, que han engañado y estafado una y mil veces al pueblo peruano. Y que ya se alistan con el propósito de repetir la patraña.

Dos líderes conocidos, podría decirse que son los vencedores que se disputaron voto a voto la contienda electoral. Ellos son Verónika Mendoza y Marco Arana, luchadores limpios, leales y consecuentes, desde la tribuna legislativa y desde el llano como ambientalista de tierra y libertad. Ambos ejemplarmente se negaron desde el principio a ser designados a dedo y eligieron la consulta ciudadana, recordándonos que la voz del pueblo es la voz de Dios. Ese ha sido su compromiso y ese será el camino democrático que seguirán.

Ahora es de esperar que otros sectores de izquierda, y hasta progresistas de otras agrupaciones políticas, den señales de buena voluntad para aceptar alianzas, como lo acordó en su congreso el Frente Amplio para presentar y fortalecer un solo planteamiento alternativo de gobierno, en el que conjuguen “fuerzas políticas, sociales, colectivos juveniles y organizaciones indígenas”.

Verónica ha sido muy clara: “Todos juntos, con el pueblo organizado, seremos más fuertes para hacer los grandes cambios que requiere el Perú. Las peruanas y peruanos nos merecemos una patria soberana con igualdad plena, de derechos, con justicia y con dignidad, con trabajo y pensiones dignas”.

La corrupción será vencida con V de Verónica.

Reacciones